Mendoza Viernes, 6 de abril de 2018

Carson McCullers: viaje a lo profundo de nuestra humana esencia

Dentro del espacio Plus+Arte del Wine Rock en bodega Monteviejo, Laura Galarza disertará sobre esta escritora fundamental en la literatura contemporánea.

El año pasado se cumplieron 50 años de la muerte de Carson McCullers y 100 de su nacimiento. Ese nombre -en realidad compuesto por dos apellidos- era toda una señal en esta escritora acostumbrada a romper todas las reglas sociales de su época y no pocas también en la literatura.

Por eso es tan auspicioso que como parte del ciclo Plus+Arte que se desarrolla este viernes en la bodega Monteviejo a partir de las 15, Laura Galarza (psicoanalista, lectora apasionada y escritora) brinde una charla para conocer más o descubrir a esta enorme narradora norteamericana.

Amiga de Truman Capote y Tennessee Williams, sus obras -al igual que la de esos escritores- fueron llevadas al teatro y al cine, aunque no consiguió la popularidad de sus colegas, a los que les iba a la par en talento.

Laura Galarza explica el especial significado de que en un ciclo como el Wine Rock (el Plus+Arte se desarrolla un día antes) se incluya a una escritora como Carson McCullers, que cual estrella de rock rompió paradigmas y prejuicios, desde el sexo hasta luchar contra el racismo y favorecer la aceptación de la homosexualidad y las personas que eran, de un modo u otro, diferentes.

"Antes de casarse con Reeves McCullers -su nombre de soltera era Lula Carson Smith- habló con sus padres y les dijo: 'Yo antes de casarme con mi novio tengo que tener relaciones sexuales con él, porque si no, no voy a saber si mi matrimonio va a funcionar'".

-En esa época los padres se podían infartar con una propuesta de ese tipo por parte de su hija...

(Risas) -Eran los años '30 y no era usual que una chica de 19 años hiciera un planteo así, de manera abierta. Pero creo que sus padres fueron grandes mentores, porque no se asustaron con esta niña prodigio que habitaba su casa. Fue una mujer revolucionaria y sus padres la apoyaron en cada una de sus decisiones, es más, la mayor parte de su obra la escribió en su casa natal.

-Para muchos, la poderosa personalidad de Carson terminó por eclipsar un poco su obra, desde sus relaciones con otras mujeres hasta su gusto por vestirse de hombre...

-Absolutamente. Ella estuvo mucho tiempo enamorada de la fotógrafa Annemarie Schwarzenbach, a la cual le dedicó libros, pero realmente ella era un alma libre y cuando alguien le hablaba de condicionamientos o la quería acorralar con el tema de sus elecciones sexuales, ella no respondía. Tenía una mente increíble y eso se refleja en su literatura, de hecho, cualquier cuento que puedas leer de ella podría ocurrir acá, a la vuelta de la esquina, y eso te habla de esa cabeza que trasciende las fronteras y los tiempos.

-Algo muy singular en sus obras, es cómo retrata un mundo muchas veces difícil o tortuoso, que es la adolescencia. ¿Es un camino que la acercaría los lectores jóvenes?

-Por supuesto, hasta podría ser parte de las lecturas obligatorias de cualquier colegio secundario. Ella logra retratar ese pasaje de la niñez a la adolescencia, la incomodidad de esos años. En varios de sus cuentos y en sus novelas, aparece un personaje que es un adolescente, de esos que no van con el sistema. Ese momento espiritual lo capta tan bien, que en un punto todos nos identificamos con estos personajes, no sólo porque hay partes nuestras que siguen siendo rebeldes a lo que se nos impone o al sistema, sino porque en definitiva ella siempre está hablando de lo humano.

-Siendo vos psicoanalista, ¿por qué te interesaste tanto en la obra de Carson McCullers?

-Mi interés por la literatura no llegó de la mano del psicoanálisis. Soy psicoanalista, trabajo de eso, pero primero llegué a la literatura y después al psicoanálisis. Leo y escribo desde muy chiquita. Particularmente a Carson la descubrí en el taller de Guillermo Saccomanno. Todo lo que sé de literatura lo aprendí en su taller, con él estudié diez años.

-¿El les acercó textos de Carson?

-Hasta el día de hoy recuerdo el momento en que Saccomanno llegó al taller, abrió El corazón en un cazador solitario y leyó la primera página y esa primera frase: "En el pueblo había dos mudos que siempre andaban juntos". A partir de allí, se me abrió todo el mundo de Carson. El año pasado estuve releyendo toda su obra , porque varios de los libros reeditados el año pasado por Six Barral, nunca habían llegado a nuestro país.

-¿Cuáles de ellos?

-Por ejemplo El mudo y otros textos, que es un libro que en realidad es el proyecto de obra que Carson McCullers escribió previo a que se editara El corazón es un cazador solitario, que se llamaba originariamente, El mudo. Ese libro es el proyecto de novela que ella le mandó al editor -tengamos en cuenta que tenía 19 años- y vos lo leés y es de una perfección no de una chica de 19 años que escribe su primera obra, sino de alguien consagrado.

-¿Cómo se va a articular tu charla?

-Va a estar amenizada con música. Carson, antes de ser escritora, de niña fue concertista de piano y luego ella cambió de vocación, podríamos decir, pero la realidad es que eso está presente en toda su literatura, no sólo por la musicalidad de su obra, sino porque realmente está presente. De hecho, en el cuento que yo voy a leer se nombran un montón de obras de Bach o Beethoven, por ejemplo. Por eso vamos a escuchar un poco a Carson y otro poco de esa música que ella también escuchaba.

Sus libros. En un stand que va a estar habilitado en el lugar, los asistentes podrán adquirir los siguientes textos de Carson McCullers: Iluminación y fulgor nocturno, La balada del café triste, Reflejos de un ojo dorado y Reloj sin manecillas, con un precio diferencial al de las librerías.

La charla. Si bien el espacio Plus+Arte (articulado por Gabriela Nafissi) se desarrollará a partir de las 11, la charla de Laura Galarza será a las 15.

Cuándo: viernes a las 15

Dónde: bodega Monteviejo (Clodomiro Silva s/n, Vista Flores, Valle de Uco)

Entrada: con invitación, previo contacto al mail winerock@monteviejo.com.ar