Espectaculos Jueves, 1 de noviembre de 2018

Mirada íntima al origen de Queen

Estreno. Bohemian Rhapsody: La historia de Freddie Mercury llega a los cines con la personificación de uno de los personajes más importantes de la música.

Bohemian Rhapsody: La historia de Freddie Mercury, que se estrena esta semana, arroja un claro de luz a los dilemas de la vida del cantante y al detrás de escena de la composición de varios de los éxitos de Queen, uno de los grupos que revolucionaron al rock a fines de los 70.

El filme comienza en 1970, cuando un joven Farrokh Bulsara, nombre original de Mercury, pierde los días escribiendo canciones en un cuadernito mientras trabaja como despachante de valijas en un aeropuerto británico.

A partir de allí, la cinta no pierde un segundo de movimiento y acción para mostrar cómo el crecimiento artístico del cantante va de la mano a sus excesos y las peleas con la gente que lo rodeaba, tanto su familia como los miembros de Queen y su ex esposa Mary Austin (Lucy Boyton).

Sin embargo, si bien se trata de una película entretenida y bastante fiel a la historia real (en esto debe haber influenciado el papel del guitarrista Brian May y del baterista Roger Taylor en la producción), también es cierto que la falta de descanso hace que el filme sea una sucesión sin pausa de hechos estruendosos.

Tal vez haya tenido que ver en esto el cambio de actor principal: en un primer momento a Mercury lo iba a representar Sacha Baron Cohen, papel que terminó ocupando de forma convincente Rami Malek.

Bohemian Rhapsody... también sufrió el cambio de director, aunque en este caso la situación fue más crítica, debido a que Dexter Fletcher tuvo que reemplazar a Brian Zynger durante las últimas tres semanas de rodaje por las constantes ausencias en el set del director de X-Men.

Zynger, un reconocido realizador y productor de películas de súper héroes y que oficialmente firma la película, fue reemplazado por el actor que contaba con tres largometrajes dramáticos como director y que prepara, para 2019, el lanzamiento de Rocketman, la biografía de Elton John.

Esta falta de coordinación en áreas tan sobresalientes no tuvo su correlato en el diseño, el arte y la fotografía, que con un trabajo minucioso lograron recrear los vestidos, la ropa, los ambientes y hasta el majestuoso escenario del Live Aid, festival ícono del que participó Queen en 1985.

"Haber podido ir a la casa de Brian May y revisar sus archivos personales, que son vastos, fue espectacular. Él conserva varias entradas y afiches. Hasta tiene guardado algo del guardarropa de esos años, que nuestros actores usaron en esta película", comentó el diseñador de producción Aaron Haye.

Ese nivel de detalle también se lo llevan los instrumentos: las réplicas de las guitarras de May fueron hechas por el luthier Andrew Guyton en base a los originales que el guitarrista y doctor en astrofísica aún posee.

Llama la atención no solo la perfecta mímica que los actores Joseph Mazzello (John Deacon), Ben Hardy (Taylor) y Gwilym Lee (May) realizan cuando tocan sus instrumentos, sino que la gestualidad en la boca de Malek al cantar condice de manera ajustada al canto de Mercury.

Por supuesto que el foco de la película está en la atribulada personalidad del vocalista y su amor platónico con Mary Austin, con quien estuvo casado y de quien se divorció tras reconocerle que era homosexual.

Sin embargo, más allá de esta historia de amor que toda película de Hollywood está obligada a tener, es la construcción de hitos como Bohemian Rhapsody y We Will Rock You, entre otros, lo que seduce a ingresar a la historia de una banda que revolucionó la forma de componer rock por medio de una cinta inundada de música.

Más noticias