Espectaculos Jueves, 23 de agosto de 2018

La educación del rey, en los cines

Reynaldo, alias Rey, escapa de su fallido primer robo. En la huida, cae en el patio de Carlos Vargas, un guardia de seguridad retirado. El hombre le ofrece al chico un pacto: si arregla los daños que provocó al caer, él no lo entregará a la policía. La relación entre ambos es el centro de una historia que transcurre al pie de la cordillera, en la estela del western y el policial negro.

Esa es la sinopsis de La educación del rey, este filme mendocino que llega a salas de cine de Mendoza (Cinemark y Cine Universidad).

Bajo la dirección de Santiago Esteves, esta propuesta ha llevado a Mendoza a participar en los festivales más importantes, como San Sebastián, La Habana o Lima. En estos lugares del mundo y muchos otros (San Pablo, Chicago y Toulouse, entre otros), La educación del rey dejó a la provincia en lo más alto del séptimo arte y fue aclamada por la crítica.

El pasado martes fue el estreno estelar en el cine Universidad y llega a Cinemark. Santiago Esteves, director del filme que antes fue serie y se vio por la pantalla de El Siete, habló con Diario UNO sobre esta propuesta que catapultó el largometraje a todo el mundo.

-¿Qué llevó a esta película a ser tan reconocida?

-Es una película de la que estoy muy orgulloso, en especial de todo lo que hicieron mis compañeros de Mendoza. La distancia entre hacer una serie muy chiquita para la tele y luego terminar haciendo una película, que es pasada en los principales festivales del mundo, es inimaginable. La diferencia la hizo el trabajo de nuestro equipo y de mis compañeros que se identificaron con mis ganas de hacer un relato más serio, de hacer una película que no tuviera nada que envidiarle a las de Buenos Aires o Hollywood.

-¿Cómo elegiste al elenco?

-Fue un proceso paulatino, yo quería cruzar a actores mendocinos con actores de Buenos Aires, pero había que tomarse un tiempo para incorporar el formato audiovisual, sobre todo en los actores de acá. El elenco fue algo que trabajamos con mucho detalle. Incluso una vez que tuvimos los actores reescribimos los personajes en base a ellos. El trabajo de Matías Encinas, que fue la primera vez que actuó en cine, es impresionante, así como el trabajo de otros mendocinos, como Marcelo Lacerna, Martina Rojo, Alina Rodríguez y Victoria Favier, entre muchos otros.

-¿Por qué creés que la película ha tenido tanto éxito en los festivales de cine?

-Es un filme muy directo con el público, tiene una relación muy transparente con el espectador, un relato en el que se cuenta todo de un modo simple y consistente. Pero además de eso, Mendoza sorprende mucho, se muestra a la provincia desde otros paisajes, desde otra perspectiva que no la es la típicamente turística sino que tiene un poco de western, un poco de policial. El espacio ayuda mucho y la historia entre Carlos y Reynaldo hace que cualquiera se sienta empatizado con ella. Es un relato que se cuenta de un modo directo y consistente.

-La película ha triunfado en el exterior, ¿crees que aquí en el país tendrá el mismo éxito y reconocimiento?

-Es necesario el apoyo de muchos lados, pero en primer lugar el del público. Es importante que los espectadores vean que hay cosas atractivas e interesantes hechas aquí y eso, en parte, es responsabilidad de los realizadores, pero también hace falta que las instancias que puedan promocionar la película colaboren para que tenga visibilidad. Realizar un estreno en Mendoza sin duda es una apuesta muy fuerte.

-La Educación del rey comenzó siendo una serie y después se transformó en película. ¿Cómo se dió ese salto?

-Siempre pensé que lo que habíamos filmado tenía un potencial cinematográfico muy fuerte, pero era necesario trabajar bastante y adaptarlo. La diferencia entre la tele y el cine son los tiempos, la tele es acelarada y rápida, mientras en el cine se necesita más preparación para que el resultado en la pantalla grande sea más elaborado, más delicado. Por eso filmamos escenas nuevas, hicimos una reelaboración del material que hizo que se convirtiera en otra cosa, que cambiara el relato. Fue un experimento muy lindo que tuvo como resultado una película que funciona bien, que es muy sólida.

-¿Cómo llega La educación del rey al Festival de Cine de Lima?

-Los organizadores venían siguiéndo la película desde la presentación en San Sebastián. Desde allí, y a partir del éxito que tuvo, nos invitaron a que participemos en esta edición en la sección Películas Irresistibles. Por suerte tuvimos excelente llegada con el público, hubo muchas notas y sobre todo llegada en las redes sociales.

-¿Qué viene ahora?

-Por suerte hemos tenido un recorrido bastante amplio. Llevamos más de 20 festivales internacionales y hace dos semanas ganamos nuestro primer premio en Italia a la película ya terminada. En Francia estrenamos y ya llevamos más de tres meses en cártel y muy pronto el filme se estrenará en Italia y España. Esperamos que el público de aquí la apoye de igual manera que en el exterior.

-¿Cómo ves al cine mendocino en la actualidad?

-En los últimos años ha habido muy buenas noticias. La producción ha mejorado notablemente, hay una búsqueda de contenido, de querer generar proyectos y lo más importante es que hay frecuencia. Para que alguna actividad levante vuelo hace falta que se haga frecuente, que sea constante y eso es lo que se está dando en el último tiempo. Hoy hay muchas posibilidades de filmar en la provincia, hay técnicos y actores cada vez más preparados. Eso es lo que muestra La educación del rey, que ya no se trata de expectativas sino que se puede hacer cine en Mendoza y cada vez mejor. Los realizadores mendocinos están poniendo todas las energías, todo el ímpetu para que muy pronto se copen los espacios más importantes.