Mendoza Sábado, 22 de septiembre de 2018

Buscan frenar el deterioro del Fuerte de San Carlos

El año pasado comenzaron a reparar parte de este lugar histórico del departamento, que data de 1770. Las excavaciones han permitido encontrar nuevos muros, piezas arqueológicas y mapas del 1726.

La puesta en valor del histórico Fuerte San Carlos, es uno de los objetivos que tiene la comuna que conduce Jorge Difonso, para construir y preservar datos que hablan de un pasado importante de ese lugar.

Las tareas comenzaron en septiembre del año pasado, apuntando a frenar el deterioro del lugar. La comuna se puso en alerta después del derrumbe provocado por una intensa lluvia.

"El año pasado se hicieron las primeras excavaciones arqueológicas, en simultáneo con tareas de consolidación. Se colocó una malla de hierro para contener las paredes y para que no se siga desmoronando el cuerpo de adobe", explicó el encargado del Museo Histórico y Regional, Ricardo Dengra.

Explicó el funcionario que los arqueólogos e investigadores que trabajan, hicieron excavaciones y presentaron el informe al intendente con datos muy relevantes. "Encontraron el croquis del fuerte de 1775 que certifica los datos que teníamos, y ahora se encontraron nuevos muros y pisos en una nueva sección", comentó.

Lo que se busca ahora es financiamiento para trabajar en una nueva etapa, seguir con los trabajos arqueológicos y poder rehabilitar el lugar.

Para mostrar los trabajos que se están realizando se han montado paneles con infografía.

"El trabajo es lento y tenemos que avanzar articulando la tarea con la provincia, la Nación y las instituciones de investigación porque estamos trabajando sobre un espacio que es un patrimonio cultural histórico y que es de la Nación", alertó Dengra.

Documentos históricos

En el último año encontraron una resolución jurídica sobre el lugar que data de 1704 y un mapa de 1726, que estaban en el Archivo Nacional de Chile.

Más allá de la importancia científica, de recuperar y conservar un monumento, el equipo de trabajo destacó que sea la comunidad de San Carlos la que haya querido poner esto en valor, porque lo ha incorporado a su identidad.

Más allá de que se un hito sanmartiniano, el Fuerte de San Carlos fue considerado un polo económico tras su fundación, en 1770.

Allí se producía forraje y se criaban animales, con los que después se proveía incluso a Chile. Además, desde allí se solicitaba personal de caza y tejedores.

Ya se está trabajando en el armado de un archivo histórico digital y se busca que el Fuerte San Carlos sea parte de una "ruta del adobe", que atraiga a turistas para conocer hitos departamentales.

Para todos

El intendente Jorge Difonso indicó que las tareas van muy bien. " Estamos trabajando con arqueólogos arquitectos, y especialistas que están descubriendo muchas cosas importantes. La idea es generar un espacio para que accedan los vecinos, la gente, y que lo disfruten, que lo vean. Antes estaba la reconstrucción antigua, pero gracias a la visión de los arqueólogos y arquitectos empezamos un trabajo muy audaz", dijo el cacique municipal.

Que el plan inicial se haya prolongado es sinónimo, también, de hallazgos inesperados. "Están surgiendo más datos de los que pensábamos leyendo los planos, como cimientos de la torre, muros enterrados. Aparecen materiales indígenas, que hay que explicarlos porque son anómalos, pueden tener que ver con procesos de formación y depósito posteriores a los niveles de ocupación o pueden tener que ver con los mismos niveles, donde además de los materiales modernos de consumo haya materiales de las poblaciones indígenas locales", contó María José Ots, investigadora del Conicet, al frente del equipo de arqueología.