Mendoza Miércoles, 4 de abril de 2018

Faltan pediatras en Mendoza, sobre todo en la zona Este

Las quejas de los habitantes de La Paz visibilizaron que en Mendoza hay pocos especialistas para los más chicos.

El fin de semana extra largo dejó en Mendoza algo más que datos turísticos. Los habitantes de La Paz, por ejemplo, se quejaron porque no hubo guardia pediátrica en el hospital Arturo Illia. Esta falencia develó una problemática más profunda y más general: faltan pediatras en Mendoza. "Cuando completan la residencia, muchos prefieren hacer superespecialidades en lugar de comenzar a ejercer", dijo el director de la Región Sanitaria Este, Daniel Llaver.

Llaver, que además de ser el máximo responsable de la salud pública en la zona Este es pediatra, explicó la situación de La Paz en particular y de Mendoza en general.

Sobre las quejas de pediatras durante estos últimos días en el hospital paceño el funcionario sostuvo que "nunca hubo guardia pediátrica en La Paz. Hay una guardia general que atiende a todos. Si hay alguna patología urgente que necesita la atención de un pediatra, el caso es derivado al Perrupato o al Notti". También indicó que si se trata de situaciones comunes y sin urgencia, la familia debe regresar un día hábil al Arturo Illia, cuando hay un pediatra atendiendo en consultorio. Llaver indicó que el de La Paz es un hospital de baja complejidad y que "la cantidad de población, de unos 10.000 habitantes, no justifica una guardia pediátrica".

Luego diferenció esta situación, con la que ocurre en el hospital Humberto Saporiti, de Rivadavia, donde tampoco hay guardia pediátrica. "Hace más de un año que estamos intentando crearla, porque la cantidad de habitantes lo merece, pero no se consiguen pediatras y hemos tratado de ir resolviendo esto con la atención por consultorio matutina y vespertina, además de la presencia de un neonatólogo".

Además sostuvo que esta carencia de pediatras no se da solo en el Este, sino que "también afecta a todas las regiones de Mendoza, especialmente las zonas alejadas del Gran Mendoza".

Son pocos

El Hospital Regional Alfredo Ítalo Perrupato es el único efector de salud de la zona Este que tiene guardia pediátrica tanto en el ámbito público como en el privado. "Esto se debe especialmente a la falta de pediatras que hay en toda la provincia y que se siente especialmente en las zonas más alejadas", dijo Llaver.

Según el responsable regional del Ministerio de Salud, esta carencia responde a varios factores, pero especialmente a que aquellos que han cumplido los cinco años de residencia que exige la especialidad "prefieren hacer una superespecialidad, como infectología pediátrica o endocrinología pediátrica, antes que empezar a ejercer". Para el médico "los motivos pueden ser por una necesidad personal de perfeccionarse o un objetivo económico".

Llaver contó que "de los cuatro residentes de Pediatría que tiene el Perrupato anualmente, son los menos los que deciden comenzar a trabajar y quedarse. Los otros siguen estudiando o se van a sus lugares de origen, hay varios que vienen de San Juan o San Luis, o a ciudades con más población".

Para tratar de atenuar esta carencia, en el Perrupato han hecho que durante el último de los cinco años de residencia el médico cumpla su servicio en los centros de salud de los distritos.

Son profesionales que "están muy mal remunerados"

"Yo me recibí hace más de 30 años y el pediatra siempre ha estado muy mal remunerado. Hoy están mejor y cobran un plus diferencial, pero aún se reclama que ese plus sea mayor. La falta de profesionales en parte es una cuestión económica", indicó Daniel Llaver, director de la Región Sanitaria Este.

El funcionario sostuvo que el principal motivo de esta falta es que los pediatras noveles prefieren seguir perfeccionándose. Por ese motivo "el Estado está tratando de ir cerrando estas 'superespecialidades' para promover que vayan ejerciendo su profesión apenas terminada la residencia", explicó.

Como ejemplo de una problemática similar en el sistema de salud, Llaver indicó que "se ha dictado una ley en el caso de los residentes de anestesiología que se los obliga a trabajar durante dos años en donde el Estado los mande".