Mendoza Domingo, 28 de octubre de 2018

Godoy Cruz quiere erradicar El Pozo antes de fin de año

Previo a esta instancia, el Municipio deberá darles una salida laboral a unas 30 personas que viven de ese lugar.

De un gigantesco basural a cielo abierto a un parque verde con juegos infantiles, multicanchas y paseos. Ese es el gran anhelo que mantienen los funcionarios de la municipalidad de Godoy Cruz en lo que hoy es El Pozo.

El Municipio godoicruceño trabajó, en una primera etapa, en la cicatrización a través de relleno (escombros y residuos verdes) y compactación para dar lugar a la forestación. En un futuro, cada vez más cercano, este espacio de 5.000 metros tendrá una cara totalmente opuesta a la actual.

"Este lugar antiguamente fue un basural a cielo abierto por más de 40 años, en una zona de alta vulnerabilidad social", explicó el secretario de Ambiente, Obras y Servicios, Diego Coronel.

Y agregó: "Esta actividad tiene que ver con mitigar el impacto ambiental y alentar a los vecinos al cuidado ambiental".

La intención es que este proyecto de cierre esté listo a fin de año, pero para que esto se pueda concretar, lo último que les queda por resolver es una cuestión social de un grupo de personas que todavía vive del basureo. Alrededor de 30 personas con sus respectivas familias, que no viven allí, aún tienen El Pozo como medio de vida y de sustento diario.

Esta treintena de personas no habitan en ese sitio, sino que viven de El Pozo, es decir, todos los días recorren el lugar en busca de material recicable para luego venderlo y ganar algo de dinero.

Este proceso de erradicación de personas de El Pozo lleva ya varios años, pero ha ido disminuyendo paulatinamente. En esto está abocado el personal de trabajo social del municipio del oeste mendocino.

En cuanto a lo ambiental, desde hace tiempo no se arrojan residuos, aunque esta solución ambiental lleva tiempo.

Según fuentes oficiales consultadas, ya no se arroja basura, excepto escombros, los que sirven para ir rellenando El Pozo.

Durante décadas, este socavón era el vaciadero de los residuos. Los camiones municipales tiraban la basura en esa zona, sin embargo, desde hace varios años eso ya no ocurre.

A pesar de esto, hay personas que continúan tirando basura allí, una práctica y una costumbre, que lamentablemente, se repite.

Con el correr del tiempo, lentamente, se ha ido ganando terreno con espacio verde y plantaciones de árboles.

La intención por parte de la Municipalidad es, antes de fin de año, presentar el Plan de Ordenamiento Territorial y dentro de este marco cerrar, finalmente, El Pozo.

Una vez que este proceso concluya, el siguiente paso es descontaminarlo. Es que la basura ha generado metano, gases tóxicos y combustible. Quedan 4.000 metros cúbicos por remediar.

Después de que el terreno esté limpio, la última etapa consistirá en erradicar el metano y todo el material tóxico para luego poner escombros para tapar el enorme pozo, más tarde residuos forestales o verdes y la culminación con la forestación.

Más noticias