Mendoza Viernes, 13 de julio de 2018

Héctor Aloia dedicó toda su vida a la radio

"Era una vocación que dominó su vida y la disfrutó". Así fueron las palabras que mencionó con marcada emoción Axel Dalcolmo, nieto del gran Hector Aloia, que falleció en la madrugada del jueves con 79 años. El locutor formó parte de radio Nihuil por casi 60 años y es una de las voces más reconocidas de la radio mendocina.

La triste noticia conmocionó a muchos de sus compañeros de Grupo América Cuyo, como también a muchos colegas de otros medios que se expresaron a través de las redes sociales.

Con sólo 22 años, Aloia arrancó conduciendo el legendario programa Ecos musicales, por el aire de radio Nihuil (AM 680 y FM 98.9). Nació en Buenos Aires y con 17 años, después del servicio militar, se instaló en Mendoza.

"Trabajo los siete días de la semana, hace muchos años que no me tomo vacaciones. La radio es una pasión que uno lleva incorporada y todo lo que hice o lo que sigo produciendo lo realizo solo", le decía a Diario UNO en una nota en 2013.

La reconocida voz de Aloia estuvo al aire hasta el pasado viernes, como todos los días de 7 a 9 en el aire de FM Ayer. Claro que Ecos Musicales iba también sábado y domingo en la mañana para acompañar a todos los mendocinos con lo mejor de la música. La voz de don Héctor, como bien se lo conocía, fue de las más destacadas de la radiofonía mendocina.

Producto de un infarto su salud empezó a complicarse hasta que la semana pasada sufrió un ACV y esta semana el cuadro se complicó con una neumonía que terminó de apagar su voz.

Una de las compañeras de radio y también de las voces más conocidas de Mendoza fue Lila Levinson. La locutora recordó a Héctor, en una charla con Escenario.

"Fue un compañero increíble, amoroso, un caballero. Nunca dejó de decir, cuando finalizaba su programa, que nos dejaba el aire a nosotros. Era una persona muy generosa", recordó Lila muy emocionada mientras cruzaba miradas cómplices y de lamento con el nieto de Aloia Axel Dalcolmo.

El joven también se quebró al recordar a su abuelo como "una persona aplicada, responsable y muy detallista. El respeto era un pilar fundamental para su vida", dijo Axel.

Otro que también recordó a Aloia fue su amigo el Turco Abraham, en charla con El Siete. "Esta noticia me ha dejado consternado, porque hablar de Héctor Aloia es hablar de un prócer de la radio. A mí me tocó compartir los pases durante 8 años en Nihuil, yo iba después de Informe Nihuil segunda edición, y luego él entraba a las 22. Siempre llegaba 40 minutos antes y nos poníamos a charlar. Un tipo muy ortodoxo para hacer radio", dijo Abraham.

Sin dudas, todos los que lo mencionan recuerdan y piensan en don Héctor lo hacen con marcada emoción porque fue una persona admirada, tanto en lo profesional como en lo personal.

"Siempre me decía 'mi señora me va a matar porque tengo una casa en Potrerillos pero nunca vamos' (risas). Héctor amaba la radio y esa era su vida", recordó Lila, con quien compartía los pases los domingos, cuando salía del aire de Nihuil.

Su nieto Axel recordó una de las últimas charlas que tuvo con su abuelo. "Yo le pregunté si realmente era consciente de lo que había generado. Él me decía "es un programa normal". Se lo tomaba con humor y cariño, pero él ha llegado a muchísimas personas. Era tímido, pero delante del micrófono se transformaba", contó su nieto.

"Quiero agradecer en nombre de mi familia, de sus hijos, de sus nietos y de todos a sus oyentes. Él, sin ellos, no sería lo que es. Estamos inmensamente agradecidos a todos", cerró en diálogo con Diario UNO Axel Dalcolmo, nieto de Héctor Aloia, quien se fue y dejó un gran vacío en los micrófonos de Mendoza.

Se apagó el micrófono, pero no tu esencia, que suene por siempre que "hoy, hoy es el día...".