Un ladrón solitario asaltó a un empleado de una estación de servicio y lo curioso que le pidió disculpas y un abrazo a la víctima antes de huir.

El hecho ocurrió en la madrugada del pasado viernes en una estación de servicio de Bahía Blanca cuando un hombre sorprendió al empleado con un arma de fuego.

Una vez reducida la víctima, el ladrón se alzó con 9 mil de lo recaudado y después le pidió que le convide cigarrillos.

Pero eso no fue todo, antes de escapar le pidió al empleado que le diera un abrazo, señalaron fuentes policiales.

"Me dijo que estaba re duro y que lo perdonara", manifestó el trabajador, que tuvo que poner la denuncia.