Mendoza Miércoles, 28 de noviembre de 2018

El SUTE y docentes se oponen a arrancar el 18 de febrero

Desde el gremio aseguran que no fueron llamados para definir el inicio del ciclo lectivo

El Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) se opuso inmediatamente al anuncio del calendario escolar 2019, que prevé el inicio de clases el lunes 18 de febrero y el final de las mismas el 11 de diciembre.

La queja principal tuvo que ver con el hecho de no haber sido consultados por el Gobierno para pactar una fecha en conjunto, motivo por el cual se sienten avasallados.

Por otra parte, desde el SUTE aseguran que este año no se pudieron cumplir los 180 días de clases en todas las escuelas de Mendoza por diferentes motivos, por lo que "no es serio hablar de 190 días efectivos".

"Lo primero que nos tenemos que preguntar es si el Gobierno y el propio director general de Escuelas pudieron anunciar que este año ninguna escuela perdió días de clases por problemas de infraestructura, cloacas, gas o luz. Si no pueden anunciar eso estamos ante una clara demagogia, porque no pudieron garantizar los 180 días de clases para el conjunto de las escuelas. Hemos tenido muchísimos problemas", expresó Sebastián Henríquez, conductor del gremio docente.

En ese sentido, aseguró que una gran cantidad de establecimientos tuvieron problemas de infraestructura, de cloacas, luz y gas, motivos por los cuales no se dictaron clases en distintos momentos del año.

Docentes en contra

Varios docentes expresaron su postura negativa en diálogo con Canal 7. Uno de ellos fue Franklin Murúa, profesor de ciencias sociales y lengua en el Tomás Godoy Cruz, quien aseguró que no necesariamente cantidad es igual a calidad.

"Las escuelas son mucho más que una guardería para tener a los chicos adentro. Significa poder trabajar, instruir y educarlos. Necesitamos capacitación los docentes, pero también mejores salarios para una actividad como la docente, que requiere muchas horas de trabajo, no solamente dentro de la institución sino fuera", aseguró el docente.

Con el coincidió Mónica Pacheco, profesora de plástica del mismo establecimiento, quien dijo que incluso muchos chicos ya dejaron de asistir porque los padres no pueden pagar el servicio de transporte por unos pocos días del mes.

"A fines de diciembre estamos en aulas numerosas, que no son bien acondicionadas, no hay forma de incentivarlos para que trabajen porque vienen agotados desde el principio de la jornada. El calor es agobiante, el número también", agregó Pacheco.

La vicedirectora de la institución Patricia De Bortol, cerró asegurando que los profesores son muy entusiastas y predispuestos, pero llegados a fin de año están agobiados. "La actividad escolar es muy buena para los chicos pero tan extensa no los beneficia con días tan calurosos. Es cierto que la calidad educativa no se mide con tiempo, no es más tiempo igual a mejor calidad educativa".

Más noticias