Te puede interesar...

Los hermanos Riportella. Los tres detenidos. Y todo parece indicar que los tres deberán afrontar un juicio donde arriesgan hasta 15 años de prisión por un violento robo en Godoy Cruz donde sustrajeron una millonaria suma de dinero.

Fue en las primeras horas de 18 de marzo de 2019, cuando tres sujetos armados irrumpieron en una propiedad ubicada en las inmediaciones de Villa Hipódromo. Allí se encontraba un matrimonio de ancianos. Mientras el hombre dormía en la habitación ubicada en la planta alta, la mujer estaba en el comedor.

Fue la primera en ser abordada por los ladrones. “Llevame arriba a donde está tu marido. Sabemos todo de ustedes”, le dijo uno de los asaltantes mientras le apuntaba a la cabeza con un arma de fuego.

Sin otra opción, la víctima obedeció. Uno de los malvivientes se quedó en la planta baja de la propiedad, mientras que los otros dos sorprendieron al hombre que dormía. Lo encañonaron y le pidieron “la plata”. Los malhechores sabían que había mucho dinero en la casa.

Es así que les sacaron 90 mil dólares, 510 mil pesos en efectivo, un reloj y teléfonos celulares. También arrancaron el cable del teléfono fijo para que las víctimas no pudieran pedir auxilio. Luego huyeron, sin saber que habían sido detectados por cámaras de seguridad.

Un mes y medio después, los hermanos Miguel (31) y Leonardo (22) Riportella fueron detenidos en el marco de la investigación que lideró el fiscal de Robos y Hurtos Gabriel Blanco.

Ambos fueron imputados y la causa ya estaba lista para ser debatida en un juicio oral. Sin embargo, esa instancia quedó en stand by ya que en agosto pasado fue atrapado el tercer sospechoso, el menor de los hermanos Riportella, Enzo (20).

Este lunes el juez Diego Flamant dictó la prisión preventiva en su contra y ahora restará que también se decida su elevación a juicio y junto a sus hermanos se sienten en el banquillo de acusados –sea en forma presencial o virtual- por el robo en Godoy Cruz.

Como están acusados por robo agravado por ser cometido en banda y por uso de arma impropia, arriesgan una pena que va de los 5 a los 15 años de cárcel.