Mendoza Jueves, 19 de julio de 2018

El 30% de las fincas del Este de Mendoza están en estado de abandono

El relevamiento fue realizado durante la campaña 2017-2018 de fumigación de la "polilla de la vid". Incluyó los cultivos no trabajados entre 2 y 4 años que pueden recuperarse.

El 30% de las fincas del Este de Mendoza están en estado de abandono. Este dato surge del relevamiento que realizaron los pilotos que llevaron adelante la campaña de fumigación aérea contra la Lobesia botrana, más conocida como "polilla de la vid", en la temporada 2017 /2018. Este porcentaje sólo contempla aquellos cultivos que todavía podrían recuperarse, abandonados entre los 2 y los 4 años, y no incluyen los que ya se han muerto.

Estos datos, si bien oficiales, no están incorporados a las estadísticas que maneja el Instituto Nacional de Vitivinicultura, ya que "el productor no denuncia el abandono de la propiedad inmediatamente y muchas veces nunca lo hace", indicó ayer Gabriela Lizana, de la Asociación de Productores del Oasis del Este de Mendoza (Aproem).

El dato surgió a raíz de comenzar a consultar el motivo por el cual había un retraso evidente en los trabajos de poda de los viñedos. Así se detectó que esto se había producido a retrasos en los pagos de cosecha, pero también a la existencia de una cantidad importante de fincas que han sido abandonadas.

Los pilotos elevaron este informe debido a que era necesario establecer qué superficie se beneficiaba con la fumigación. Allí se detectó que el 30% de la superficie fumigada ya estaba abandonada, aunque era indispensable incluirla dentro de la campaña para combatir la plaga.

Pero este panorama, bien claro en la zona Este, también se repite en otras zonas de Mendoza, especialmente en el Sur.

Este no es un fenómeno reciente, sino que es una profundización de un proceso que comenzó en la década del '90. "Sólo hay 24.116 viñedos en el 2017, contra los 36.402 de 1990", dijo Lizana, apoyada en un informe anual de superficie cultivada realizado por el INV. Sin embargo, resaltó que en ese período "la cantidad de hectáreas cultivadas en el país creció 5%".

La dirigente vitivinícola indicó que "hay 12.000 productores menos" en este período de casi 30 años. Esto indica que hay muchos que han abandonado la actividad por condiciones desfavorables del mercado, pero también que "hay viñedos más grandes y los pequeños productores se quedan afuera del negocio vitivinícola".

Este 30% detectado desde el aire en la campaña contra la polilla de la vid es sólo lo último que ha dejado de producir.

Antes muchos productores pequeños y medianos vendieron sus fincas a grandes productores, algunos transformaron o vendieron sus fincas para transformarlos en emprendimientos inmobiliarios y otros, la mayoría, debieron abandonarlos ya que la lejanía de sus propiedades les impedía cualquiera de las alternativas anteriores.

Demoran pagos de la cosecha y los postergan para agosto y diciembre

La situación de los productores pequeños no es simple este invierno. Están demorados los pagos de la cosecha 2018 porque "vendieron uva a pagar hasta julio y ahora les dicen que se las pagan como vino a partir de agosto y hasta diciembre, a un precio más bajo que el acordado originalmente", indicó un vocero del sector.

"Lo peor es este abuso institucionalizado que se ha hecho costumbre, un abuso permitido que ya se toma como algo natural", dijo Gabriela Lizana, de Aproem.

La dirigente indicó que "esto es algo que no existe en ningún lado del mundo. En Europa se están aplicando los códigos de buenas prácticas comerciales y lo que ocurre acá es, allá y en cualquier parte del mundo, una práctica de comercio desleal".

Para la titular de Aproem, "los gobiernos, y aclaro que no me refiero a este sino a todos, se han dedicado a tercerizar la política vitivinícola en manos de los grupos concentrados".

Al respecto también subrayó el informe del INV en donde se indica que el 59% de los viñedos existentes en el país son menores a 5 hectáreas y concentran el 14% solamente de la superficie cultivada de la vid, siendo el 86% de la tierra, viñedos mayores de 5 hectáreas.

Otro dato que prueba la concentración creciente es que 629 viñedos que son el 2,6% de la cantidad de viñedos total, representan o tienen el 26,9% de la superficie total existente en el país.

"Hay que establecer normas que fijen pautas de comercio sano y que permitan identificar y evitar el comercio desleal, protegiendo el eslabón más débil, que es el sector productivo, el pequeño productor. Obligar a contratos escritos con un código de buenas prácticas comerciales", dijo Lizana.

Más noticias