Mendoza Martes, 3 de abril de 2018

Realizaron una mateada para concientizar sobre el autismo

Decenas de familias se reunieron en el parque Estación Benegas para informar e intercambiar experiencias y charlas.

El lunes estuvo muy agradable y acompañó a la mateada familiar que se congregó ayer a partir de las 16 en el parque Estación Benegas, en Godoy Cruz, para concientizar sobre el trastorno del espectro del autismo (TEA). La jornada sirvió para intercambiar experiencias, informar sobre la importancia del diagnóstico temprano y afirmar la necesidad de avanzar en la inclusión social de estas personas.

El autismo generalmente se manifiesta durante los tres primeros años de vida. No se conocen con exactitud las causas, pero es probable que tanto el factor genético como el ambiental desempeñen un papel fundamental. Hace unos diez años se diagnosticaba con autismo a una de cada diez mil personas. Sin embargo ese índice en la actualidad se achicó a uno de cada sesenta individuos.

"Estamos transitando apenas un comienzo acerca de lo que sabemos de este tipo de síndromes. Hay un montón de niños con distintas realidades sociales que necesitan la atención y la mirada especial. La sociedad y después el Estado tienen que apoyar no solo un día, sino distintas actividades y lugares para ayudar a la integración de todos", dijo Estela Riccieri (47), una de las madres que participaron en la jornada, con su hijo Andrés (8).

Para Analía Torrecilla (34), madre de León (9), "la primera etapa fue la más difícil pero gracias a las terapias y a la concientización hay más entendimiento e inclusión. Estoy feliz porque comparado con la convocatoria del año pasado hay mucha más gente en este encuentro. Este es el cuarto año en el que participo y nunca hubo tanta gente como hoy. Creo que año a año se va generando un mayor acercamiento a esta realidad".

Adriana Balmaceda (39) dijo: "Me gusta mucho que se hable de concientización y se promueva este tipo de cosas porque no está instalado el tema como debería estarlo. Hay actualmente muchos avances que están ayudando a hacer el diagnóstico temprano. Este tipo de actividades son disparadores iniciales que nos acercan a otras familias con la misma dificultad, porque cuando te dan el diagnóstico te sentís muy solo y se te abre un abismo a los pies. Poder acercarte y conocer gente que está en la misma situación y compartir la experiencia es muy importante y sanador".

Otra madre, Carla Sotelo (38), madre de Emilia (8), manifesto: "Es difícil tener un hijo con autismo porque en mi caso ella no habla y se me dificulta cuando tiene algún dolor. Me es difícil comunicarme, pero es lo que me ha tocado y le doy gracias a Dios por esta niña que me llena el alma. Estos encuentros sirven para saber que no estamos solos y para intercambiar anécdotas de nuestras luchas cotidianas".