Espectaculos Viernes, 24 de agosto de 2018

El soltero más divertido

Para reír. Juampi González, uno de los comediantes del momento, se presentará con su espectáculo este viernes, a las 21, en el teatro Plaza.

Luego de colmar el imponente teatro Astral en calle Corrientes, agotar en reiteradas ocasiones el mítico teatro Maipo, estar actualmente con tickets agotados en su exitoso ciclo semanal en el Liceo Comedy de Ciudad de Buenos Aires, y de ser aclamado por más de 50.000 espectadores en todo el país, vuelve a Mendoza Soltero, el show de stand up del comediante del momento Juampi González.

El joven sensación de YouTube, que hace delirar al público con sus videos de anécdotas y monólogos y a través de sus divertidos personajes como la atrevida y pícara sexóloga Alessandra Teapoya, estará despidiéndose de su segundo espectáculo este viernes, a las 21, en el teatro Plaza en Godoy Cruz.

Inspirado en sus vivencias Juampi, mejor conocido como JuampiGon, en sus redes sociales, se presentará con esta apuesta en la que cuenta con humor todo lo que involucra la etapa de la soltería. Desde cómo es vivir solo, los problemas diarios del hogar,la relación con las mujeres, las primeras citas, las redes sociales y más.

Será un show, que según sus propias palabras, "es muy autorreferencial pero al que nadie puede dejar de ir porque todos fuimos, somos o seremos solteros".

Un espectáculo de dos horas en el que quien es hoy uno de los comediantes y standuperos más populares del país pero que comenzó "casi sin darse cuenta" mientras estudiaba la carrera de ingeniería industrial, se luce más que nunca. El público también formará parte del show con las preguntas más insólitas y divertidas para Alessandra Teapoya, que una vez más llegará para hacer delirar a los espectadores.

Ocurrente, espontáneo y muy divertido, Juampi dialogó con Diario UNO sobre el espectáculo, la fama, su carrera y hasta su vida como soltero.

-¿Por qué elegiste la soltería como tema? -Empecé a escribir Soltero cuando me fui a vivir solo. Es un unipersonal que habla de cómo es ese cambio que todos experimentamos cuando pasamos de vivir con nuestros padres a nuestro primer departamento de solteros pero también obviamente de la soltería, estado civil del cual tengo una vasta experiencia. Es bastante autorreferencial; arranco hablando de mi vida después del corte con mi novia, de los boliches, de cómo se encara cuando uno va a bailar, de esas primeras citas que los solteros tienen todo el tiempo. También de cómo ha cambiado la forma de relacionarse a través de las redes que ahora ayudan y acompañan la suerte del soltero. Después por supuesto que aparece Alessandra y a través de ella comienzo a interactuar con el público, a conocer sus historias.

-Un show muy interactivo... -Sí, a mí lo que me gusta es interactuar con la gente, es lo que me divierte porque es lo que no conozco, no sé qué me van a contar y eso es lo que hace que cada función sea única y especial. Hay una parte en la que la gente puede hacerle consultas a Alessandra por Twitter. El público completa el show y lo mejor es que me pone a prueba todo el tiempo.

-¿Cómo te definirías como comediante? -Soy genuino, honesto, me gusta que la gente me conozca tal cual soy. Trato de no hacer un personaje arriba del escenario. Soy muy autorreferencial, cuento anécdotas, me interesa generar un vínculo con la gente que cuando escuchen mis historias se sientan identificados porque quién no ha tenido una primera cita o una ruptura. Trato de desnudarme arriba del escenario y que el público conozca lo bueno y lo malo.

-¿Qué hiciste primero, los videos en You Tube o el stand up?

-Stand up hago desde hace más de ocho años. Cuando estudiaba ingeniería me anotaba en cada curso que podía, de guitarra, de batería, de piano hasta que un día me metí en uno de stand up y ahí encontré lo que buscaba. Era evidente que me faltaba algo más y eso me lo dio el stand up. Me encanta hacer reír, lo empecé como un hobby y de a poquito me fui animando hasta que decidí dedicarme de lleno. Los videos llegaron por una búsqueda, los comediantes siempre estamos viendo cómo hacer para que la gente nos conozca y que vaya a los teatros. Al principio fue Twitter, después Facebook hasta que pude subir todos mis videos a Instagram.

-¿Cómo nació Alessandra Teapoya?

-Salió de un monólogo que yo había escrito sobre Alessandra Rampolla, subí el video parodiándola y desde ese momento fue sumando cada vez más reproducciones, a la gente le encantó. Está buena la combinación del tema sexual pero tratado con el tono caribeño tan dulce de Alessandra ella puede estar diciendo una barbaridad terrible pero con la dulzura y delicadeza que lo dice suena bien. A través de ella se genera mucha interacción, Alessandra Teapoya hace que la gente diga las cosas más inesperadas.

-¿Es difícil hacer reír?

-Para mí no, hacer reír es lo que me gusta y lo que hago desde chiquito, es como preguntarle a alguien que toca el piano si es difícil, para esa persona no lo es, bueno para mí hacer reír tampoco lo es. Las personas nacen con habilidades, a mí me tocó la del humor es algo en lo que me siento cómodo que sale naturalmente.

-¿Qué te hace reír a vos?

-Yo arranque esto porque me encanta hace reír pero también reírme, que me hagan reír. Soy un publico fácil. Hoy hay comediantes que van a ver un colega y se ponen en rol de críticos y eso a mí no me va. Me encantan los humoristas autorreferenciales, que cuentan sus historias, hace poco por ejemplo fui a ver a Moldavsky, que si bien tiene un humor para adultos tiene una capacidad para abordar cualquier tema envidiable; me encantó.

-¿Cuál es tu sello como comediante, lo que te diferencia de tus colegas?

-La improvisación con la gente y la interacción son mi marca personal. Por eso trato de explotarlo primero con Alessandra y después con Juampi. Me gusta salir del monólogo, romperlo y jugar con otras cosas porque así se nota que estás ahí en vivo, que no estás tirando el monólogo de memoria sino que al contrario estás alerta, atento a todo lo que pasa en la sala, a lo que dice el público. Eso es lo que me hace más espontáneo y lo que muchos me halagan. Hay que tener rapidez para contestar, hay que ser ocurrente, hoy no contesto igual que hace cinco años, tango más práctica, sé por donde ir, mientras más improviso, menos improvisación hay.