Mendoza Miércoles, 4 de julio de 2018

Dalmiro Garay asumirá tras la feria

El gobierno se fastidió porque hay solo 4 jueces en la última semana de actividad. Mientras tanto el futuro supremo consiguió $450 millones para el Polo Judicial.

El gobierno de Mendoza volvió a la carga contra el Poder Judicial, al cuestionar que hay solo cuatro jueces de la Suprema Corte de la Provincia trabajando mientras otros dos están de licencia. Sin embargo, informó que Dalmiro Garay, el séptimo supremo recientemente elegido por el Senado (reemplazará a Alejandro Pérez Hualde que ya no está en funciones), asumirá después de la feria judicial de julio porque aun le restan tareas que concluir como ministro de Gobierno de Alfredo Cornejo.

La queja del Barrio Cívico, corporizada esta vez en el subsecretario de Justicia Marcelo D'Agostino, es contra la situación en la Sala Penal y Laboral de la Corte, que se quedó con un solo supremo, el juez José Valerio.

El subsecretario de Justicia Marcelo D'Agostino en Diputados.
El subsecretario de Justicia Marcelo D'Agostino en Diputados.

Sus otros dos integrantes, Omar Palermo y Mario Adaro están de licencia. El primero, ya se sabe, está desde hace un mes haciendo un master en Alemania becado por una prestigiosa institución internacional.

En cuanto a Adaro, tomó licencia por esta semana y luego entra en vacaciones por la feria de julio, que arranca el próximo martes.

José Valerio, Omar Palermo y Mario Adaro.
José Valerio, Omar Palermo y Mario Adaro.

D'Agostino protestó aseverando que esto no pasaría si estuviera aprobada la ampliación de la Suprema Corte de Justicia.

La sanción de dicha iniciativa se frustró la semana pasada en la Cámara de Diputados, cuando el oficialismo se quedó sin lo votos comprometidos por el PI-Protectora para dar el quórum que le permitiera el tratamiento en el recinto y la correspondiente votación.

El funcionario recalcó: "Hoy en día la Corte tiene 7 miembros pero en la Sala Penal y Laboral hay uno solo y no puede funcionar porque los otros dos miembros no están en Mendoza: uno es Palermo y el otro Adaro".

Entonces resaltó: "Claramente, no se está cumpliendo con el servicio de justicia que es lo que nosotros pretendemos con el proyecto. Al incorporar dos nuevo jueces, la ley tiene previsto dividir la Sala Penal y la Laboral que hoy está totalmente colapsada".

Marcelo D'Agostino puso énfasis además en que hoy nadie sabe a donde se fue el ministro Mario Adaro y que eso no sucedería si ya estuviera vigente la frustrada reforma de la Corte.

"El proyecto también propone la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia de los pedidos de licencia de los jueces de la Corte, que estarían obligados a hacer público y en caso de vacaciones, comunicar a donde se van", indicó el subsecretario.

En ese sentido destacó que "lo que buscamos con el proyecto que la oposición política rechaza por actitudes mezquinas y personales es la transparencia de la Justicia, algo que hoy no tenemos porque no está la ley y por lo tanto no podemos saber donde están los jueces".

Minimizaron la crítica

Desde la Suprema Corte prefirieron declinar cualquier respuesta oficial a los cuestionamientos del Poder Ejecutivo.

Sin embargo, remarcaron en off que la Sala Penal y Laboral no se queda sin funcionar porque cualquiera de los dos jueces de la Sala Civil y Administrativa (Julio Gómez y Pedro Llorente) pueden reemplazar legalmente a los que faltan en la otra.

Pedro Llorente. Foto: archivo Diario UNO
Pedro Llorente. Foto: archivo Diario UNO

Fueron más allá, e hicieron notar que si Dalmiro Garay hubiera sido designado desde el martes por el gobernador Alfredo Cornejo como miembro de la Suprema Corte, perfectamente podría haber ido a integrar la Sala Penal y Laboral con José Valerio para subrogar a los que están ausentes.

El ingreso de Garay ya era posible desde el lunes porque Alejandro Pérez Hualde dejó su cargo el 1 de julio.

Fondos para el polo judicial

El gobernador, en cambio, aun necesita a Dalmiro Garay en su puesto, según dieron cuenta fuentes del Poder Ejecutivo.

De hecho, el aun ministro de Gobierno y futuro supremo de la Corte local, se reunió en Buenos Aires con el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano.

Germán Garavano.
Germán Garavano.

De allí se trajo el compromiso del la administración Macri, de tener fondos disponibles para afrontar la construcción del Polo Judicial, un complejo que se levantará detrás de la cárcel de Boulogne Sur Mer y San Felipe, en Ciudad, donde funcionará en el futuro el Poder Judicial.

Garay precisó que "acordamos con Garavano el financiamiento de parte de la obra del Polo Judicial. La semana que viene estaríamos firmando un acta acuerdo en la que el Ministerio de Justicia de la Nación se compromete a aportar hasta $450 millones para esa obra que ya ha sido licitada en dos etapas, la del Ministerio Publico Fiscal y el nuevo edificio de la Suprema Corte".

La idea, que ya había sido formulada sin ser llevada a cabo por el gobernador Celso Jaque, permitirá según dijo Garay que "las audiencias orales se realicen en esos edificios colindantes con la cárcel pudiendo trasladar a los detenidos sin tener que sacarlos en vehículos del penal".

Recalcó que será más seguro, reducirá costos y acelerará los tiempos.

-Ampliación de la Corte. La iniciativa para aumentar de 7 a 9 miembros el máximo tribunal aun está activa y el gobierno espera. El Justiciaismo le ofreció llevarla a 11 miembros si le aseguraban que uno fuera del PJ. Cornejo lo rechazó.