Mendoza Domingo, 7 de octubre de 2018

Una heladería y una pizzería premian a los buenos alumnos

Dos negocios de Godoy Cruz y del Centro regalan sus productos a los niños que tengan un 10 en sus libretas o en sus pruebas.

La idea es motivar a los niños por medio del estudio y la premisa se cumple con creces. Los dueños de una heladería y de una pizzería de Mendoza regalan productos a los alumnos que se saquen un 10.

La consigna es "te cambio dos porciones de pizza o un helado por una buena nota". La diferencia radica en que los chicos que vayan a la pizzería deben llevar la libreta o el boletín y los que concurran a la heladería deben concurrir con una evaluación.

Nunca faltan las avivadas, propias de nuestro país, pero lo importante es esta experiencia que incentiva a los alumnos justamente en un mal momento económico de Argentina.

Martín Monte, el dueño de la heladería Arlequín, manifestó que "fue una idea de mi hija Emilia, ella estudia creatividad publicitaria, se le ocurrió y la verdad tuvo una muy buena repercusión".

Sobre la cantidad de gente que fue al lugar, Monte dijo que "más o menos hemos regalado unos 850 helados, hay días de 100 y otros de 30".

"La idea comenzó a fines de agosto y no sabemos hasta cuándo seguirá porque esto no nos molesta, nos da alegría así que la dejamos", apuntó.

"Se ve una alegría increíble sobre todo en los más chiquititos. Vienen con unos boletines increíbles y no podemos darles el premio, pero nosotros le ponemos un sellito en la prueba (en las libretas no pueden ponérselo) y los chicos se van muy contentos. También hay una parte mínima de los que quieren hacer trampa, que son los de la secundaria, pero desde que están entrando nos damos cuenta", relató.

Cuando fue consultado acerca de qué colegios son los niños que buscan su premio, nombró "a las escuelas Rawson, Compañía de María, San Vicente Ferrer y hay pibes del centro que se han enterado y vienen. Puede venir cualquiera".

Y aclaró que "es una iniciativa de mi hija y de nuestro local, si bien nos vino a ver la secretaria del intendente y creo que él quiere juntarse conmigo para participar en algo".

<b>Un buen ejemplo. </b>Martín Monte es dueño de una heladería de Godoy Cruz.
Un buen ejemplo. Martín Monte es dueño de una heladería de Godoy Cruz.

Contó que hay algún negocio de ese rubro que quiso copiar la idea, pero que no duró mucho tiempo y añadió que "cuando vivíamos en Ushuaia, mi hija era muy chiquita, había un negocio que hacía esto, ella la llevó a una cuestión más moderna y marketinera y la adaptó al tiempo de hoy".

Remarcó que esta iniciativa beneficia a su negocio. "Es como una buena publicidad y ya regalamos casi 1.000 helados. La verdad es que no somos gente común, ¡estamos bastante locos (se ríe con ganas)!. Soy heladero desde el 20 de enero de este año y tengo otro negocio que abrimos el 12 de diciembre pasado".

Desde el Mercado Central

Las pizzas desfilan y la buena onda se contagia en el Mercado Central. Samanta Tello, la encargada de la pizzería De un Rincón de la Boca, un sitio tradicional para los mendocinos, dijo muy tímidamente que "la idea se le ocurrió al dueño, Tito Cechi, como para incentivar un poco a los niños".

Con relación a la cantidad de gente que ha ido al lugar, una amable empleada del concurrido local, dijo que "esto comenzó hace dos semanas aproximadamente. En total vinieron unos 170 chicos y todavía nos quedan dos semanas más hasta que devuelvan las libretas al colegio".

Luego la chica argumentó que "deben traer la libreta con un 10 en las materias Lengua o Matemática y el DNI".

"Muchos de los chicos -prosiguió- han venido reentusiasmados y refelices. Ha tenido una buena adhesión, incluso para los padres y los profesores. También han llamado de escuelas para saber hasta cuándo dura esto para saber cuándo entregan ellos las libretas teniendo en cuenta los chicos que restarían venir al local".

Los que van nunca se quedan con hambre. "En realidad, les damos dos porciones de pizza, si se quedan con hambre les damos dos más hasta que se queden satisfechos", señaló.

<b>Feliz. </b>Candela Tafanera recibe la pizza. Tiene su libreta plagada de 10.
Feliz. Candela Tafanera recibe la pizza. Tiene su libreta plagada de 10.

Una niña muy aplicada

La niña se mostró algo vergonzosa ante la requisitoria periodística, algo muy habitual en los pequeños. Pero después cuando vio que existía la posibilidad de realizar la foto junto con su madre, cambió repentinamente su idea.

Candela Tafanera (8), quien cursa en el tercer grado de la escuela Cadetes de Aeronáutica, sonreía junto con su mamá Elizabeth. Tiene su libreta plagada de 10.

Todo un orgullo para su familia, sin dudas.