Un médico ginecólogo condenado a abuso sexual, que lleva 3 meses detenido, pidió el beneficio de la prisión domiciliaria para cuidar a su madre enferma, pero la justicia se la negó. Deberá continuar su pena de 4 años y 6 meses en la cárcel.

Se trata de Maximiliano Julián Cazorla, de 46 años, quien fue condenado por abusar sexualmente de una paciente en 2013, cuando la víctima fue a atenderse por primera vez a su consultorio.

Te puede interesar...

Este jueves se realizó la audiencia para resolver el pedido del condenado de prisión domiciliaria para cuidar a su madre, quien es mayor de edad y está enferma. Pero el fiscal Tabaré Ezcurra, se opuso al pedido debido a que no está previsto en la ley este tipo de excepciones.

La víctima también participó de la audiencia virtual, en la cual solicitó que no le dieran la domiciliaria debido a que ella vive cerca de la casa del médico y tiene miedo.

Al ginecólogo le quedan por delante cuatro años de condena, y tiene un juicio pendiente por otros casos de abuso sexual que cometió de la misma manera.

Ante este panorama, el juez de Ejecución Penal Sebastián Sarmiento, le negó la domiciliaria, por lo que Cazorla deberá seguir preso en el penal Almafuerte, en Cacheuta.

Antecedente

En julio de 2019 Cazorla fue condenado a 4 años y 6 meses, luego de haber sido denunciado por una mujer, quien en 2013 fue a hacerse atender por él por primera vez. La consulta era para conocer métodos anticonceptivos, debido a que por primera vez había tenido relaciones sexuales.

El ginecólogo se aprovechó de la joven, y le hizo hacer poses que no corresponden con una consulta médica, además de tocarla indebidamente y de decirle cosas fuera de lugar.

A pesar de la condena que recibió, el hombre continuó en libertad hasta que en el 2020 la Corte dejó firme su condena, y recién allí fue detenido y quedó alojado en el penal Almafuerte.

Además, tiene otra causa por abuso sexual cometido de la misma forma en 2018 en Tupungato, que se espera que se fije la fecha para el juicio.