Mendoza Lunes, 6 de agosto de 2018

Las bicicletas fixies ganan terreno y suman más adeptos

Se trata de rodados de piñón fijo, es decir, los pedales están siempre en movimiento mientras lo estén las ruedas.

Todavía no son tantos, pero el grupo va creciendo. Se los puede ver de noche, en bicicletas llamativas y veloces, circulando por las calles del Gran Mendoza. Se trata de los primeros mendocinos en sumarse a la tendencia de las fixies, rodados de piñón fijo que desde hace años circulan por las calles de Europa y Estados Unidos.

En Mendoza hay un solo fabricante de estas novedosas bicicletas que, desde hace cinco años y a modo de hobby, arma a pedido de sus clientes.

Se trata de Mariano Mendoza (38), un amante del ciclismo que descubrió el mundo de las fixies en viajes a Chile y a Buenos Aires, y que tras realizar averiguaciones aquí comprobó que no había talleres que hicieran este tipo de bicicletas.

"Me propuse empezar a armarlas, pero en la provincia no encontré absolutamente nada, ni fabricantes de cuadros ni nada en absoluto. A partir de ahí empecé a buscar personas en Buenos Aires que me fabricaran las cosas y a pensar en un nombre", expresó Mendoza. Así surgió Not Bondi, el taller que desde el nombre apunta a dejar de lado el colectivo.

Las fixies, según explicó Mendoza, nacieron en Europa y Estados Unidos hace ya algunos años, sobre todo con carteros y repartidores de pizzas que salían en bicicletas. La particularidad que tiene es que es muy sencilla, tan simple que casi no lleva mantenimiento y es de bajo costo, porque es barato cambiarle una cadena o una cubierta.

La bicicleta es de piñón fijo, por lo cual es monomarcha y no tiene punto muerto, lo que genera que los pedales estén siempre en movimiento cuando está andando.

El taller está funcionando desde hace cinco años, y actualmente Mendoza arma y vende unas cuatro bicicletas al mes, en un precio que ronda entre los $7.000 y los $9.000.

"En algún momento me gustaría tener una tienda de bicis urbanas. La idea es que todo el mundo empiece a moverse en bicicleta y se dejen de usar tanto los autos. Hoy muchos que vienen con esta idea", agregó.

Rodando por las calles

Los Alleycats son famosos en el mundo por organizar carreras por el interior de las ciudades, y en Mendoza ya hay un grupo denominado de esa manera que sale a rodar por la ciudad.

"La mística del fixie es la modalidad de carrera nocturna, que se reúnen todos en un punto y se decide una serie de check points, que son puntos por donde hay que pasar obligatoriamente, pero eligiendo la ruta que se les antoje", explicó Mendoza, quien forma parte del grupo.

Por el momento son pocos integrantes, pero la idea es que se empiecen a sumar personas que anden en fixies o bicicletas urbanas.

Críticas al sistema actual

Tanto Mendoza como el resto de los integrantes del grupo consideran que las ciclovías del área metropolitana no están bien hechas y que falta educación para los automovilistas, que rara vez respetan a quienes andan en bicicleta.

"Hoy arman una ciclovía sobre una calle, que la pintan de verde y le ponen unos cordoncitos que no son seguros para que vos andes por ahí. Sin embargo, no educan a los conductores para que empiecen a respetar y a darles prioridad a los ciclistas. Es todo una mentira el tema de las ciclovías y la idea de que no anden en auto, porque no está bien implementado", expresó Mendoza.

Con el coincidió Andrés, uno de los integrantes del grupo, quien aseguró que "las bicisendas son pésimas, porque la ciudad está construida desde arriba de un auto y no desde arriba de una bicicleta".

Una de las propuestas es que se decida una mano de la calle en la que no puedan estacionar los vehículos y que ese sea el espacio para una ciclovía, a la que le sumen carteles y señalización.

"No vivimos en una ciudad tan grande, por lo que la bicicleta es una buena opción. Pero no es cómodo", cerró Mendoza.

Dejanos tu comentario