Mendoza Domingo, 12 de agosto de 2018

Asumió Marcelo Colombo y no se ahorró críticas a los políticos

No hubo figuras del Ejecutivo ni del Poder Judicial. Sí lo acompañó el gobernador de La Rioja, donde fue obispo

Sofía Fernández

Periodista de El Siete

De perfil progresista, defensor de pueblos originarios y de los pobres, peregrino, sencillo, crítico del gobierno de Macri y sin pelos en la lengua. Así es el nuevo arzobispo de Mendoza, Marcelo Daniel Colombo, quien ayer se convirtió en el sexto arzobispo de Mendoza y séptimo diocesano al asumir el cargo que dejó vacante, tras su fallecimiento el 8 de diciembre de 2017, monseñor Carlos María Franzini.

"Vuelvo a la ciudad y a las poblaciones numerosas y al bullicio urbano", dijo en su primera homilía dirigida a los mendocinos, al hacer referencia a sus anteriores diócesis en las que estuvo a cargo como obispo, primero en Orán, Salta, y los últimos 5 años en La Rioja.

El nuevo pastor de la Iglesia local manifestó que desde el Cristo Redentor hasta Desaguadero, las ciudades, el desierto y los valles serán visitados por él para conocer a fondo cada comunidad de la provincia.

En su primer mensaje no escatimó en referirse a temas coyunturales como el debate de la legalización del aborto, a lo que dijo que "vale toda la vida", desde la concepción en el vientre materno hasta la muerte.

También dedicó un párrafo a los dirigentes políticos, a quienes les manifestó que con honestidad y trabajo pueden cambiar la vida de la gente. Sobre el cuidado del ambiente, sostuvo que no hay capital humano, interés económico o ventaja productiva que justifique la depredación de la naturaleza, la intoxicación del agua y del aire, ni la destrucción de selvas y montes.

El religioso no pudo contener la emoción al agradecer la presencia de los fieles de La Rioja que lo acompañaron en este nuevo desafío, como él mismo lo calificó, y en especial la de su familia: su madre, hermano y cuñada, y con la voz entrecortada le dedicó unas líneas a su padre fallecido. Y el Santuario de Lourdes lo acompañó con un fuerte aplauso.

La celebración se realizó en el santuario de El Challao, ante más de 2.500 personas, y estuvo presidida al comienzo por el nuncio apostólico en la argentina, monseñor León Kalenga Budikebele, quien primero leyó el "mandato apostólico" y luego le hizo entrega del palio arzobispal y el báculo a monseñor Colombo.

En medio del debate de un sector social de querer separar la Iglesia del Estado, y a pocos días de debatirse la despenalización del aborto, ningún miembro del Poder Ejecutivo y Judicial de la Provincia estuvieron en la primera misa de Marcelo Colombo. El único que asistió fue el presidente provisional del Senado, Juan Carlos Jaliff, y el intendente de Las Heras, Daniel Orozco, quienes lo saludaron al finalizar la ceremonia.

Quien sí acompañó al hombre de Quilmes fue el gobernador de La Rioja, Sergio Casas.

Dejanos tu comentario