Espectaculos Lunes, 21 de mayo de 2018

Tully, una mirada a la maternidad

Charlize Theron quería volver a trabajar con la guionista Diablo Cody y el director Jason Reitman desde la película Young adult, en la que interpretó a una mujer alcohólica, completamente dañada y vilmente graciosa.

Así que cuando a Cody se le ocurrió la idea de Tully, una mirada indefinible a las duras, desastrosas y a menudo chistosas realidades de la maternidad, Theron ni siquiera tuvo que leer el guión antes de aceptar interpretar a la madre de tres hijos que finalmente decide permitir que alguien entre a su vida para ayudarle como niñera nocturna: Tully, interpretada por Mackenzie Davis.

Ambas actrices conversaron recientemente con The Associated Press sobre esta película poco convencional que se estrenó el pasado jueves en todo el país, sobre por qué el cine tiene que actualizarse para competir con lo que hay en la televisión, y sobre la rara alegría de encontrar a un actor dispuesto a hacer un papel secundario con una protagonista femenina.

-¿Cómo te sumaste a este equipo?

Charlize Theron (C.T): -Bueno, la actriz que queríamos no estaba disponible, pero ella era muy amiga de mi agente...

Mackenzie Davis (M.D): -Así que me colé. No, Jason me contó del proyecto. Era una admiradora acérrima de Young Adult. Y el papel es tan encantador, es algo que no había interpretado antes. Me parecía muy enriquecedor desempeñar ese papel para otra mujer. Así es en gran medida como uno es con sus amigos. Y es una parte tan importante de mi vida y una parte tan enriquecedora que fue agradable interpretarla en esa película con Charlize.

—Al principio preocupó un poco que fuera una especie de niñera de ensueño hada maníaca, pero no fue el caso...

CT: -Uno lo piensa porque es lo que nos han estado dando por mucho tiempo, esa idea equivocada de que las mujeres no se pueden apoyar entre ellas. Como que seguro intentará robarme a mi esposo. Y nosotras nos reímos de eso en la película.

MD: -He notado algunas de esas cosas en el trailer. Gente que dice, "claro que ella se c... al esposo". Y yo digo, bueno, podría ser algo distinto a lo que piensan.

-Y los hombres son una atracción secundaria aquí...

CT: -A veces uno está muy agradecido cuando tiene eso. Muchos hombres no harían eso por las mujeres. Simplemente agradezco cuando un hombre está dispuesto a caminar contigo, y eso me pasó con James McAvoy en Atómica, cuando tienes a un tipo que dice "aquí estoy para apoyarte y estoy bien con eso".

MD: -Es tan difícil encontrar a un buen actor con cierta trayectoria que esté dispuesto a tener un papel secundario.

CT: -Y eso está mal. Ron (Livingston) llegó todos los días tan comprometido con todo esto. Cuando un hombre hace eso es muy importante para mí.

MD: -Es ser congruente con lo que dices.

—Charlize, ¿cómo decidiste la parte física de tu personaje?

CT: -He tenido amigas muy cercanas que han pasado por embarazos y las he visto en primera fila. Ni siquiera es algo que tuvimos que pensar, creo que era lógico. Era imposible para mí imaginar interpretar a una mujer que está dando a luz a su tercer hijo en la página 10 y no pensar cuáles serán las consecuencias. Quería acercarme a eso tanto como me fuera posible. Sería difícil para mí decir "simplemente lo finjo". No soy tan buena, no puedo hacerlo. No es que sea una actriz de método, pero la parte física, quizá tiene que ver con el hecho de que fui bailarina la mayor parte de mi vida. Esa narrativa física me resulta casi más importante que la narrativa verbal.

—Has sido productora desde hace unos 15 años. ¿Qué te gusta de eso?

CT: -Al principio comencé simplemente tratando de protegerme. Lo primero que produje fue Monster y realmente salió del miedo. Estaba trabajando con una directora debutante (Patty Jenkins) y hasta ese punto en mi carrera todo había sido una decepción. Te comprometes y la película termina siendo algo que nunca se acordó. Y hubo un momento en los que me dije, si hago esto podré tener el control. Y entonces todo cambió. Producir se convirtió en algo que me gustaba. Me gustaba la logística de hacer una película. Me encanta que estamos en una posición en la que podemos hacer cosas que quizás no podríamos hacer y también contratar a gente que quizás no sería contratada.

-Tully llega en un momento en el que hay otras películas taquilleras y en el que la industria del cine está cambiando. ¿Eso preocupa?

MD: -Creo que parte de los motivos por los que dejamos de ir a las películas es porque es aburrido simplemente ver explosiones todo el tiempo. Quieres algo más y la razón es para tener una experiencia comunal.

CT: -No diría que me preocupa la industria cinematográfica, pero creo que lo que está pasando en el streaming y la televisión es algo que nosotros en el cine tenemos que tratar de igualar. Hay muchos más personajes y más historias complicadas en las series, especialmente para mujeres, que en el cine.

MD: -Y jugar con la forma en televisión. ¿Has visto Atlanta?

CT: -Sí, es increíble.

MD: -Es como el jazz. Es algo experimental.

CT: -O The End of the F***ing World? La forma en la que cuentan esa historia, ya no se ve eso en el cine, ser valiente y experimental y tratar de contar una historia de la mejor manera posible. Me parece que muchas veces en el cine estamos poniendo las prioridades al revés. La televisión no funciona así, simplemente son buenas narrativas. Recuerdo haber ido a presentar propuestas de programas de TV y que los ejecutivos me dijeron: "¿Puedes profundizar un poco más?" y al final encontrarme en el cine proponiendo algo y escuchando "Eso es un poco demasiado".

Más noticias