Mendoza Domingo, 29 de julio de 2018

Un caudillo mendocino y las hipótesis de su muerte, en una serie web

Producción local. En Matar a Lencinas, el grupo Tanta Traición combina los hechos históricos que rodearon el asesinato de Carlos Washington, ex gobernador provincial, con la ficción

La obra Matar a Lencinas nació para el teatro, de la mano de dos apasionados de la historia: Tristán Casnati y J. Mariano Martínez, quienes ya habían centrado su búsqueda dramatúrgica en figuras de impronta nacional, como Juan Manuel de Rosas, Juan Domingo Perón e Hipólito Yrigoyen. Pero había llegado el momento de indagar en un personaje mendocino, cuya vida tuvo ribetes propios de una tragedia. Hablamos de Carlos Washington Lencinas, el ex gobernador provincial, hijo de José Néstor, que fue asesinado el 10 de noviembre de 1929 en un episodio que hasta el día de hoy conserva interrogantes y misterios.

Cuando Casnati y Martínez decidieron pedirle al cineasta Andrés Llugany que filmara el trailer de promoción de la obra, surgió un nuevo proyecto. En Matar a Lencinas había mucho más que teatro y así lo cuenta el realizador cinematográfico: "Me llamaron el año pasado para hacer el trailer de la obra, pero lo encaramos no como una pieza teatral, sino con locaciones en exteriores, como si fuera en realidad el trailer de una película. Esto entusiasmó a los creadores de la obra, que decidieron hacerla en un formato audiovisual, de serie web, que tiene muchos menos condicionamientos que una serie televisiva, porque nos permite trabajar más libremente en cuanto a técnica y duración, por ejemplo".

Esa serie web es la que va a presentarse en el teatro Independencia el próximo sábado, con una edición especial, porque se mostrarán los siete capítulos que la componen de manera seguida, sin los créditos de cada uno, con una duración aproximada de una hora y media de proyección. En la misma participan reconocidos nombres de las artes escénicas locales, como Martín Tino Neglia, Jorge Sosa, Jorge Fornés y Hugo Yáñez, entre otros.

La historia oficial atribuyó el homicidio de Carlos Washington Lencinas -fue gobernador de Mendoza entre 1922 y 1924 y era senador nacional electo en el momento de su muerte- a José Cáceres, cuya motivación habrían sido los celos, por un asunto de polleras que los habría enfrentado.

Pero J. Mariano Martínez -autor de la obra y quien como actor da vida a Carlos Washington Lencinas- explica que en la serie se indagan cuatro teorías: "La de los celos es la de Cáceres; otra sería la de una venganza por las propias guerras intestinas del lencinismo; la tercera sería la de las discusiones entre los radicales en Mendoza -unos lencinistas y otros yrigoyenistas- y por último la autoría por parte de alguien vinculado a los conservadores".

En camino

Por sus compromisos laborales, Llugany sabía que no iba a poder estar al frente de los siete capítulos de la serie, pero dirigió los dos primeros con la asistencia de dirección de Juan Lorca, quien comenzó a trabajar con los autores para hacerse cargo de la dirección de los siguientes cuatro capítulos. "Cuando hicimos los dos primeros, había ciertos elementos de la historia que manejábamos que me interesaba desarrollar y darles un cierre, así que les pedí a los autores si me permitían encargarme del último capítulo, el séptimo, que también guioné, porque era sobre todo en el guión donde yo necesitaba cerrar algunas puntas que me interesaban", explica Llugany.

Juan Lorca refiere que con Llugany ya habían acordado mantener la estética principal, pero que no fue un inconveniente que la serie tuviera dos directores diferentes. "Elegimos ciertos planos que iban a permanecer, que teníamos en común. Pero en los capítulos 1, 2 y 7 se va a apreciar mucho más el uso del plano general, una característica de Llugany, mientras que en mi caso hay muchos picados y contrapicados, porque me gusta mucho inclinar la cámara. Son detalles que conforman el gusto de cada uno".

Esta es una producción absolutamente independiente: no han contado para realizarla ni con subsidios ni con aportes de ningún tipo, sino que lo hicieron a través de Tanta Traición, un grupo artístico con el que han incursionado en el teatro y ahora en esta serie web.

Para muchos este aspecto de la financiación podría haber sido insalvable, pero lo que sucedió con esta serie es que se fueron sumando voluntades, desde profesionales hasta amistades y familiares, para que la historia de Carlos Washington Lencinas pudiera ser contada. Es más, para Andrés Llugany esto supuso una perspectiva artística diferente: "La libertad que nos dio que se tratara de una serie web, sin una fuerza productora detrás a la que teníamos que rendirle un subsidio o cuentas, me permitió llegar a un terreno de experimentación práctica. Por ejemplo, yo no soy fotógrafo, pero lo tomé como un espacio de práctica: movía las luces y buscaba el criterio sin presiones externas. Fue un espacio de entrenamiento que en otras ocasiones no he podido hacer porque hay que cumplir con determinados formatos. Me posibilitó ampliar el espacio de mi expresión".

Historia y leyendas

Luego de la presentación en el teatro Independencia, la idea de los autores es que la serie se exhiba por canales de aire locales, o tal vez por Acequia o la TV Pública. Terminado el proyecto, que nació como un espacio multimedia -incluye la obra de teatro y esta historia en siete episodios- esta producción está lista para llegar al público, el mismo que podrá verla de manera completa el próximo sábado.

Basándose en hechos reales, pero dándole espacio a la ficción, no sólo algunos personajes son parte de las licencias que se tomaron para construir esta historia sino que incluyeron algo del misticismo propio de nuestras tradiciones. "Hay personajes muy nuestros, como la Lechiguana. Se juega mucho con las creencias, con lo más pagano de Mendoza e incluso el mismo diablo es un personaje. Me gusta mucho que pudimos incluir mucho simbolismo cultural, jugar con el misticismo. Si bien la historia la contamos basándonos en hechos reales, tuvimos estos permisos que nos permite la ficción", refiere Juan Lorca.

Y agrega los desafíos de buscar locaciones cuando se trata de una producción independiente: "Hemos buscado por distintos, lados, con contactos propios. Encontrar casas que mantuvieran la estética de esa época no fue tan complicado, pero sí para otras escenas. Por ejemplo, decidimos incluir los Portones del Parque, enorme símbolo de Mendoza, ¡pero difícil fue lograr que no salieran los autos!", explicó Lorca acerca de esta historia ambientada mayoritariamente a fines de la década del '20 del siglo pasado.

El equipo

Elenco

J. Mariano Martínez, Jorge Fornés, Jorge Pérez, Alberto Piantino, Darío Martínez, Guillermo Olarte, Hugo Yáñez, Jorge Sosa, Daniel Encina, Beltrán Casnati, Gala Zudaire, Martín Tino Neglia, Miguel Wankiewicz, Ricardo Barraco.

Producción ejecutiva

Casnati & Martínez, Sabrina Fabuel

Dirección

Juan Lorca, Andrés Llugany

Guión

Tristán Casnati, J Mariano Martínez, Juan Lorca, Andrés Llugany

Dirección de Fotografía

Andrés Llugany, Maximiliano Ríos

Maquillaje y Peinados

Alejandra Crespo

Sonido directo

Chobi Zogbi, Facundo Irusta, Raúl Sotelo

Cámara

Andrés Llugany, Bruno Palero

Edición

Andrés Llugany, Facundo Irusta

Musicalización

Natalio Faingold, Víctor Farías

Más noticias