Viernes, 14 de septiembre de 2018

El mendocino que le corta el pelo al presidente de Chile

Martin Cortez vive hace años en el vecino país y contó como fue que conoció a Sebastián Piñera. Se fue de Argentina hace 16 años con un sueño que hoy es realidad.

No todos los días un presidente entra a una peluquería y pide un corte. Pero eso le suele pasar cada tanto a Martín Cortez, un mendocino que se ha convertido en el peluquero del presidente chileno Sebastián Piñera.

Martin es mendocino, tiene 39 años y hace 22 que se dedica a la peluquería. Actualmente, tiene una peluquería en Vitacura, Chile. Trabaja junto a su hermano; su tía Eugenia Massolin, socia de la peluquería; y un equipo de 16 personas de las cuales la mitad son mendocinos.

La primera vez que el actual presidente de Chile llegó a la peluquería de Martín fue luego de su primer mandato como presidente, mientras mandaba Bachellet en el vecino país. "Siempre ha sido muy amable, muy gentil y conversador con todos los que trabajan acá. Pregunta mucho por el trabajo y la vida personal de nosotros, le interesa saber cómo nos ha estado yendo. Ha venido unas cuatro veces desde entonces, pero en estos días fue la primera vez que vino como presidente", detalló el reconocido peluquero mendocino.

"Me preguntó cómo veía a la Argentina y yo le dije que me diga él que seguro sabe más", contó Martín entre risas. "Me contó que habla seguido con Macri y que son muy cercanos. Dijo que Argentina está complicada, que la gente ha perdido confianza en él (Mauricio Macri) y que eso lo ha perjudicado mucho", agregó sobre la charla que tuvo con el mandatario Piñera.

Martín empezó su carrera como peluquero con apenas 17 años, cuando cursaba el último año del colegio en el turno tarde del Martín Zapata y decidió cambiarse al turno mañana para poder trabajar en las tardes como asistente en una reconocida peluquería lavando y barriendo pelos. "Lo que me inspiró a ser peluquero fue ver la cara de felicidad de las personas cuando les retocas un poquito el pelo y realmente les cambia la cara, eso es muy reconfortante", aseguró el exitoso peluquero en diálogo con Diario UNO.

"Sentí un poco la presión de ir a la facultad, inclusive más por mis compañeros que por mi familia, me decían '¿Cómo te vas a dedicar a la peluquería y no vas a tener un título profesional?'. Entonces estudié un año Ingeniería Electrónica en la UTN y no me gustó. Me cambie a Ingeniería Industrial en la UNCuyo y cursé dos años más, pero a medida que conocía de qué se iba a tratar mi trabajo menos me gustaba así que tampoco seguí. Decidí que mi vocación era la peluquería, que igual nunca la dejé mientras estudiaba", confesó Martín.

Estudió en el Centro Técnico de L'Oréal en Buenos Aires, donde aprendió de los estilistas más destacados de Argentina en ese momento. También se ha perfeccionado en Madrid, Roma, Milán y París. "Siempre me gustó mucho el corte de pelo pero me especialicé en color porque en ese momento en la peluquería que trabajaba tenía más oportunidad como colorista que cortando", aclaró. "Hoy por hoy hago cortes y hago color, no me sentiría cómodo haciendo una de las dos cosas todo el tiempo."

Martín decidió irse a vivir a Chile en el 2002 cuando esa misma peluquería donde trabajaba abrió una sucursal allá. "Me vine directo sin dudarlo. Ser argentino me benefició en ese momento sobre todo porque la peluquería siempre ha sido muy bien valorada, creo que por el oficio en sí porque en Argentina siempre han estado más desarrollados" explicó Martín y agregó: "La universidad pública argentina hace que ser peluquero sea una opción, en Chile muchas veces son peluqueros porque no pudieron ir a la universidad. Entonces creo que hay más vocación en el estilista argentino y es eso lo que le ha dado el prestigio."

"Hace 16 años cuando me vine estaban más marcadas porque las argentinas eran más jugadas que las chilenas que eran más clásicas, usaban el pelo muy largo y recto, entonces no había mucho lugar para la creatividad", manifestó Martín, al hablar sobre la diferencia del mercado estilista entre Argentina y Chile. "Lo que más hacía cuando llegué fue empezar a escalonar un poco el pelo y desordenarlo, porque faltaba mucho".

Por el momento el peluquero mendocino que triunfa en Chile en su peluquería MartínC, no tiene en mente volver a trabajar a Mendoza. "Creo que sí volviera sería cuando me retire, he hecho prácticamente toda mi carrera acá. Empecé como peluquero hace 22 años y llevo 16 años viviendo en Chile", sostuvo. "En cuanto extraño un poquito voy para allá para tener contacto con la familia y los amigos, estamos muy cerca y eso hace más fácil vivir y proyectarme acá", finalizó.