LAS COIMAS K Sábado, 4 de agosto de 2018

Esperan que Valenti se entregue el lunes

Francisco Valenti, ejecutivo de IMPSA, se presentará ante el juez Bonadio por la causa de los cuadernos de las coimas.

Francisco Valenti, el ejecutivo mendocino miembro del directorio de IMPSA (Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA), quien está acusado por el juez Claudio Bonadio en la causa de los cuadernos de las coimas, se entregará a la Justicia federal de Buenos Aires el próximo lunes, cuando arribe desde el Lejano Oriente, donde disfruta desde el 4 de julio pasado un tour turístico por varios países de la región con su familia.

La novedad la adelantó en El Siete la periodista Marcela Navarro, quien detalló en su informe que el aviso de que llegará al país ese día para someterse al proceso judicial frenó una orden de captura internacional inminente que el tribunal tenía previsto librar.

Mientras tanto, IMPSA comunicó el viernes a la Comisión Nacional de Valores que le dio a Valenti "licencia por tiempo indeterminado" y por lo tanto ya no integra el directorio. Su lugar en el gigante metalúrgico será ocupado por Eduardo Andreu.

Según trascendió, los asesores legales de Francisco Valenti alertaron al tribunal de Bonadio de que volverá el próximo lunes y se presentará, lo que evitó que el juez rubricara una orden judicial declarándolo en rebeldía y poniéndolo en la lista de "buscados" de Interpol.

Técnicamente no está prófugo

El ejecutivo de IMPSA no quiere ni ser arrestado, ni llegar esposado a los tribunales en medio de un gran operativo policial y mediático. Y es que, técnicamente, Francisco Valenti no está prófugo.

Así lo explicaron especialistas en la materia a Diario UNO, quienes señalaron que mientras el juzgado no libre la captura no se considera judicialmente que esté desplegando una conducta impropia de no sometimiento a la investigación.

Lo puramente objetivo es que el juez Claudio Bonadio ordenó allanar el domicilio de Francisco Valenti, en el barrio Santa Ángela, en Godoy Cruz, y su consecuente detención.

Cuando la policía ejecutó la orden en la casa del directivo empresarial, supo que la persona buscada estaba de vacaciones en Asia.

Sus allegados tendrían que comunicarle la novedad y sin duda Valenti iba a necesitar unos días para regresar de Oriente.

Valenti ni se resistió, ni se escapó, ni evitó la detención. Simplemente está en el exterior desde hace un mes. Por esa razón no está prófugo, ya que a priori, no está emprendiendo un raid fugitivo.

Si el lunes no aparece, entonces sí se librará la captura aunque si el juez Bonadio cree que ya lo esperó lo suficiente y no se conformó con el aviso de los letrados de Valenti, podría librar la captura en cualquier momento.

Mejor esperar a detener

Es un hecho que el juez Bonadio esperará a que el mendocino llegue por sus propios medios a tribunales el lunes que viene.

Adelantar la detención con una orden internacional forzaría a que el ejecutivo de IMPSA quede preso en el extranjero, lo que en ese caso obligaría al juez a tramitar una orden de extradición para que el país que lo detuvo se lo entregue.

La extradición suele ser un proceso mínimamente largo, algo engorroso que incluso se puede complicar, que ya no involucra sólo al juez sino a los gobiernos del país que lo pide y el que lo tiene detenido y que además requiere la intervención de los ministerios de Relaciones Exteriores.

Si la detención se produjera en un Estado que no tiene acuerdo de extradición con Argentina, ese país no estaría obligado a entregar a Valenti a Buenos Aires.

Por todas estas razones se descuenta que ante el aviso de sus asesores legales el magistrado optaría por la racional decisión de aguardar y darle la chance de que se presente por su cuenta.

Al fin y al cabo al juez le faltan sólo dos acusados que aún no se presentaron. Uno es Valenti y el otro es Oscar Thomas, un ex ejecutivo del Ente Binacional de la Represa de Yaciretá, que también estaba en el exterior, concretamente en un emirato árabe.

Se dice que el mendocino no regresará a la provincia para pasar por su domicilio en Godoy Cruz.

Al contrario, aterrizaría directamente en Ezeiza y de allí iría a los tribunales de Comodoro Py, tras reunirse con sus abogados.

Evitar Mendoza y cualquier otro recorrido previo y lejano a Buenos Aires lo pondría en el blanco de caer detenido por cualquier fuerza de seguridad que sepa que anda dando vueltas por ahí y quiera hacer méritos.

Por otra parte, otros empresarios y ex funcionarios que no fueron hallados el día de la redada de allanamientos se fueron presentando a la Justicia en los últimos días de esta semana sin necesidad de salir a perseguirlos y capturarlos.

El otro vinculado a Mendoza

Casualmente uno de los que el viernes se entregó voluntariamente fue el ejecutivo que construyó un tercio de la cárcel federal en Mendoza y abandonó la obra pero cobró el 70%, como lo denunció en estos días el gobernador Alfredo Cornejo.

Juan Carlos de Goycoechea, ex número uno de la filial argentina de la constructora española Isolux Corban, apareció ayer en Comodoro Py y estaría dispuesto a declarar como arrepentido. Aseguran que en esta agitada semana en la que ocupó las primeras planas de las noticias había estado practicando esquí

El ejecutivo cordobés, abogado y experto en finanzas bancarias, no es cualquiera en la causa: es uno de los principales sospechosos, quien comandó con Isolux la construcción de la central térmica de Río Turbio por la que el ex ministro de Planificación Julio De Vido está preso.

Más noticias