En agosto

El déficit financiero se redujo 21,7% en términos reales

La mejora de los ingresos totales obedeció al buen comportamiento registrado en la recaudación tributaria, crecimientos en las retenciones, en el IVA y en Ganancias

Por UNO

El déficit financiero del Sector Público Nacional fue en agosto de $261.290 millones, con una suba nominal del 18,6% pero una caída en términos reales del 21,7%, producto de un mayor incremento de los ingresos que de los gastos, aunque la brecha en la evolución de ambas variables se redujo considerablemente en los últimos meses, de acuerdo con el adelanto dado a conocer por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC).

Si bien se mantiene la mejora del resultado fiscal en términos reales, desde abril queda en evidencia una atenuación en la evolución real de los ingresos y un incremento del gasto, en consonancia con el cambio de tendencia señalada por varios economistas.

Seguir leyendo

Los ingresos totales de la Administración Pública Nacional alcanzaron el mes pasado a $661.791 millones, en tanto los gastos totales fueron de $923.081 millones y los primarios (sin incluir los servicios de la deuda) de $864.965 millones, de lo que se desprende que el déficit primario se redujo a $191.148 millones, un 31,3% más en términos nominales pero un 13,3% menos en la comparación real.

El informe del Ministerio de Economía será dado a conocer el martes 21 de septiembre y los datos pueden presentar algunas diferencias por aplicarse distintas metodologías.

La OPC destacó que en agosto "se percibieron $200.000 millones de utilidades transferidas desde el Banco Central de la República Argentina, que cubrieron en un 76,5% el déficit financiero del mes" y en más de un 100% el déficit primario.

La mejora nominal del 70,1% y real del 12,3% de los ingresos totales obedeció al "buen comportamiento registrado en la recaudación tributaria (13% real)", con crecimientos del 45,7% en las retenciones, 20,8% en el IVA y 14,4% en el Impuesto a las Ganancias, siempre deduciendo la inflación interanual.

Esas mejoras en la recaudación lograron compensar las caídas del 74,8% en el Impuesto PAIS (a raíz de la menor compra de dólares en el circuito formal) y del 20,1% en Bienes Personales.

En el caso de los gastos primarios, con un aumento nominal del 59,1% y una mejora real del 5%, la OPC remarcó que se revirtió la tendencia negativa de los meses previos, fundada principalmente en aumentos nominales de las jubilaciones y los salarios públicos por debajo de la inflación.

Ese cambio de tendencia dejó en evidencia una reducción de la brecha entre ingresos y gastos, que de una diferencia de 60,5 puntos porcentuales en mayo paso a 23,2 puntos en junio, volvió a bajar a 13 puntos en julio y cayó a 8,3 puntos en agosto.

Los principales factores que incidieron en la suba del gasto primario fueron los gastos de capital, con un alza real del 136,4%, los subsidios energéticos (85,7%) y los gastos de funcionamiento (23,7%).

"En sentido contrario, las prestaciones sociales disminuyeron 19,1%", con un impulso a la baja de los programas sociales, "básicamente por la alta base de comparación, dado que en agosto del año pasado se ejecutó el IFE y el ATP", indicó la entidad bicameral dirigida por Marcos Makón.

Por el contrario, señaló que "las jubilaciones y pensiones, las pensiones no contributivas y las asignaciones familiares registraron variaciones positivas de 2%, 13% y 20,7%, respectivamente", subrayó la OPC. La reducción real del 41,4% en los intereses de la deuda compensó los incrementos de las erogaciones primarias y permitió que los gastos totales permanecieran sin variación en términos reales, con un alza nominal del 51,5%.

En el acumulado de los primeros ocho meses de 2021, los gastos totales devengaron $5.988.571 millones, equivalentes al 63,6% del crédito presupuestario vigente. Entre las principales erogaciones del período se destacaron los intereses de la deuda (con un nivel de ejecución del 74,1% del crédito vigente), los subsidios energéticos (72,8%) y las transferencias a las universidades (70,3%).

Por debajo del promedio estuvieron la inversión real directa (40,1%) y la inversión financiera (45,7%).

Respecto a los gastos vinculados con la pandemia de coronavirus, se devengó el 61,5% del presupuesto asignado, mientras que las partidas financiadas con el Aporte Solidario y Extraordinario alcanzaron el 34,5%.