Dentro de pocos días se cumplirán 17 años del estreno de una gran película, "Atrapame si puedes" ("Catch Me If You Can") pero detrás de esa ficción hay una historia real, la de Frank William Abagnale Jr.

Te puede interesar:Murió la mujer que había sido empalada por la vagina

Spielberg se animó a esta película, rara para el género al que nos tiene acostumbrados el director y productor, que fue nominada a dos premios Oscar y se tomó algunas licencias en el guión, que fueron incluso aceptadas por el propio protagonista de la historia.

 Embed      

El gran estafador

Frank Abagnale Jr., que nació el 27 de abril de 1948 en Bronxville (Nueva York), cometió una increíble cantidad de estafas en su adolescencia, entre los 15 y 21 años. Fraude, falsificación, estafa, robo de indentidad, y falisificación de identidad, son los cargos criminales que se le atribuyen, por millones de dólares. 

 Embed      

Se convirtió en uno de los estafadores más buscados en Estados Unidos, perseguido por el FBI y reconoció haber usado no menos de 8 identidades, y se hizo pasar por piloto de aerolínea, doctor, agente de la oficina de prisiones de Estados Unidos y abogado, consiguiendo trabajo a lo largo y a lo ancho del país del Norte y también en Europa, con sólo tener algunas nociones de qué hacer en esos empleos que tomaba ocasionalmente.

También escapó dos veces de la custodia del FBI: una de un avión a punto de despegar y otra de una penitenciaría federal, todo antes de cumplir 22 años.

Estuvo casi 5 años en una prisión federal estadounidense cuando logró un acuerdo con las autoridades para ir en busca de otros estafadores que le daban dolores de cabeza al FBI. Antes, también estuvo 6 meses en una prisión en Francia, donde fue finalmente atrapado, y 6 meses en una prisión sueca.

Su primera víctima fue… su padre

Frank Jr. tenía 3 hermanos y pasó sus primeros 16 años en New Rochelle, Nueva York. Su madre, Paulette, francesa y su padre, Frank Abagnale Sr., se separaron cuando él tenía 12 años (el divorcio legal fue cuando tenía 16). Su educación primaria fue en una escuela católica.

 Embed      

Su padre era un empresario interesado en política y teatro y y fue un modelo a seguir para Frank Jr. pero, increíblemente, fue la primera víctima del estafador.

Frank Sr. le dio una tarjeta de crédito para cargar combustible para una camioneta para ir a su trabajo de medio tiempo mientras terminaba la secundaria. Frank Jr. ideó un esquema: usaba la tarjeta para "comprar" llantas, baterías y otros artículos relacionados con los autos en estaciones de servicio y después devolvía los productos y reclamaba efectivo por el mismo. Como no se pagaba la tarjeta de crédito, era prácticamente un robo. Su padre, titular de la tarjeta, fue hallado responsable del fraude y debió reponer lo que hoy en día equivale a 30 mil dólares. Frank Jr. apenas tenía 15 años.

Siguió estafando

Como era menor, se libró de los cargos que recayeron sobre su padre, y pese a ese primer susto con la ley siguió estafando.

Cambió a la modalidad de dar cheques sin fondos de su cuenta personal. Esto funcionaría sólo por un tiempo limitado por lo que empezó a abrir otras cuentas en diferentes bancos, creando eventualmente nuevas identidades para sostener la estafa. Fue creando su propia modalidad con el tiempo, como imprimir sus propias chequeras, depositarlos para poder extraer efectivo, o insistir en los bancos para que se los cambiaran por efectivo. Otro "truco" que utilizó fue imprimir magnéticamente su número de cuenta en boletas de depósito en blanco y agregarlas a las pilas de boletas de depósito en blanco reales en el banco. Esto dio como resultado que depósitos de clientes bancarios fueran a parar a su cuenta.

También era muy observador por lo que notó en los aeropuertos, donde era muy fácil canjear cheques por efectivo, una aerolínea (United Airlines) y una empresa de alquiler de automóviles (Hertz) dejaban su colecta diaria de efectivo, en una bolsa con cierre que depositaban en un buzón del correo (que no se puede abrir sin la llave correspondiente). Sin custodia ni nada. Así, sin más esfuerzo que conseguir un disfraz de guardia de seguridad del aeropuerto y un cartelito que rezaba "fuerza de servicio, deje los depósitos con el guardia de seguridad" (lo colgó en el buzón) se hizo de miles de dólares en efectivo.

Más tarde confesaría que no tenía ni idea cómo había funcionado esa idea. "¿Cómo puede estar fuera de servicio un buzón?"

Piloto de aerolínea

Sus paseos por los aeropuertos derivaron en otro engaño. Vio cuán fácil era conseguir un uniforme de Pan American World Airways: con apenas un llamado telefónico diciendo que lo había dejado en un hotel en otra ciudad; obtuvo uno nuevo, con un número de identificado de empleado falso. Falsificó la licencia de piloto de la Administración Nacional de Aviación y todo listo, otro engaño. Por supuesto, jamás piloteó un avión. Esa aerolínea se limitó a decir que entre los 16 y 18 años, Frank Jr. viajó 1.600.000 kilómetros en más de 250 vuelos diferentes y voló a 26 países diferentes.

 Embed      

Como su pelo ya estaba canoso, tranquilamente podía pasar como más grande de lo que era. También como "piloto" pudo alojarse en lujosos hoteles sin poner un peso y cargándolo todo a la compañía. Sin embargo nunca viajó por PanAm dado que eso podía desenmascarar su fachada.

Pero en sus relatos posteriores y sin apuntar a ninguna aerolínea en concreto, contó que los pilotos lo invitaban a tomar los controles del avión en pleno vuelo.

"En una ocasión me ofrecieron volar a 9.100 metros. Tomé los controles y activé el piloto automático, muy consciente de que me habían dado la custodia de 140 vidas, incluída la mía… y yo no podía volar ni un barrilete", detalló. "En una ocasión me ofrecieron volar a 9.100 metros. Tomé los controles y activé el piloto automático, muy consciente de que me habían dado la custodia de 140 vidas, incluída la mía… y yo no podía volar ni un barrilete", detalló.

Frank Jr. 

Te puede interesar...

 Embed      

"Sociólogo"

Frank Jr. afirmó en sus declaraciones que fue asistente de enseñanza de la carrera de sociología en la Universidad Brigham Young durante un semestre, usando una de sus identidades falsas favoritas, Frank Adams.

Sin embargo, dicha universidad niega esto y aún está en "disputa" por esta afirmación.

Hola Doctor Williams

Durante casi un año, Frank Abagnale Jr. se hizo pasar por un doctor en un hospital de Georgia, bajo el alias de Frank Williams.

Eligió cambiar de "rubro", después de casi lo arrestaran al bajar de un vuelo en Nueva Orleans. Por eso se instaló en Georgia y cuando alquiló un departamento escribió como ocupación "médico". En se complejo de departamentos conoció a un verdadero doctor y acordó trabajar como supervisor de internos residentes como "un favor" hasta que el hospital pudiera encontrar a alguien más para el trabajo.

Si bien él pretendía un trabajo únicamente administrativo, no pudo zafar de "darle clases" a los pasantes ansiosos por absosver las experiencias del "afamado doctor". Fue capaz de simular en la mayoría de sus tareas al dejar que los pasantes mostraran su manejo de los casos que entraban durante su turno nocturno. Según contaría luego, no entendió la gravedad de la situación hasta que una enfermera le informó que había llegado a la guardia un "bebé azul". Poco después abandonó el hospital dado que entendió que ponía en riesgo vidas por su incapacidad de responder a situaciones de vida o muerte.

Trabajo como "abogado"… ¡aprobando examen y todo!

Mientras se hacía pasar por el primer oficial de PanAm Robert Black, Frank Jr. le dijo a una azafata con la que se vinculó brevemente que también era estudiante de leyes de Harvard. Ella le presentó a un abogado de Louisiana que le dijo que allí necesitaban abogados porque estaban en falta.

Así, falsificó una transcripción de la Universidad de Harvard en la que lo daban como estudiante recibido con honores y aprobó el examen de la barra de abogados de Louisiana. Así, terminó consiguiendo trabajo en la oficina del Fiscal General del Estado de Louisiana a los 19 años.

Claro que para aprobar el examen debió hacerlo tres veces. Después contaría que estaban tan desesperados por conseguir abogados recibidos que permitían tomar el examen una y otra vez. Con apenas 8 semanas de estudios y descartando de las dos experiencias fallidas, terminó aprobando el examen. "Fue realmente una cuestión de eliminar en lo que me había equivocado", reconoció luego.

 Embed      

En su libro autobiográfico, el que inspiró la película, afirmó que su trabajo legal simplemente era llevarle café y buscar los libros para su jefe. Sin embargo, un ayudante fiscal verdadero graduado de Harvard acosaba con preguntas permanentemente a Frank Jr. sobre su estadía en la prestigiosa universidad. Esto derivó en cuestionamientos repetitivos y su compañero sospechaba de sus credenciales, con razón, y hasta se había puesto en contacto con Harvard para chequearlas (algo que deberían haber hecho en la fiscalía antes de contratarlo). Convenció al fiscal de iniciar una investigación formal pero Frank Jr. renunció antes de que se iniciara el proceso. Estuvo 8 meses en total como "abogado".

Decadencia, cansancio y arresto

Frank Abagnale Jr. fue arrestado en Montpellier, Francia, en 1969, cuando una asistente de Air France con la que había salido lo reconoció e informó a la policía. Cuando la policía francesa lo detuvo, 12 países solicitaban su extradición por los fraudes cometidos en las diferentes jurisdicciones. Después confesaría que tras cada estafa o cita con alguna chica, terminaba solo en un cuarto de hotel llorando, esperando aún que sus padres volvieran a estar juntos para volver, algo que jamás pasaría.

Su juicio en Francia duró apenas dos días y fue condenado a un año de prisión en Perpiñán, pero el juez le redujo la sentencia a 6 meses. En esa cárcel lo mantuvieron desnudo en una celda pequeña, sin luz y sucia, y nunca se le permitió salir. Incluso no lo alimentaron correctamente.

Luego fue extraditado a Suecia, donde fue tratado de manera "más humana", según contó. Durante el juicio por falsificación, su abogado defensor casi logra desestimar los cargos, que finalmente fueron estafa y fraude. Fue condenado y estuvo seis meses en una prisión de Malmö pero de ahí iba a ser extraditado a Italia. Sólo gracias a que un funcionario pidió a Estados Unidos que le revocara su pasaporte fue que pudo volver a Estados Unidos, donde fue sentenciado a 12 años de prisión por múltiples cargos de falsificación.

Sus escapes

En su tránsito camino a ser juzgado a Estados Unidos, Frank Jr. escapó de un avión británico en el Aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York. Lo hizo por la parte trasera del avión. Escaló una cerca y tomó un taxi. Se fue al Bronx, donde se cambió de ropa y buscó una llave de una caja de seguridad del banco Montreal donde tenía 20 mil dólares. Tomó un tren hacia el aeropuerto de Montreal (Canadá) para comprar un boleto hacia San Pablo (Brasil). Fue arrestado por un agente de la Policía Montada de Canadá mientras hacía cola para comprar el boleto y fue entregado a la patrulla fronteriza de Estados Unidos.

En abril de 1971 Frank Jr. escapó del Centro Federal de Detención de Atlanta, mientras esperaba su juicio. Fue tras un elaborado plan con una cómplice que jamás fue hallada, a la que Frank Jr. describe en su libro como "Jean Sebring" (nombre falso) y cómo hasta lograron falsificar credenciales del FBI del agente especial encargado de su caso que lo siguió durante años, Joseph Shea. 

Como había elaborado toda una mentira sobre que era un agente encubierto y el departamento federal de correcciones de Atlanta ya había perdido a dos agentes encubiertos encarcelados para hacer inteligencia, estaban sensibles y esto fue bien aprovechado por Frank Jr. que se pudo reunir "a solas" con el agente del FBI. Algo que no era cierto. Su amiga, que llegó a disfrazarse de hombre, lo llevó a estación de colectivos de Atlanta, donde abordó uno que iba a Nueva York. Poco después subió a un tren a Washington. Con la intención de llegar a Brasil, fue detenido unas semanas más tarde por dos policías de Nueva York cuando, sin darse cuenta, pasó junto a su auto de policía que no estaba identificado como tal.

Trabajos legítimos

No todo fueron estafas para Frank Junior. Cuando había cumplido casi 5 años de su condena de 12 en el penal de Petersburg (Virginia), el gobierno federal de Estados Unidos lo liberó con la condición de que ayudara a las autoridades del FBI, sin pago, a investigar otros delitos cometidos por estafadores.

Sin embargo, tuvo problemas para conseguir trabajos como cocinero y hasta proyeccionista de películas. Fue despedido de la mayoría de esos trabajos cuando se enteraban de su pasado criminal.

Hasta que se acercó a un banco con una oferta. La misma era contar cómo había engañado a los banqueros, a los bancos y a las diferentes personas y mostrar los trucos más utilizados en el fraude que había cometido, y cómo posibles estafadores seguían libres por ahí. La oferta era tentadora por incluía la condición de que si no era útil su enseñanza, no le debían absolutamente nada. Si resultaba útil, le deberían sólo 50 dólares y la recomendación para que otros bancos lo contrataran. Así, comenzó una vida legítima como consultor de seguridad.

En 2015, Frank Jr. fue nombrado embajador de la AARP Fraud Wath (vigilancia de fraudes) donde ayuda de manera online a "educar consumidores sobre formas de protegerse del robo de identidad y el cibercrimen". En 2018 comenzó a presentar podcasts en esa misma asociación siempre hablando sobre los estafadores y cómo operan.

Como había sido liberado en Houston, convenció a los agentes federales a cargo de su libertad condicional de que necesitaba mudarse, dado que no podía mantener un perfil bajo en una gran ciudad. Él, su esposa Kelly y sus tres hijos se mudaron a Tulsa, Oklahoma, donde dejó su trabajo ayudando bancos y vivió durante 25 años.

También tiene su empresa, Abagnale y Asociados, que asesosa a otras empresas sobre cuestiones de fraude y aún hoy en día es consultor del FBI, con quien ha tenido una relación por más de 40 años, enseñando incluso en la Academia del FBI y dando conferencias a agentes en todo el país del norte. Según su página web, más de 14 mil instituciones han adoptado sus programas de prevención de fraude.

Incluso llegó a presentarse ante el Senado de Estados Unidos para hablar sobre las vulnerabilidades de las personas mayores ante posibles estafas, destacando especialmente el uso de los números de Seguridad Social.

¿Otro fraude?

En 1978 un periodista del San Francisco Chronicle buscó información sobre los supuestos lugares en los que había trabajado Frank Jr. mintiendo sobre lo que era realmente. Sin embargo, siempre encontró negativas.

 Embed      

Abagnale se defendió de esto diciendo que debido a la vergüenza de haber caído en semejante estafa, nadie iba a decir que sí habían tenido un falso doctor o un falso abogado trabajando para ellos. También afirmó que no había dado los nombres correctos al FBI.

En 1980 se lanzó su libro, "Atrápame si puedes", que inspiró la película. Ya en 2002, reconoció que el "coguionista que hizo un gran trabajo para contar la historia pero que dramatizó en exceso y exageró parte de la historia. Ese era su estilo y lo que el editor quería".

 Embed      
frank-william-abagnale-jr-1
frank-william-abagnale-jr-1
 Embed      
frank-william-abagnale-jr-2
frank-william-abagnale-jr-2
 Embed      
frank-william-abagnale-jr-3
frank-william-abagnale-jr-3
 Embed      
frank-william-abagnale-jr-4
frank-william-abagnale-jr-4
 Embed      
frank-william-abagnale-jr-5
frank-william-abagnale-jr-5
 Embed      
frank-william-abagnale-jr-6
frank-william-abagnale-jr-6
 Embed      
frank-william-abagnale-jr-7
frank-william-abagnale-jr-7
 Embed      
frank-william-abagnale-jr-8
frank-william-abagnale-jr-8
 Embed      
frank-william-abagnale-jr-9
frank-william-abagnale-jr-9

En la pantalla chica y grande

Abagnale también ganó fama de gran estafador en los medios. Por eso, no era de extrañar que fuera invitado a la TV en varias ocasiones.

-1977 se presentó en "To Tell the truth" ("Para decir la verdad"), un programa de juegos.

 Embed      
 Embed      

-En los 70. Fue invitado varias veces a "The tonight show" y fue entrevistado en una ocasión por el anfitrión George Carlin.

-En los 90, fue invitado recurrente en la serie de la TV inglesa "The secret cabaret".

-2002 de la mano de Steven Spielberg llegó la película con Leonardo DiCaprio interpretando su rol y Tom Hanks como el agente del FBI que lo perseguía (oficialmente se estrenó el 25 de diciembre, fecha de estreno en el país del norte. Incluso hoy en día sigue siendo la segunda película más taquillera estrenada en Navidad detrás de la biográfica "Alí" (2001).

 Embed      

Incluso el verdadero Abagnale hizo un cameo en la película como el policía francés que detuvo a Abagnale (DiCaprio). Hubo dos nominaciones al Oscar, mejor banda sonora para John Williams y Christopher Walken (Frank Sr.) como mejor actor de reparto.

 Embed      

Y obviamente que varias escenas de la película luego fueron parodiadas por Los Simpsons en "Catch 'em If You Can" (capítulo 331).

 Embed      

Hubo algunas licencias en la película pero al verdadero Abagnale no le importaron. Como que Abagnale nunca más vio a su padre después de escapar de su casa. Sin embargo, reconoció que es algo que le hubiera gustado hacer, seguir en contacto con su padre por lo que no le desagradó esa modificación. Tampoco escapó por un baño del avión como se ve en la película, sino por la parte de atrás del Boeing 737.

 Embed      

-2011. También hubo un musical del mismo nombre que se estrenó este año con Aaron Tveit como Abagnale. Este musical recibió cuatro nominaciones al Premio Tony.

-2007, Abagnale tuvo un corto papel en la serie de la BBC "The real hustle". Habló de diferentes estafas cometidas por sus "pares".

-2016: hizo una publicidad para IBM

-2017: Apareció en "Talks at Google". Una charla de una hora que consiste en su propia visión sobre su vida con preguntas y respuestas de la audiencia.

 Embed      

-2018: Estuvo en una conferencia televisada de Blockchain Nation en Miami.

Su "guía" 

Actualmente vive en Charleston, Carolina del Sur, con su esposa Kelly, a quien conoció mientras "trabajaba encubierto" para el FBI. Sus hijos son Scott, Chris y Sean.

Según Abagnale Kelly le cambió la vida: "Ella me conoció como alguien totalmente diferente pero cuando le confesé la verdad, quiso seguir viéndome. Le propuse casamiento, aceptó y hemos estado casados desde entonces".

Abagnale y Joseph Shea, el agente del FBI que lo persiguió durante años, terminaron siendo grandes amigos y se vieron seguido hasta la muerte de Shea, en 2005, cuando tenía 85 años.