Diario Uno Mundo dictadura
Fue el poder en las sombras

A los 99 murió Lucía Hiriart Rodríguez, la viuda del dictador chileno Augusto Pinochet

A la edad de 99 años, murió Lucía Hiriat Rodríguez, la viuda del dictador chileno Augusto Pinochet, 17 años primera dama, considerada "una estratega política y la del poder en las sombras"

Por UNO

A la edad de 99 años, murió este jueves Lucía Hiriart Rodríguez, viuda del dictador Augusto Pinochet y primera dama durante los 17 años que el régimen cívico-militar gobernó en Chile. Hasta el momento no se ha precisado la causa del deceso, aunque en los últimos años tuvo múltiples internaciones en el Hospital Militar por dificultades respiratorias.

Hiriart, quien cumplió 99 años el último 10 de diciembre, falleció en su residencia de Santiago, según informó el diario santiaguino La Tercera.

Hiriart presentaba múltiples complicaciones médicas y en gran parte respiratorias producto de su avanzada edad, y pasó sus últimos días junto a su familia, quienes se encargaron de comunicar el fallecimiento en la tarde de este jueves.

Durante la dictadura, la mujer de Pinochet creó cerca de 12 instituciones, entre las que destaca el Centro de Madres Chile (CEMA Chile), de la que fue presidenta entre 1973 hasta agosto 2016, y de la que fue investigada por delito de malversación de caudales públicos por 118 propiedades adquiridas por la fundación que habían sido fraudulentamente traspasadas desde el Ministerio de Bienes Nacionales.

Se decretó una orden de arresto en contra de Hiriart por el delito de malversación de fondos públicos. Sin embargo, el mismo día ingresó de emergencia al Hospital Militar y dos días después obtuvo la libertad bajo fianza.

Hiriart, nacida en Antofagasta, conoció a Pinochet en 1941, con quien tuvo 5 hijos luego de contraer matrimonio en 1943.

Chile Augusto Pinochet y Lucía Hiriart Rodríguez se casaron en 1943.jpg

Una de sus últimas apariciones públicas fue en 2020, tras la muerte de Sergio Onofre Jarpa, ex ministro de la dictadura militar y fundador de Renovación Nacional, instancia en la que escribió un obituario y lo publicó en El Mercurio, lamentando el deceso de la ex figura de la derecha.

En 2013, la periodista Alejandra Matus publicó la biografía no autorizada en la cual se define a Lucía Hiriart como una “estratega política, la del poder en las sombras”.

La propia comunicadora en una entrevista en 2013 recalcó el importante rol que tuvo en la dictadura y comentó: “El río de la historia no se puede detener. El Golpe iba, porque ya había una conspiración en curso. Pero sin Lucía, Pinochet no hubiera sido el hombre del Ejército: él estuvo hasta el 9 en la tarde (dos días antes del golpe de Estado) con Allende. Creo que sin ella, hubiera tenido más incentivos para permanecer leal, de tal forma que Pinochet pudo ser una víctima de la dictadura como lo fue Carlos Prats”, dijo la periodista.

Una de sus nietas, Karina Pinochet, comunicó por redes sociales su fallecimiento y publicó: “A los 99 años y rodeada de familiares y de seres queridos fallece mi amada abuela. Deja una huella inmensa en nuestros corazones. Entregó su vida al servicio de los chilenos y la historia sabrá valorar su grandiosa obra y su trabajo por nuestro amado país”.

Tras la noticia, inmediatamente se hicieron escuchar bocinazos y cientos de detractores comenzaron a llegar a Plaza Italia, en el centro de Santiago, con carteles, gritos y consignas que indican el fin de un ciclo asociado a la dictadura.

Hiriart fue parte del bloque más cercano de una dictadura que violó sin tapujos los derechos humanos, y separó familias que hasta el día de hoy exigen justicia por los daños.

De esta manera, Lucia Hiriart falleció seis días después del aniversario de la muerte de su esposo, y pasa a la historia como una de las mujeres más poderosas y duras en la historia oscura de la política chilena.

Augusto Pinochet y su mujer Lucía Hiriart Rodríguez.jpg

El fallecimiento ocurre justo cuando los candidatos a la presidencia preparan sus cierres de campaña.

Los adherentes de Boric, congregados en Parque Almagro en el centro de Santiago, se manifestaron con los mismos carteles que llevaban al show de cierre de campaña y aludieron a que la celebración no tiene que ver particularmente por la muerte de una persona, sino que se debe al fin de un ciclo.

“Celebrar la muerte de una persona sería caer en el mismo juego de Lucia Hiriart”, es una de las frases que se repite en los adherentes que llegaron al cierre de campaña de Boric.

Asoc. Detenidos Desaparecidos tras muerte de Lucía Hiriart: "Molesta la impunidad en que mueren"

Se espera que ambos candidatos se refieran al tema, pero el impacto que puede tener en materia de comunicación de cada candidato en el balotaje del 19 de diciembre es lo que ha demorado algún comunicado de los comités de campaña.

Quien estaría más complicado es José Antonio Kast, quien defiende la dictadura públicamente, y que en los últimos días trató de tomar distancia de esa postura para captar el sector del centro.

Las miradas también están puestas en La Moneda, debido a la incertidumbre de un posible mensaje del presidente y cómo abordará el fallecimiento de la viuda del dictador, por lo que de momento, fuentes cercanas al Gobierno indican que esperarían a algún comunicado desde la familia.

Temas relacionados: