Mendoza Domingo, 4 de marzo de 2018

Un mensaje contundente: adaptarse a nuevos consumos

Dejar de lado las convenciones para comercializar el vino fue la llamada de atención, tanto de Bressia como de Cornejo, a los dueños de bodegas en el clásico Almuerzo de Vendimia

Lejos, muy lejos del ambiente conflictivo de agasajos anteriores. Esta vez, el tradicional Almuerzo de Vendimia, que una vez más se realizó en Los Toneles, reunió al presidente de Bodegas de Argentina, Walter Bressia, al gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo, y al ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, y el encuentro tuvo un tono más que conciliador. Más bien, Bressia apuntó a la autocrítica, e instó a los empresarios del sector a abrirse a nuevos desafíos: "Tenemos que comenzar a producir lo que pide el mercado", soltó en su discurso. En el mismo sentido, Cornejo hizo hincapié en la recuperación del mercado interno, que ha sufrido una fuerte caída. "Hay que atender lo que el consumidor demanda", aseveró. Por último, Etchevehere dijo que hay que apostar a organizar las actividades económicas, invertir y producir. Además, felicitó al sector bodeguero por estar "convencidos de la nobleza de su producto, a través de la pasión". La autocrítica de Bressia El titular de la cámara que nuclea a las bodegas de todo el país, puso el énfasis de su mensaje en la transformación que inevitablemente deben llevar adelante los empresarios vitivinícolas, sobre todo de la forma en la que comercializan su producción. "La caída del consumo interno es una realidad que tenemos que afrontar y aún nos queda mucho por hacer. Ahora podemos apoyarnos en un país más normalizado y eso es una ventaja, pero si no cambiamos nos vamos a enfrentar a nuestras propias limitaciones", sostuvo el titular de Bodegas. En cuanto a los desafíos a los que debe responder el sector privado, además de apostar por distintas formas de comercializar el vino, ofertar diferentes envases, incorporando formatos para consumo individual (tal y como lo hacen las cervezas), también añadió que la inversión en tecnología es fundamental y a esto deben abocarse las bodegas. Por último, hizo foco en dejar de insistir en viejos errores, como por ejemplo, cultivar y cosechar uva multipropósito, que no responde a ninguna demanda específica.En cuanto al papel del Estado, si bien destacó el trabajo realizado en conjunto con el Gobierno de la Provincia para frenar el impuesto al vino, eliminar definitivamente el gravamen a los espumantes y eximir al vino de la prohibición de publicitar en CABA, remarcó que la escalada inflacionaria sigue siendo un grave problema para todas las industrias, pero en particular para la vitivinícola. En este sentido, dijo que el Gobierno se tiene que hacer cargo. "El impacto negativo de la subida de los precios es alto para la vitivinicultura", destacó. Conquistar nuevos mercados"Sabemos de la caída del consumo interno, pero las exportaciones son una gran oportunidad. Hay que salir a conquistar nuevos mercados, y al mismo tiempo recuperar consumidores internos". Cornejo agregó que hay que atender las demandas del mercado porque es el que regula el consumo interno.