Mendoza Domingo, 4 de febrero de 2018

Mendoza se suma a la ola de lucha por los derechos de las mujeres

La catarata de denuncias de acoso empujadas por el movimiento internacional #MeToo y los casos en Argentina tienen eco en la provincia

"Me parece que no se sabe bien dónde comenzó, es claro que es un movimiento que vino para quedarse, no es una moda, es un debate que hoy está en la sociedad. La sociedad ha tomado cartas sobre la violencia de género, creo que se salió del parámetro de una denuncia entre dos para llevarlo al terreno de la cultura y de lo simbólico", explicó Silvina Anfuso, feminista, directora de Género y Diversidad de la Provincia, sobre el fenómeno #MeToo, por el que mujeres de todo el mundo se animaron a denunciar el acoso y a los acosadores y que tiene en Mendoza y en Argentina un antecedente claro como el Ni Una Menos. En la provincia, distintas referentes coinciden en que el feminismo y la lucha por la igualdad de los derechos de las mujeres crece cada día más y algunas hasta se animan a afirmar que Mendoza fue pionera en el país. Esta semana, Roberto Pettinatto dio una entrevista a Perfil en la que tuvo frases que fueron, al menos, desafortunadas y que desataron una ola de denuncias de mujeres que habían sido víctimas de acoso mientras trabajaron con él. Pettinato dijo, entre otras cosas, que "a veces pienso que el acoso sucede porque la otra persona tarda mucho tiempo en decirte que no quiere coger con vos. Si la otra persona lo dijera rápidamente, el 50% de los hombres se achicarían".A raíz de eso, durante todos los días el programa Intrusos llevó a referentes del feminismo que durante una hora ocuparon el espacio de un programa de aire para hablar, reflexionar y plantear debates como el aborto legal, y el feminismo cobró una importancia en los medios de comunicación y en el prime time de la televisión argentina que no había tenido nunca hasta ahora.¿Dónde estamos en Mendoza?Los mendocinos no están lejos de ese debate, que también tuvo lugar en la televisión local como en el programa Séptimo Día, de El Siete, al que asistió la coordinadora en Mendoza de Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá), Jennifer Gil, que habló también con Diario UNO."Nosotras lo que evaluamos es que dentro del ámbito de los medios y del espectáculo está cayendo la protección que les permitió actuar impunemente a ciertas personas. Era una red de complicidad, esta ola de denuncias tiene que ver con que las mujeres no nos callamos más. Y esto es lo más interesante, estos personajes estuvieron operando durante años y hoy se abrió el escenario para problematizar la violencia machista, nos permitió desnaturalizar situaciones de acoso", opinó Jennifer sobre el fenómeno a nivel nacional.Uno de los aspectos que ve en Mendoza es que se ha abierto la posibilidad de formar parte de una organización. "Se está abriendo en la juventud, en las jóvenes y en los jóvenes vivir noviazgos sanos", opinó la militante de Mumalá.También la vicegobernadora Laura Montero opinó de la realidad de las mujeres hoy en Mendoza. "Se han dado cambios trascendentes, las redes sociales ayudan mucho porque se empiezan a socializar los casos de acoso, no es un hecho que vivo yo con vergüenza, dolor y con temor, veo que hay pares y trato de ir buscando redes de contención. También se ha avanzado mucho en la legislación, antes un femicidio era tratado como un crimen pasional", comentó la referente del mundo de la política.Sobre el rol de la mujer en lugares de decisión, Montero dijo que "es importante la visión de las mujeres para poder implementar y proponer políticas públicas, para leyes y distintos programas. "Es clave tener esa visión de género porque somos las que vivimos los problemas", aseguró. También me pasó"Cada vez son más las mujeres que decimos a mí también me pasó. Lo que estamos discutiendo es que queremos una sociedad en donde no haya violencia, queremos una sociedad libre, de respeto, de igualdad, de acuerdos", señaló, a su vez, Anfuso sobre las denuncias de acoso o de violencia contra la mujer en cualquiera de sus formas. Para Sofía Calderón, estudiante de literatura y militante de Malona Rosa, en la provincia se están ampliando y fortaleciendo los espacios de escucha entre mujeres. "Nos venimos organizando desde hace mucho y se están pudiendo ver frutos en ese sentido", comentó.La joven de 23 años contó que a ella también le tocó sufrir situaciones de acoso. "Nunca he hecho un escrache de primera mano pero me pasó que le escribí a un pibe que me agredió sexualmente cuando tenía 17 años", relató.Sobre cómo se decidió a enfrentar esta situación, explicó: "Pude después de mucho tiempo visibilizarlo como un acoso, como una situación que no fue como la planteé yo en mi sentido patriarcal en ese momento. Poder visibilizar que fue una agresión lo logré a partir de la militancia, de hablarlo, de ponerlo en discusión con amigas y de hacer terapia". La vicegobernadora dijo que ella no ha percibido acoso aunque cree que "seguramente todas las mujeres nos encontramos con eso". "Siempre me he sentido respetada. Pero sí sé que les pasa a las mujeres y lo sé porque he estado en lugares en los que he manejado mucha gente y hay muchas mujeres en situación de vulnerabilidad", explicó la funcionaria.

Dejanos tu comentario