Mendoza Jueves, 15 de noviembre de 2018

Entre Uber y Cabify no llegan a los 90 vehículos en Mendoza

Las plataformas empezaron con menos coches de lo esperado y el servicio no cubre todo el radio del Gran Mendoza.

Las expectativas por la llegada de Uber y Cabify a la provincia eran altísimas, tanto que por el momento y a casi un mes del lanzamiento, no están siendo alcanzadas. Entre las dos plataformas digitales suman apenas 86 vehículos disponibles y todavía no logran dar servicio a todo el Gran Mendoza como estaba previsto. Desde el Gobierno creen que las exigencias de la ley de Movilidad hicieron que se sumen menos interesados de los que se preinscribieron.

El jueves 22 de noviembre se cumplirá un mes de que comenzó a operar Cabify (Uber lo hizo dos días después), y hasta el momento solamente hay registrados 53 conductores de Uber y 33 de la empresa española. Esto, a pesar de que contaban con miles de inscriptos a pocos días de anunciar el arribo a Mendoza.

La cifra es de por sí mucho más baja de lo esperada, sobre todo teniendo en cuenta que Uber confirmó que tenía más de 11.000 preinscriptos cuando se reglamentó la ley de Movilidad, y más de 1.000 conductores en condiciones de empezar a trabajar en la plataforma electrónica el día que hicieron el lanzamiento.

El bajo número de choferes viene haciendo que el servicio no sea tan bueno como se prometía, ya que sigue siendo difícil conseguir un conductor que tome el viaje, sobre todo si el pedido no es desde la zona del microcentro. Eso genera demoras en la aprobación de la solicitud de los usuarios, y por ende en que llegue el coche a buscarlos.

Desde la secretaría de Servicios Públicos consideraron que el gran número de exigencias para poder ser conductor puede haber influido en que muchos desistieran de obtener la habilitación, pero también creen que se irá dando un crecimiento paulatino de las aplicaciones.

Baja rentabilidad

Una de las teorías de por qué no se suman conductores está directamente relacionada a la baja rentabilidad. Eso principalmente por los importantes aumentos que hubo en el precio del combustible, sobre todo desde que se aprobó la ley de Movilidad hasta la fecha.

Las tarifas de los viajes de las plataformas digitales son considerablemente más bajas que las de taxis y remises, lo cual es muy beneficioso para los usuarios, pero no así para los conductores, que de lo que ganan deben tributar un porcentaje a la empresa y además deben hacerse cargo de los gastos en nafta.

Por ese motivo, para poder obtener cierta rentabilidad económica, los choferes deben hacer turnos largos, de por lo menos seis o siete horas y con viajes constantes. De otro modo, las ganancias solamente les alcanzan para solventar los otros gastos fijos como los seguros y el monotributo, entre otros.

-Carnet profesional. Fue uno de los limitantes principales a la hora de darse de alta como conductores de las plataformas electrónicas, lo mismo que el seguro de terceros transportados.

-Vehículos nuevos. Los autos de Uber y Cabify deben tener menos de cinco años de antigüedad, detalle que no todos los interesados pudieron cumplir. Los taxistas y remiseros que quieran sumarse pueden tener 10 años.

Más noticias