Diario Uno > Horóscopo > Zodiaco

Zodíaco: los signos que atraen al dinero

Todos tienen la posibilidad de generar efectivo a través de su actividad o trabajo. Pero hay cuatro signos que atraen al dinero y facilitan las cosas cuando hace falta plata

El zodiaco destaca cuatro signos a los que la fortuna les sonríe. Algunos logran tener éxito económico por su optimismo, otros por su intuición y no faltan los que siempre tienen una cuota de suerte. Estos son los signos que atraen el dinero.

ARIES (21 de marzo al 19 de abril)

Te puede interesar...

Los arianos tienen la cabeza abierta a nuevas ideas y son sumamente optimistas. Luchan hasta conseguir lo que se proponen, no se rinden por nada y se caracterizan por ser exitosos. Esta forma de ser siempre atrae el interés de quienes están en búsqueda de invertir o, simplemente, comprar en un negocio: desde un kiosco hasta una mega empresa. ¡Son los socios ideales para cualquier emprendimiento!

TAURO (20 de abril al 20 de mayo)

Fuertes como ninguno de los demás signos, los toros son ordenados, metódicos y muy ambiciosos. El secreto para ellos es la planificación, meditan cada paso en detalle y los resultados -a la corta o a la larga- terminan viéndose en la cuenta bancaria. Generan confianza en los demás, por lo que siempre encuentran inversores o clientes. ¡Eso sí, no les gusta el riesgo ni dejan nada librado al azar!

GÉMINIS (21 de mayo al 20 de junio)

El secreto de Géminis es su flexibilidad para adaptarse a los tiempos que corren. Nada para los nacidos bajo este signo es imposible ni despreciable en cuanto a trabajo se refiere para conseguir dinero. Lo mismo les da administrar una empresa sólida que tener que subirse a manejar un UBER y remarla desde abajo. Son inteligentes y muy intuitivos para hacer funcionar los negocios o progresar en su trabajo. Además, ¡la suerte siempre está de su lado!

CÁNCER (21 de junio al 22 de julio)

Los cangrejos han desbloqueado niveles impensados de intuición. Suelen ver la rentabilidad en diversas actividades años antes que cualquiera. También son muy sobrios a la hora de retirarse cuando las cosas "no van más". No les da pena tener que cerrar el negocio familiar que pasó de generación en generación si ven algo que puede ser más redituable. Sin embargo, tienen una debilidad: les cuesta jugarse todo cuando ven una buena oportunidad y esto, muchas veces, los deja lamentándose por "dejar pasar el tren".