Mendoza Domingo, 22 de octubre de 2017

Según analistas, la aparición de Maldonado no incidirá en el votante mendocino

Para los comicios de este domingo, la Justicia electoral habilitó el voto a 1.407.748 ciudadanos mendocinos.

Cinco días antes de las elecciones legislativas la aparición de un cadáver en el río Chubut, que luego se confirmó que pertenece a Santiago Maldonado, el joven buscado desde el 1 de agosto, frenó la campaña en todo el país y se suspendieron actos y caravanas. Sin embargo, en Mendoza, según varios analistas, esa aparición que divide a la sociedad argentina no incidirá en el votante mendocino, que ya decidió su sufragio. Por tanto, lo que sí desvela a los partidos mayoritarios es captar los votos huérfanos tras las PASO y no perder votos internos.

Si bien en lo formal los 1.407.748 electores mendocinos sufragarán para elegir 5 diputados nacionales, 19 senadores y 24 diputados provinciales, y para renovar la mitad de los Concejos Deliberantes de todos los departamentos, excepto San Carlos, hay mucho más en juego.

Hay quienes ven en estas elecciones la oportunidad no sólo de ple-biscitar sus gestiones comunales, sino hasta de medirse trajes mayores y mirar con cariño la Casa de Gobierno, festejando que no haya reelección de gobernador.

Desde el Sillón de San Martín, el gobernador Alfredo Cornejo mira otros horizontes, porque sabe que si consolida el triunfo de las PASO, que lo metería en la historia de la provincia como el segundo gobernador que lo logra desde la vuelta de la democracia -Cobos también lo hizo- eso podría servirle de trampolín.

Los justicialistas también ponen mucho en juego. Puertas adentro saben que desde el 2013 han perdido 7 elecciones provinciales, entre las PASO y las generales legislativas y la ejecutiva del 2015. Además, aún confían en que si hacen una digna elección podrían arrebatarle al oficialismo -o al menos equilibrar- la mayoría que tiene en ambas cámaras en la Legislatura.

Todos miran los números

Los números de encuestas hechas a fines de septiembre y principios de octubre, de un lado y de otro, indicarían que el Frente Cambiemos podría conseguir 3 o 4 puntos más del 41% que obtuvo en las PASO, luego de que el mismo gobernador "apretara las clavijas" en departamentos en los que perdió en las primarias e hiciera sentir el peso territorial en las comunas que gobierna.

Para cumplir ese pronóstico los radicales redoblarán esfuerzos buscando que los disconformes que en las primarias votaron la lista disidente de Fernando Armagnague, se queden en su frente y no se vean seducidos por la propuesta de José Luis Ramón, el candidato del Partido Intransigente.

"Son votos radicales y esperamos que no se vayan, además hubo 3 puntos de votos nulos en las PASO, porque nuestros fiscales anularon sobres que tenían la boleta de Armagnague y la nuestra, cuando deberían haber anulado sólo en la categoría de diputado nacional y no todo el voto", confesó un experimentado correligionario que armó varias campañas y aseguró que ya se envió un instructivo para los fiscales de este domingo. Esos 3 puntos significan unos 30.000 votos.

¿Kirchneristas a la izquierda?

Del otro lado de la vereda, el frente Somos Mendoza que integró -al menos para la foto de campaña- a todos los sectores del justicialismo mendocino, bajaría 3 puntos aproximadamente el score de las primarias y rondaría el 30% de los votos.

"Lo que nos está costando es fidelizar el voto kirchnerista y el de aquellos que en las PASO pudieron votar a María José Ubaldini. El miedo es que esos votos vayan a la izquierda (a Noelia Barbeito)", se sinceró, en estricto off, un avezado militante y ex funcionario peronista con la encuesta en la mano.

En la marcha. Noelia Barbeito participó de la manifestación por Maldonado este sábado.
En la marcha. Noelia Barbeito participó de la manifestación por Maldonado este sábado.

Ese temor tal vez explique la visita de último momento del ex ministro y actual diputado del Frente para la Victoria Axel Kicillof, cuya presencia buscó enviar un mensaje de inclusión, sobre todo, a los jóvenes de La Cámpora y del kirchnerismo que amenazaban con pegar el portazo.

Si ese fuese el escenario, las 5 bancas de la Cámara de Diputados quedarían conformadas con 3 candidatos del radicalismo: Claudia Najul, Luis Petri -renueva su banca- y el sanrafaelino Federico Zamarbide, y las dos restantes serían cubiertas por los candidatos del PJ, Omar Félix y Cecilia Juri. Así las cosas el FIT se quedaría sin la banca que ahora ocupa Soledad Sosa y también se de-secharía toda posibilidad de José Ramón de pisar el Congreso.

La disputa de la tercera fuerza

Sin que nadie lo vaticinara, la irrupción de José Luis Ramón, como un candidato "fresco y ocurrente" del PI hizo que tambalease aquel título de tercera fuerza política que se ganó el FIT en el 2013. Los candidatos de la Izquierda consiguieron el 8,9% en las PASO y según algunas mediciones podría subir 2 o 3 puntos más. Pero si los mayoritarios consiguen los porcentajes que mostraron, por el sistema D'hondt el FIT necesitará entre el 12% y el 15% para lograr una banca en el Congreso. De conseguirlo, le arrebataría el segundo diputado al PJ.

Familia ampliada. José Ramón, junto a sus cinco hijos; su esposa, Iris, y sus hermanos, Irma y Gustavo Ramón.
Familia ampliada. José Ramón, junto a sus cinco hijos; su esposa, Iris, y sus hermanos, Irma y Gustavo Ramón.

El PI, que consiguió el 7,4 en las primarias, requeriría ahora el doble de los votos para que Ramón tenga su banca con su frazada. De lograrlo, también se metería en la historia política mendocina.

Más noticias