Espectaculos Domingo, 26 de agosto de 2018

Un clásico teatral en una versión íntegramente mendocina

El jorobado de París se presentará en el teatro Independencia durante una semana con un elenco de mendocinos, lo que será un hecho histórico

Hace 25 años la historia de enredos, amores, desamores y romances imposibles protagonizada por la gitana Esmeralda, el jorobado Quasimodo y el malvado archidiácono Claudio Frollo conquistaba a todo un país en El jorobado de París, una de las obras más conmovedoras de Pepé Cibrian y Ángel Mahler.

Con su música inconfundible, letras emocionantes, despliegue impactante y dirección inconfundible, el 6 de abril de 1993 la dupla estrenaba su segunda gran producción, inspirada en el clásico del escritor dramaturgo y poetista francés Victro Hugo Nuestra señora de París. En ella los directores plasmaban la libertad del hombre más allá de su belleza exterior, a través de la historia de un ser que siendo marginado por el mundo que lo rodea, encuentra la paz a través del amor más puro e incondicional, aquel que no pide nada a cambio, aun a costa de ofrecer su propia vida.

El jorobado de París rápidamente se convirtió en uno de los musicales más emblemáticos de la escena teatral nacional. Este año, tras haber tenido una nueva versión en 1995 también en el Estadio Luna Park, una gira nacional por Argentina en 1999, un reestreno en 2006 y 2007 y en 2013 en conmemoración de los 20 años de su estreno, una nueva versión de El jorobado de París vuelve a los escenarios y esta vez será en Mendoza.

Por primera vez en la historia la obra estará protagonizada y realizada íntegramente por mendocinos. Bajo la dirección del reconocido barítono Claudio Acevedo y Javier Pepe, el musical que cuenta con el texto y música original creada por Cibrián-Mahler, que se respetó en su totalidad por pedido de los autores, estará protagonizado por actores y actrices de Mendoza.

La obra, que contará además con coreografías de Daniela Colomer y la asistencia de dirección de Damián Cuervo, se presentará desde mañana hasta el próximo domingo, a las 21, en el teatro Independencia y con funciones especiales para los colegios desde el martes 28 hasta el viernes 30, a las 14.

"Es un orgullo haber conseguido la autorización por parte de Pepe y Ángel porque es la primera vez que permiten que se realice con un elenco que no sea de Capital. Sin embargo, hay que destacar el respeto que nos merece esta obra, por más que tengamos el permiso hemos sido respetuosos en todo. En primer lugar de las maravillosas letras de Pepito y en segundo lugar de la música fantástica de Ángel Mahler.

Ambos trabajamos con los creadores de la obra: yo como asistente de Pepe y Claudio como actor, por lo que hemos vivido todo el proceso. Sabemos cómo se manejan, qué es lo que buscan de forma tal que pudimos hacer una relectura de la obra pero haciendo una puesta muy similar a la original. Sería a poco profesional no mantenerse fiel al espectacular trabajo de ellos ya que ese nivel es el que el público estará esperando y por supuesto es el que les daremos", comentó el director Javier Pepe.

Los papeles que previamente interpretaron Paola Krum, Juan Rodó, entre otros famosos actores, estarán protagonizados ahora por Cristian Ojeda (Quasimodo), Sofía Persia (Esmeralda), Natalia Polo (Margot), Gastón Häusler (Piere), Claudia Racconto (Hechicera), Roberto Abdala (Comandante) y Claudio Acevedo, quien una vez más se meterá en la piel de Claudio Frollo, siendo el único integrante no mendocino.

Un elenco cuya selección no fue casual sino que fue elegido tras un exhaustivo casting. "Cuando armamos la historia la idea era que todo el elenco fuera local. "Basta de ser teloneros de las producciones de afuera", dijimos, incluso los mismos actores se sorprendían porque esperaban que vinieran figuras de Buenos Aires. Teníamos que encontrar un jorobado mendocino, una Esmeralda mendocina. Así fue, hicimos un casting en mayo al que se presentó muchísima gente y, finalmente, obtuvimos un elenco de lo más heterogéneo. Los elegimos con relación al perfil que queríamos ver arriba del escenario, todos bailan todos actúan, es un pueblo el que se mueve; hay flacos, altos, gordos, todos forman parte de la Corte de los Milagros y es la corte quien lleva la obra", explica Javier Pepe.

"Son 20 personas en total pero lo más importante es que el elenco no tiene nada que envidiarles a los jóvenes de afuera, son actores que inmediatamente entendieron la dinámica de Cibrian-Mahler. No desentonan en nada, no hay ninguna diferencia en cuanto al manejo de voces, la energía y ni qué decir del talento. Fue un desafío porque Mendoza es una plaza netamente vendimial, todo gira alrededor de Vendimia. Si nosotros generamos un espectáculo aquí manteniendo el espíritu de los autores, sería un despropósito cambiarlo. Por eso les explicamos a los chicos que esta era una temática diferente a la vendimial y ellos lo comprendieron a la perfección. No solo pasaron el casting sino que siguieron preparándose, tomando cursos, absorbiendo todo y recordando siempre que no hay una estrella sino que es El jorobado de París la única figura", continuó.

Otra de las particularidades de esta puesta mendocina será que, a diferencia de la mayoría de las obras en las que los actores remplazantes solo actúan en caso de ausencia de los principales, los remplazantes no solo realizarán las obras matutinas para el público escolar sino que también tendrán la oportunidad de protagonizar al menos una vez la función de la noche. Habrá un sistema de rotación que es toda una novedad para la rutina teatral.

En tanto la puesta, fue realizada por Acevedo, en la que propone un tránsito por reminiscencias de la clásica historia del jorobado, pero también propone un espectáculo que mixtura pasajes de la ópera. El jorobado de París es una obra donde hay dos mundos, uno pasional y brutal, desenfrenado ante sus propios y contrastantes deseos, representado en el personaje de Claudio Frollo, archidiácono de París y príncipe de la Iglesia, que cae abrumado ante la belleza de Esmeralda. Otro festivo y no por eso menos comprometido, depositado en Magot y Filipón, reyes de la Corte de los Milagros, mundo subterráneo y peligroso. La poesía en Pierre, la emoción en La Paquette, y la ternura inconmensurable de Quasimodo, el jorobado de París.

Al respecto Javier destacó: "Es una obra imperdible, con una historia de amor fabulosa, llena de intrigas y vueltas inesperadas pero que también es muy actual, tiene un mensaje sobre el bullying y la discriminación. Sobre lo importante que es la libertad del hombre más allá de la belleza exterior. La gente va a ver un espectáculo que conmueve, que hace reír, llorar, en donde uno sale y se queda con la melodía en la cabeza, sigue repitiendo las letras de las canciones que con su poesía y sus mensajes son eternas, siguen pasando y siguen conmoviendo".

El precio de las entradas será otra de las diferencias de este jorobado, con una taquilla con precios de lo más accesible, tanto para el público en general como para estudiantes y alumnos de los colegios.

"Lo que queremos es que la gente vaya a ver la obra, más allá del rédito económico. Es una apuesta muy difícil la que estamos haciendo, esta ha sido una producción totalmente independiente sin el apoyo de ningún organismo o secretaría pero nuestro objetivo es que la gente pueda disfrutarla, que vea que en Mendoza también se pueden hacer espectáculos de esta envergadura y con la misma calidad y nivel que la original". Además destacó que es muy posible que la obra no vuelva a presentarse nuevamente en cartel, siendo esta una de las últimas oportunidades para verla.

Y en cuanto a las inevitables comparaciones con El jorobado de París de Buenos Aires confesó "creo que si Pepe Cibrian y Ángel Mahler vieran nuestra puesta se sentirían felices, emocionados y muy orgullosos porque hemos tratado de seguir la línea de todo lo que ellos han puesto. No somos ajenos al trabajo que ellos han hecho durante toda la vida, tiene que ver con lo que nos han dado ellos como maestros, es inherente a nosotros. Hemos cuidado ese hijo que era de ellos, lo hemos mimado, en ningún momento nos hemos salido de su trabajo y a la vez hemos logrado incorporar todo el talento mendocino", concluyó emocionado el director al tiempo que prepara los últimos detalles para el gran estreno de El jorobado de París bien mendocino.