Mendoza Sábado, 29 de septiembre de 2018

Apartaron al fiscal del caso Carleti para ser investigado

Carlos Torres fue denunciado por uno de los abogados defensores y se decidió que no siguiera al frente de la causa.

El crimen de la empresaria Norma Carleti (61) en Tunuyán, en marzo de este año, ha tenido casi tantos acusados como investigadores que han pasado por la causa y han tenido en sus manos el expediente.

Desde un ayudante fiscal que tomó el caso hasta experimentados en el rubro debieron tratar de rearmar el rompecabezas de un hecho complejo y resonante. La última novedad es el apartamiento de Carlos Torres, quien comandaba la pesquisa.

Cronológicamente, desde aquel 5 de marzo sangriento en el que encontraron a la víctima con más de 50 puñaladas en su casa, Adrián Frick fue el encargado de buscar a los culpables. La investigación fue avanzando y contó con el apoyo de una de las fiscales más reconocidas de la provincia, Claudia Ríos.

Apenas unas semanas después ya estaban los hermanos Guerrero detenidos como autores materiales, y le llegó el turno a Leonardo Hisa, ex marido de Carleti.

Quien fuera senador radical quedó preso e imputado como instigador del crimen, pero desde su arresto se insistió una y otra vez en que quede con domiciliaria por cuestiones de salud.

En una de las audiencias que debía definirse esto tomó intervención Javier Pascua, coordinador de los fiscales del Valle de Uco, que se pronunció en favor del beneficio del sospechoso, aunque el juez Oscar Balmes lo rechazó.

Tras esta situación Pascua se alejó de la investigación. Por entonces Claudia Ríos tampoco participaba y en su remplazo fue designado Carlos Torres, uno de los fiscales de Homicidios del Gran Mendoza, que acompañaría a Frick, el primer pesquisa que afrontó el caso.

Sin embargo, hace un par de meses para Frick llegó un golpe duro. Se conoció públicamente que rindió mal un examen para llegar al cargo de fiscal y esto derivó en que la Procuración lo sacara de la causa Carleti. En su lugar pusieron a Carlos Quiroga, que en ese momento estaba como fiscal sustituto y esperaba para concursar el puesto.

En este contexto, Carlos Torres lideraba el expediente y enfrentaba una y otra audiencia, en una investigación que en un momento llegó a tener 6 detenidos.

En estas contiendas judiciales, Torres fue denunciado por Pablo Cazabán, el abogado de la familia Guerrero. El letrado acusó al fiscal de no liberar a Juan Carlos Guerrero y a su pareja, Susana Hurtado, cuando la jueza Teresa Di Bari lo había ordenado.

Torres adujo que por cuestiones del Servicio Penitenciario no quedaron libres, y que antes de que esto se produjera él cambió las imputaciones y señaló que debían estar presos.

Otro punto que cuestionó el abogado Cazabán es que uno de sus defendidos, Eber Guerrero, estaba en prisión sin imputación.

En una de las instancias de apelación, el Segundo Tribunal Penal Colegiado extrajo compulsa para investigar estas presuntas irregularidades. Ante ello, desde la Procuración se decidió apartar a Torres del crimen de Carleti, por lo que ahora el expediente quedó al mando de Carlos Quiroga, que ya logró el cargo de fiscal de Instrucción en el Valle de Uco y contará con el apoyo de Fernando Guzzo, fiscal coordinador de Homicidios y quien recientemente actuó en el juicio por Genaro Fortunato.

Idas y vueltas, nombres y más nombres para investigar uno de los asesinatos más resonantes de los últimos tiempos. Hoy la pesquisa cuenta con cuatro detenidos: Guerrero padre, sus hijos Alexis y Kevin y Leonardo Hisa. Eber Guerrero y Susana Hurtado quedaron libres.