Mendoza Viernes, 23 de noviembre de 2018

Bochatey aseguró que la Iglesia no encubre a curas

El comisario apostólico enviado por el Vaticano habló también sobre las cartas pornográficas encontradas entre las pertenencias del Cura Horacio Corbacho y dijo que eran de un seminarista.

El "comisario apostólico" Alberto Bochatey, designado por el Papa Francisco para que investigue la causa de abusos sexuales del Instituto Próvolo, aseguró que la Iglesia no encubre a estos casos, sino que investigan y colaboran para llegar a la verdad. Además, sostuvo que el cura Nicolás Corradi no tiene causas o denuncias en Italia.

"Cuando se supo lo que habría pasado se comenzó una investigación interna y en julio del año pasado el Papa me nombró a mi como comisario apostólico. Así que lejos de encubrir estamos trabajando, investigando y colaborando", aseguró Bochatey a Canal 7.

Y reforzó: "Es un tema de noticia casi cotidiana, sería imposible esconder esto. A veces la gente por la emoción, y con estos casos tan aberrantes cree, pero no se está encubriendo nada y se está buscando la verdad".

Sobre las denuncias a Corradi en Verona, Italia, el comisario apostólico aseveró: "Es una mentira sistemática que mantienen los medios. Nosotros presentamos en la causa que el padre Corradi en Italia no tuvo, ni tiene causas pendientes. Está en el expediente con las debidas notas internacionales, lo que sería el equivalente a nuestros antecedentes penales, tanto de Italia como de la región de Verona".

Bochatey expresó: "Una cosa es a un imputado que se lo encubra y otra cosa es que se lo investigue, y la Iglesia está investigando estos imputados, no estamos encubriendo. Todas las víctimas son verdaderas, cómo no le vamos a creer, cómo van a estar inventando eso. Estamos esperando el juicio, hace dos años que estamos esperando el juicio para tratar de ver qué podemos descubrir con la verdad, con la justicia, que es lo que hay que hacer".

También se refirió a las cartas pornográficas que se encontraron en la habitación del cura Horacio Corbacho, en el instituto Próvolo: "Tengo entendido que las escribió uno que era seminarista en ese tiempo y que se las mandaba al padre Corbacho".

Dijo: "El padre Corbacho las mandó a Roma hablando que este seminarista no podía seguir adelante, y después ese muchacho fue expulsado y tuvo un final trágico".

Y agregó: "Se ve que las conservó como archivo de ese muchacho que pasó por la congregación. Son cosas indefendibles y asquerosas".

Bochatey también respondió a las preguntas sobre la venta del predio del Próvolo, y aseguró: "Estábamos en una situación catastrófica desde el punto de vista económica. Ese predio durante dos años estuvo cerrado, un año y medio que no pudimos entrar, se hicieron más de 20 allanamientos y se excavó un montón. El edificio se estaba cayendo a pedazos, y las deudas que teníamos eran de 5 o 6 millones de pesos y los juicios laborales que estamos comenzando.

Teníamos que tomar una determinación con ese predio porque sabemos que van a venir muchas demandas más y el único bien que teníamos era esa propiedad",

"Sabíamos que la Municipalidad de Luján estaba buscando una sede, se hizo la venta, pagamos ya un montón de deuda y estamos preservando la plata de la mejor manera posible porque a medida que las víctimas sean corroboradas van a venir las demandas económica", explicó y agregó: "Es una pena que lo quieran poner en pesos sin intereses y esta plata va a estar para pagar a las víctimas".

Más noticias