Diario Uno > Mundo > coronavirus

Coronavirus: la OMS reconoció que podría dejar de ser pandemia y volverse endémico

Un funcionario de la OMS afirmó que es muy difícil establecer de qué manera evolucionará el coronavirus, pero indicó que podría dejar de ser una enfermedad pandémica para convertirse en endémica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que, aunque es difícil predecir, el coronavirus Covid-19 podría convertirse en una enfermedad endémica, es decir, que podría regresar a los países habitualmente o en fechas fijas, según las afirmaciones del director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, quien señaló que, si bien es muy complicado predecir la manera en que evolucionará el virus, “debemos prepararnos para convivir con él”.

“Este virus puede convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y no desaparecer nunca como ocurrió con el VIH. Si encontramos una vacuna muy efectiva, podemos distribuirla a todo el que la necesite y podríamos tener una oportunidad de eliminar el Covid-19", apuntó el especialista a medios internacionales.

Te puede interesar...

En ese sentido, la OMS ha señalado que se mantendrán los niveles de alerta por ese nuevo coronavirus hasta que haya un control significativo, pues actualmente el riesgo de este es considerado como muy alto por su propagación nacional, regional e internacional.

Mientras, Hans Heesterbeek, catedrático de Epidemiología Teórica de la Universidad de Utrecht, abrió una posible ventana para esclarecer algunos escenarios posibles.

“Según la experiencia con otras infecciones -explicó-, hay pocas razones para creer que el SARS-CoV-2 desaparecerá pronto, incluso cuando las vacunas estén disponibles. Un escenario más realista es que se agregará a la familia (grande y creciente) de enfermedades infecciosas que se conocen como “endémicas” en la población humana”.

Un principio que abre algo de desazón en aquella idea soñada de volver a lo que se era antes de Wuhan.

Una ola interminable

Cuando las expectativas estaban puestas en los “picos” de contagio, todo parecía hacer ver que trepar a la cima era ganar la batalla. Sin embargo, dos principios aparecieron para derrumbar esas ilusiones: los recontagiados (aquellas personas inmunes después de haber padecido la enfermedad, pero que se mantienen a salvo apenas por un par de meses), y las nuevas oleadas de nuevas cimas como si se tratara de una cordillera más que de una montaña aislada.

Coronavirus en el mundo estudio muertos por pandemia.jpg

El hecho de que la gran mayoría de las personas sigan siendo susceptibles, significa que hay suficiente combustible para que el fuego siga ardiendo durante bastante tiempo. Este será el caso incluso, si ubicaciones específicas alcanzan lo que se conoce como inmunidad de población o manada, y no está claro aún que tan probable es que esto suceda.

De acuerdo al informe de Infobae, este concepto implica que un virus comienza a debilitarse cuando la cantidad de personas infectadas es masiva o han sido vacunadas. Sin embargo, aún en un suceso como este, no se implica que su acción desaparecerá instantánea o completamente.

Ninguna medida de aislamiento es tan fuerte como para detener por completo la interacción humana entre regiones, dentro y entre países, o globalmente. Una prueba que ha sido claramente demostrada, a tal punto que la propia OMS ha puesto en duda si los confinamientos han sido una estrategia adecuada. Sin contar los daños colaterales que han resultado tan o más complejos como la propia enfermedad.

"También es posible que la propagación de una infección eventualmente se estabilice a un nivel constante de modo que esté presente en las comunidades en todo momento, posiblemente a una tasa relativamente baja, a veces predecible -advierte Heesterbeek. Esto es lo que queremos decir cuando decimos que “una enfermedad es endémica”.

Algunas infecciones están presentes y se propagan activamente en casi todas partes (como muchas infecciones de transmisión sexual e infecciones infantiles). Pero la mayoría de las infecciones son endémicas en partes específicas del mundo.

Esto puede ocurrir cuando un control efectivo ha eliminado la infección en otros lugares, o porque las condiciones necesarias para una transmisión efectiva solo se pueden encontrar en lugares específicos. Este es el caso de la malaria y muchas otras infecciones transmitidas por mosquitos.

El sueño del adiós al barbijo

La manera en que conviviremos con Covid-19 en el momento en que se convierta en endémico dependerá de qué tan buenas sean las vacunas y los tratamientos un poco más certeros que se establezcan. Una posibilidad es que puedan evitarse o acompañarse los casos más serios, de modo de transformar la enfermedad es una dolencia transitable de manera previsible.

Dependiendo de si la inmunidad, ya sea por infección natural o por vacunación, es permanente o temporal, es posible que, como ocurre con la vacuna de la gripe, por ejemplo, se requieran actualizaciones anuales de aplicaciones actualizadas a las mutaciones del virus. O podría controlarse mediante la vacunación a una edad que se estime óptima de manera preventiva.

Coronavirus en el mundo uso de tapabocas.jpg

Esto sigue en duda, tal como expresan muchos investigadores. De hecho, recientemente un estudio de un equipo del Laboratorio de Virología Experimental del Departamento de Microbiología Médica y Prevención de Infecciones del Instituto de Infección e Inmunidad de Ámsterdam, aseguró que la inmunidad protectora contra el coronavirus estacional es de corta duración.

“Si las vacunas no solo protegen la enfermedad clínica -sentenció Heesterbeek-, sino que también reducen considerablemente la transmisión y confieren inmunidad duradera, podemos imaginar otros escenarios, como la posible erradicación de la enfermedad. Pero, de manera realista, esto es poco probable. La erradicación es notoriamente difícil, incluso para las enfermedades para las que tenemos vacunas casi perfectas e inmunidad permanente. Por lo tanto, la enfermedad endémica es el resultado más probable”.