El SAC -Salario Anual Complementario- se abona en dos cuotas. Para realizar la cuenta, se debe incluir el salario básico, las horas extras y otros compensatorios que se podrían haber percibido.

El SAC se cobra a mitad y a fin de año, suele dar un leve respiro a los bolsillos de los trabajadores. En medio de esta crisis, económica, social y sanitaria producto de la pandemia del coronavirus, recibir este pago se volvió fundamental.

Te puede interesar...

El SAC, también conocido como aguinaldo, es un salario adicional que perciben los empleados y que se abona en dos cuotas.

De acuerdo a la Ley 27.073 las fechas en que debe ser abonado ese dinero extra son antes del 30 de junio y antes del 18 de diciembre. Sin embargo debido al complejo cálculo que requieren algunos sueldos, los empleadores tienen hasta cuatro días hábiles para extenderse.

Lo que sucede es que en algunos casos se vuelve necesario esperar el cierre del mes del cobro del aguinaldo para identificar cuál es la mejor remuneración recibida por el empleado en el semestre.

Cómo calcular el aguinaldo

Para realizar la cuenta de lo que hay que cobrar se debe tomar el 50 % de la mayor remuneración mensual. Es decir, hay que dividir por la mitad ese sueldo más alto obtenido por el trabajador en los últimos seis meses.

Para calcular ese segundo aguinaldo se toman en cuenta los salarios de julio a diciembre.

El cálculo debe incluir el salario básico, las horas extras y otros compensatorios que se podrían haber percibido.

Por último cabe mencionar que si el empleador no trabajó todos los meses ya sea porque empezó a trabajar recientemente o porque finalizó el contrato, se calcula proporcional a los meses trabajados.