Mendoza Jueves, 5 de julio de 2018

Uber: "La polémica estuvo fuera de la Legislatura"

Lo dijo el secretario de Servicios Públicos Natalio Mema, quien agradeció "a todos los bloques que nos advirtieron cuestiones que quedaron bien claras en la ley" que le abre la puerta a Uber en Mendoza.

A los empujones, un numeroso grupo de taxistas ingresó ayer por la fuerza a la Legislatura y pretendió -sin éxito- frenar el tratamiento de la Ley de Movilidad de Transporte.

Debido a que esta vez el oficialismo se allanó a incorporar cambios sugeridos por la oposición, el proyecto, que regula la llegada de Uber a Mendoza obtuvo la media sanción de Diputados.

Todo hace suponer que también se logrará consenso en el Senado, por lo que podría convertirse en ley después del receso invernal.

Previamente debió intervenir Infantería para controlar a las decenas de taxistas que habían entrado a toda costa para impedir la sesión.

La propia vicegobernadora Laura Montero ofició de intermediaria para que un grupo de representantes de los choferes y de la Asociación de Propietarios de taxis (Aprotam) le volviese a plantear su disconformidad con el proyecto al secretario de Servicios Públicos Natalio Mema.

Fue entonces cuando los diputados volvieron al recinto para plantear sus reparos y cambios al proyecto impulsado por el Ejecutivo.

Entre las modificaciones que se incorporaron está la idea de cobrar una alícuota adicional en Ingresos Brutos para las plataformas electrónicas que no estén asentadas en Mendoza. Con esos ingresos se busca generar un fondo de movilidad para financiar la compra de nuevas unidades de transporte para taxis y remises.

Se sumó la posibilidad de que los taxistas puedan ser también prestadores de Uber y que estas plataformas tengan un libro de actas digital para incorporar los reclamos.

En medio de los aportes, las "flores" fueron y vinieron desde el oficialismo a la oposición y viceversa. Al parecer los diputados de Cambia Mendoza no estaban dispuestos a recibir otro revés luego de la caída del tratamiento de la ampliación de la Corte y negociaron al respecto. Y tanto los referentes del PJ como los del PI, cedieron "gustosamente" ante la chance de que esta vez se escucharan y sumaran sus cuestionamientos.

El diputado kirchnerista Lucas Ilardo explicó que "hicimos planteos en dos sentidos. En cuanto a los derechos de los trabajadores, incorporamos la exigencia de que todos los taxistas tengan el cumplimiento del convenio colectivo, y exigimos que Uber llegara de manera regulada. Por eso planteamos que se les sumara un impuesto y que eso fuera destinado a los empresarios del taxi, para que se renueven unidades y se sumen unidades para personas con discapacidad, y que cumplieran los mismos requisitos que los taxistas".

Visiblemente contento con el aval de casi todo el marco político de Diputados -excepto el FIT, que votó en contra-, el secretario de Servicios Públicos Natalio Mema se quedó hasta concluir la votación y admitió: "La polémica estuvo fuera de la Legislatura. Este es un proyecto que tuvo muchos cambios, en el que todos los bloques estuvieron trabajando, cosa que no es común".

"Por eso -agregó- agradecemos a todos los bloques que nos advirtieron cuestiones que quedaron bien claras en la ley. Este es un proyecto que ha surgido del consenso y me parece que algunas cuestiones que generaron dudas o fueron sembradas por el sector empresarial han quedado dilucidadas en el ámbito que corresponde".

Cambios en el servicio de transporte escolar

Entre los sectores que criticaron el tratamiento de la Ley de Movilidad argumentando que los perjudicaba por las exigencias que supone, estaban los referentes del transporte escolar quienes se quejaron porque se les exigía tener vehículos que no superasen los 10 años de antigüedad. Ese requisito puntualmente se prorrogó y se planteó una actualización paulatina.

El diputado oficialista Jorge López explicó que "El artículo 87 establece ahora un proceso para cumplir con esa exigencia. Para los permisos que se otorguen de aquí en más quedará aclarado que sólo podrán tener 10 años de antigüedad, pero aquellos cuyas licencias tengan vencimiento hasta el 31 de diciembre de 2019 seguirán contando con el requisito de 20 años de antigüedad. Los que se venzan entre el 1 de enero del 2020 y el 31 de diciembre del 2021 tendrán una exigencia de 15 años de antigüedad y a partir del 1 de enero del 2022 correrá la exigencia de los 10 años de antigüedad. Creemos que necesario adaptarse a la situación que atraviesa este servicio".