Mendoza Viernes, 12 de enero de 2018

Los incendios del Sur desataron la pelea política del verano

Cornejo fue letal con los legisladores de Protectora por las críticas a la lucha contra el fuego: "Hablan desde las playas de Reñaca. Déjense de joder". Ramón lo invitó "a no pasear en el helicóptero".

Cuando los incendios de General Alvear y San Rafael, que han asolado más de 130 mil hectáreas de campos yermos, empezaban a apagarse, las llamas de la política de Mendoza se avivaron como nunca, desatando una pelea pública inesperada que protagonizaron en el ring de los medios y las redes sociales, el gobernador Alfredo Cornejo y el diputado nacional José Luis Ramón junto con el team de Protectora.

Increíble pero cierto, el gobernador perdió los estribos cuando le preguntaron por las quejas de los productores del Sur afectados por los incendios y de las críticas de Ramón y Mario Vadillo, los legisladores ambientalistas por las medidas realizadas y el uso de los fondos que reciben del programa nacional del manejo del fuego.

Cornejo se calzó los guantes y sopapeó con duras declaraciones a Ramón y Vadillo.

"No vale lo mismo la opinión de un loco suelto que la de la autoridad -bramó el gobernador-. Una o dos personas no son representativas. Yo los escuché hablando en una radio a Ramón y a Vadillo desde el parador 4 de Reñaca sobre los incendios. ¡Déjense de joder!" dijo, contrariado por las preguntas de los periodistas.

Efectivamente, a Mario Vadillo se lo había visto en videos de Facebook analizando los problemas de la actualidad mendocina desde las veraniegas y concurridas playas de Reñaca.

Pero Ramón, al contrario, no tenía los pies en el mar, como afirmó Cornejo, sino en los mismísimos campos carbonizados, como si hubiera viajado a las fauces del infierno.

Con los guantes calzados, Ramón devolvió una combinación de puñetazos igual a las que había recibido.

Se mostró en varios videos, en los que se lo ve a metros de las peligrosas lenguas de fuego y abrazado por el humo, en la localidad de Gaspar Campos, en General Alvear.

Allí, en el territorio, como le gusta decir a la clase política, el diputado nacional entrevista, mientras el fuego arde, a un residente de la zona que cuenta cómo hace siete días que está allí y nunca fue un brigadista.

Recalca, al referirse al Gobierno que "sí ayudaron a los productores que son amigos de ellos, como pasó con un señor de acá al lado".

A espaldas de Ramón se ve a un puñado de personas a zapa y pulmón abriendo la tierra para cortarle camino al fuego.

No se conformó el diputado nacional de la agrupación Protectora y le siguió pegando a Cornejo: "No es lo mismo ver el incendio desde el guadal caliente a 43 grados, que desde la comodidad del helicóptero".

En una carta abierta calificó a Cornejo de "patrón de estancia" y a quienes están a cargo de mitigar el siniestro de "funcionarios paseantes del helicóptero".