Mendoza Miércoles, 14 de noviembre de 2018

Dos perros ayudaron al andinista perdido y le dieron calor

Walter Moreno se había perdido el domingo en Cacheuta. Los animales lo protegieron del frío.

La historia tuvo un final feliz, apotéotico. Walter Moreno (53), el andinista mendocino que se extravió el domingo por la tarde al bajar del Cerro Ponderado (tiene 2.700 metros de altura sobre el nivel del mar), cercano a la zona de la Quebrada de los Berros, de Cacheuta, fue rescatado sano y salvo. Fue hallado en una de las laderas del Cerro Ponderado, según informó el Ministerio de Seguridad. En el operativo participaron Cuerpo de Aviación Policial, guías, andinistas locales y corredores de montaña.

"Llegó súper bien, estuvo un poco más de 48 horas en un mismo lugar, se quedó ahí por vértigo", dijo y añadió: "Lo mejor de todo esto fue que dos perros de la calle, que nos acompañaron en toda la subida, como él se fue primero, se fueron con él y no lo abandonaron hasta que llegó la patrulla. Le dieron calor, lo ayudaron emocionalmente y con su compañía", le manifestó a Diario UNO un conmovido Mario Ramírez (le dicen Indio), una de las cinco personas que acompañó a Moreno en la subida al cerro.

Dio otro detalle llamativo. "Tenía dos bolsitas de Cereal mix, porque trabaja en Arcor y las comió en estos días con los perros. Es increíble, impresionante", señaló.

48 horas perdido. Walter Moreno se reencuentra con sus amigos tras el rescate de la policía.
48 horas perdido. Walter Moreno se reencuentra con sus amigos tras el rescate de la policía.

Contó cómo fue el reencuentro con su amigo. "En Blanco Encalada estábamos los seis amigos que habíamos ido al cerro, más todas las patrullas. Estaban todos sus compañeros de trabajo. Su jefe fue a la montaña y participó del rescate, que es durísimo".

Y dejó en claro que es un tipo muy querido: "Es impresionante lo que lo quiere la gente, es un tipo maravilloso. Tenía que ir al Hospital Español, estaba muy deshidratado y quemado, pero estaba parado, riéndose".

Negó que hayan ido desprovistos de los elementos de seguridad acordes a la situación. "Llevábamos todo, la modalidad nuestra no es llevar todas las cosas de alta montaña, es trail running, que vas lo más liviano posible, pero con comida, agua, botiquín, silbato, linterna y encendedor", apuntó.

La palabra del jefe de Policía

"Walter Moreno está muy bien. Más allá de los golpes no necesitaba de una asistencia médica", contó a este diario el Jefe de la Policía, Roberto Munives.

"Ellos eran seis y volvieron cinco. Él bajó por otro camino, se adelantó. Estuvo 48 horas perdido", dijo.

"A las 12.50 una patrulla de rescate de la Policía junto con andinistas voluntarios lo encontraron en las inmediaciones del inicio de la quebrada del estudiante. Se encontraba un poco golpeado, desorientado y muy deshidratado", afirmó.

"Esta persona fue hidratada, compensada y acondicionada para su traslado hasta que aproximadamente a las 16 horas llegó a la ruta 82 en Blanco Encalada, obviamente que ya está recuperado", señaló.

Dio más detalles del operativo. "Participaron unas 80 personas entre policías y voluntarios. La patrulla de rescate tiene grupos, esta vez trabajaron tres grupos de entre 6 y 7 efectivos cada uno", dijo.

Walter Moreno (es el de casco), acompañado por la gente que lo socorrió.
Walter Moreno (es el de casco), acompañado por la gente que lo socorrió.

"Estábamos muy preocupados porque en esa zona pasando las 48 horas de emergencia suceden las caídas, los accidentes y los golpes. Tuvo una noche muy fría, la del lunes, donde sufrió temperaturas de 1 o 2 grados bajo cero y a eso tenemos que sumarle que no llevaba equipo apropiado para estar en la intemperie". Sugirió: "Recomendamos que la gente que vaya a la montaña vaya provista de víveres, agua y silbatos. Hay que comunicar los distintos recorridos y no separarse de los grupos".

"Se está evaluando todo, el helicóptero tuvo 2 horas de sobrevuelo. Estos rescates así - sin perjuicio de que gracias a Dios él está bien-, son caros, demandan mucho esfuerzo del personal y muchos recursos", señaló.

"Hay que felicitar al personal de la patrulla (estaban trabajando desde el domingo) y a los voluntarios por todo", culminó.

El andinista vive en Carrodilla

Walter Moreno trabaja de administrativo en la empresa Arcor y reside con su familia en Carrodilla, Luján. Los amigos que lo acompañaron al ascenso al cerro fueron Mario Ramírez, Marcos Radich, Hernán Alenda, Laura Nardechia y Andrés Sáez.

"Los 6 hicimos cumbre. Él hizo cumbre solo, bajó y cuando nos fue a buscar se desvió del camino y se perdió. Todos llevamos algo para el dolor de cabeza por la altura. Con él vamos siempre para Vallecitos", dijo Ramírez.

"Este cerro no es de los difíciles, la única dificultad que tiene es que es lejos. Walter le pifió al camino porque estaba con neblina, pero los otros 5 hicimos cumbre y bajamos. Como él está bien físicamente va y viene", añadió.

"Llevaba silbato, botiquín, encendedor y sus remedios (es hipertenso), pero en una mochila chica. No iba con un camperón. Iba con pantalón corto", aportó.

-Integrantes. La esposa de Walter Moreno se llama Silvia Jofré (51) y trabaja en la Municipalidad de Godoy Cruz. Tienen dos hijos: Lucas (29)-estudia ingeniería- y Maximiliano (28)-profesor de educación física-.

-Datos. "Le hicieron análisis, ecografías y radiografías en el Hospital Español. Pasó dos noches con mucho frío 2 barras de cereales y 2 botellitas de agua", dijo Lucas sobre su padre. Quedó internado en forma preventiva.

Más noticias