Mendoza Lunes, 6 de agosto de 2018

Al volver al trabajo, les falta un lugar para dar de mamar

Según la ley, las empresas y los sitios públicos deberían tener un espacio para que las mamás puedan sacarse leche.

En el baño, como pueden, en malas condiciones higiénicas, es en donde la mayoría de las mamás que dan la teta tienen que sacarse leche en sus trabajos, a falta de un lugar específico para hacerlo. Aunque en Mendoza cada vez hay más espacios "amigos de la lactancia", debería haber uno en cada lugar de trabajo.

Uno de los problemas con los que se encuentra el proceso de lactancia es cuando la mamá debe dejar al bebé para volver a trabajar después de su licencia. Eso no significa que se corte la conexión entre el bebé y la madre, pero sí pueden enfrentar dificultades.

Para que eso no pase, algo fundamental es que la mamá se extraiga la leche o que, en el mejor de los casos, le dé la teta a su bebé. Los lactarios o espacios para dar de mamar son fundamentales en este proceso y según la Ley 26.873 de Promoción y Concientización de la Lactancia Materna, debería haber uno en cada lugar de trabajo o espacio público.

Mónica Rinaldi, directora de Maternidad e Infancia de la Provincia, dijo que si bien hay bastantes, todavía son pocos. "Lo que falta es la concientización pública y que las mujeres sepan que lo pueden reclamar porque es su derecho", explicó la funcionaria.

"A veces las mamás se sienten avergonzadas por pedir permiso para salir a dar de mamar. Muchas veces se sacan la leche en el baño o no se la sacan, y cuando empiezan a trabajar si no se sacan, la leche disminuye", comentó Rinaldi.

Por extraño que parezca, proveerle a una mamá o una trabajadora un lugar en donde sacarse leche no implica una inversión económica honerosa. "La única dificultad es un espacio, es tener una habitación pequeña, con un sillón y una heladera, que puede ser un frigobar donde ella pueda guardar la leche. Esto tiene muchos beneficios: si el bebé se amamanta, se enferma menos y la mamá falta menos al trabajo. Darle un espacio así hace que la mujer se fidelice", comenta Rinaldi, y aclara que el baño no es un lugar higiénico para la extracción de la leche.

Desde la Dirección de Maternidad asesoran para que habiliten estos lugares. Uno de los últimos con los que estuvieron trabajando es con el Mendoza Plaza Shopping, que en la próxima semana tendrá un espacio amigo de la lactancia.

"Vemos a mamás que les dan la teta a sus hijos en un banco, en un pasillo, por eso la idea de dar un servicio para estimular la lactancia y que estén cómodas. Pusimos cuatro sillones y percheros para que puedan colgar sus pertenencias", comentó Andrés Zavattieri, gerente del centro comercial.

En el Concejo Deliberante de la Ciudad de Mendoza pusieron un espacio que pueden usar tanto las mamás que trabajan ahí como cualquier otra vecina que lo necesite. Además de brindar un espacio más acogedor, les dan un refrigerio frío o caliente.

"Lo diseñamos con mis compañeras de trabajo; una trajo una guarda con motivos infantiles, buscamos hacer un lugar acogedor, me imagino que algo tan lindo como el contacto con tu hijo tiene que ser agradable, que puedan colgar su cartera sin que les pase nada", expresó Beatriz Martínez, presidenta del Concejo.

Para los ediles, el dinero tampoco fue un obstáculo. "Tapizamos un sillón cómodo que había y creo que compramos dos mesitas. Hemos invitado a los comercios a que hagan lo mismo y tuvimos buena recepción", contó.

En primera persona

Rocío Varela (39) es vecina del barrio Bombal y fue la mamá que inauguró el espacio de lactancia del Concejo Deliberante de Mendoza capital. Con su bebé, Alvarito (un año y medio), que en ese momento tenía un mes, probaron el lugar.

"Me pareció genial el proyecto, estoy re de acuerdo con los espacios abiertos para dar de mamar. Hasta hace un año tenía un negocio, y cuando nació el bebé decidí cerrarlo y ser mamá tiempo completo por dos años. Cuando tenía a Larita (6) en mi negocio tenía un sillón cómodo porque yo iba a trabajar con ella y tenía todo acomodado para el bebé; mis clientas esperaban un ratito mientras daba la teta", contó Rocío sobre su experiencia.

Dejanos tu comentario