Espectaculos Miércoles, 10 de octubre de 2018

Virginia Lago y su Historia de corazón

Previo a llegar a Mendoza para participar de la Feria del libro en distintos departamentos habló con Diario UNO.

Actriz, directora y conductora, tras más de 50 años sobre los escenarios, Virginia Lago no requiere de presentación alguna. Es que solo basta con escuchar su nombre para saber que, ya sea en teatro, televisión, o cine, se tratará de una interpretación de excelencia y profesionalismo.

Y no es para menos, con 72 años, Virginia ha participado en más de 50 obras teatrales, ha ganado tres Martín Fierro, lleva 30 y tantos títulos televisivos, ha actuado en más de 30 películas, esta por cumplir casi medio siglo de convivencia con Héctor Gióvine y, como si fuera poco, en 2012 fue la conductora del programa de cine que revolucionó las siestas argentinas: Historias de corazón y que , como ella misma dice "cambió su vida para siempre".

Esta semana, tras varios años sin visitar Mendoza, la prestigiosa actriz llegará para participar de la Feria del Libro con su última obra La Panadera de los Poetas que se presentará este jueves a las 21.30 en el Teatro independencia. También estará en Tunuyán y San Martín.

"Es una obra que esta en contra de la violencia y a favor de la vida, es abrasadora, habla de los buenos sentimientos y de la ética a través de la historia de María Candelaria Seoane, la de los panes con embrujos de amores. Candelaria es una panadera que es analfabeta y tiene una panadería en un pequeño pueblo montañés donde hace poesía con sus panes y sus confituras. Allí llegan dos poetas maravillosos: García Lorca y Miguel Hérnandez a quiénes ella trata como si fueran sus hijos, los reta, los aconseja todo esto en los albores de la guerra. Es un cuento, y me encanta contar cuentos", dice Virginia sobre la obra escrita por María de las Mercedes Hernando.

Además La Panadera de los Poetas cuenta con la dirección de su propia hija, Mariana Gióvine con quien asegura "está muy orgullosa y feliz de trabajar" aunque reconoció "es una directora muy exigente".

Antes de sus esperadas presentaciones, Virginia dialogó con Diario UNO y habló de esta nueva obra, la falta de ficciones en televisión, su carrera y sus ganas de volver a tener un programa en la pantalla chica.

-¿Cómo es que te dirija tu hija?

-Mi hija es muy talentosa, ha salido a la mamá (ríe). Me da mucha emoción y placer porque es una gran directora, estoy muy orgullosa. La dirigí en otras oportunidades y ahora me dirige ella a mí y está muy bueno. Yo le tengo admiración y trato de hacerle caso a todo lo que me dice, acepto sus sugerencias por supuesto intercambiamos ideas.

-¿Tenés ganas de volver a la tele?

-Sí, mi última participación fue el año pasado en Amar despúes de amar pero lo que en realidad extraño es Historias de corazón, ese programa fue un antes y un después en mi vida. Nunca había hecho una cosa así. Con Historias fue increíble el cariño de la gente y sobretodo el acercamiento con las nuevas generaciones, con la gente joven.

-¿Podrías regresar al vivo?

-Estoy insistiendo para que eso pase. Cuando hay tanta violencia hay que hacer más programas así y hay que tener una mirada esperanzadora. Creo que hay mucho para decir y para hacer. Se trata de encender llamitas hacia la curiosidad.

-¿Cómo ves la ficción argentina?

-Hay muy poca, se ve mucha lata de afuera y muchos programas políticos. Falta más contenido pero debemos seguir en la resistencia, eso es lo que hay que hacer.

-Siempre se te ve muy calmada y serena, ¿en algún momento te enojas?

-Soy así pero ademas me enojo. Pero no me gusta estar enojada, cuando hablo las cosas, ya está, terminó el enojo. Me gustar estar tranquila, tengo muchos amigos,

-¿Quién es Virginia Lago hoy?

-Soy una trabajadora, trabajo mucho, creo en el trabajo. Sin trabajo no se logra nada, las cosas no llegan del aire.

-¿Después de tantos años que ha sido lo que más te ha marcado?

- Muchas cosas. Cuando hacíamos teatro de repertorio y recorríamos el país. A la gente maravillosa que conocí como por ejemplo a María Elena Walsh de quien tuve el orgullo de ser su amiga. Tal vez un día estaba en la calle Corrientes a sala llena y al otro en un pequeño teatro de pueblo pero nunca me import. Siempre tuve trabajo y así seguirá siendo hasta que mi cuerpo me lo permita.

-¿Te arrepentís de algo?

- Como dice la Piaf, no me arrepiento de nada.

-De hecho interpretaste a La Piaf y a muchas otras mujeres muy fuertes...

-Sí, hice a Violeta Parra, Frida Kahlo, Juana Azurduy, montones de mujeres que me enseñaron mucho y aprendí mucho de ellas, de su lucha. Al lado de ellas no soy nadie.

-¿Cómo querés que te recuerden?

-Como una buena persona, nada más. Una persona que no le hizo mal a nadie.

La panadera de los poetas

Cuándo: jueves, a las 21.30

Dónde: teatro Independencia (Chile y Espejo, Mendoza capital)

Entradas: $100