Estuvo una década prófugo. Deberá pasar el mismo tiempo encarcelado. Una investigación por abuso sexual en Luján de Cuyo terminó este viernes con la condena de un hombre que violó en reiteradas ocasiones a su hijastra de 14 años. Los vejámenes ocurrieron entre 2009 y los últimos días de abril de 2010, cuando se radicó la denuncia penal. El lugar fue una casa ubicada en Chacras de Coria donde vivía el abusador con su pareja y tres hijas de ella.

La reconstrucción de los hechos apunta a que el padrastro cometió al menos cuatro veces los vejámenes. En todos los casos fue con el mismo modus operandi: ingresó a la habitación donde dormía la víctima -junto a sus hermanitas de 13 y 12 años-, la abusó vaginal y analmente y le decía "mamita" mientras duraba el sometimiento.

Cuando se radicó la denuncia, el hombre -se reserva su identidad para no develar la de la víctima- fue detenido e imputado por cuatro hechos de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser la víctima una menor de 18 años conviviente -de 8 a 50 años de cárcel-. A los pocos meses consiguió la prisión domiciliaria y se mantuvo en ese estado durante casi 2 años.

Cuando la Justicia acudió a notificarle que debía ir a juicio por el hecho se encontró con que el abusador estaba prófugo. Se mantuvo en clandestinidad desde 2010 hasta mediados de septiembre pasado, cuando fue detenido en Luján de Cuyo, a muy pocos kilómetros del lugar donde cometió los delitos sexuales.

Finalmente, el agricultor de 61 años fue condenado este viernes a una pena de 10 años de prisión e inhabilitación absoluta. La pena fue dictada por el juez Jorge Del Popolo tras un acuerdo entre el fiscal Fernando Guzzo y la defensa del imputado en un juicio abreviado.