Cholunotas Martes, 20 de marzo de 2018

Hicieron las paces

Luego del conflicto, llegó el esperado encuentro entre Anamá Ferreira y Andy Kusnetzoff, que hicieron las paces. Tras los duros mensajes en Twitter de la brasileña y la carta que el conductor publicó pidiéndole disculpas, se reunieron para compartir el prometido café, pero en privado.

El inesperado conflicto comenzó cuando Anamá, al ver a Andy al frente de "PH: Podemos hablar" hablando sobre maltrato hacia las mujeres, publicó una serie de tuits señalando que se había sentido discriminada en las notas que le realizó en los años 90 en CQC, principalmente por su forma de hablar.

"Has levantado ahora una bandera y te quería recordar que me hacías bullying durante años cuando hacías CQC", escribió, entre otros fuertes mensajes, la brasileña.

"Hace mucho tiempo que no soy ese rubio de 24 años, pero el adulto que soy ahora te pide disculpas", respondió rápidamente el conductor con una carta, en la que también solicitaba aclarar la situación cara a cara "tomando un café".

Más tarde, Anamá decía a PrimiciasYa que "En mi caso, CQC cuando estaba Mario Pergolini, era el programa donde se miraba todo lo que pasaba y se hacía, era como si fuesen las redes sociales hoy. Una generación seguía a ese ciclo y todo lo que se hacía ahí era lo que se debía hacer, era lo cool. Y a mí me agarró de punto Andy cuando se cubrían los eventos. Él era el notero que vivía corriendo por las calles, era tipo 'Forres Gump', y él se caga de risa de los demás, era como lo divertido del programa. Y en mi caso se reían de mi tonada y forma de hablar. Yo trabajé con muchas figuras importantes, hice 'Mesa de Noticias', '360', 'Movete con Georgina' y tuve mi programa también. Y nunca nadie me cuestionó mi forma de hablar, ni se burló de mí como lo hicieron ellos".

Finalmente, Anamá y Andy fumaron la pipa de la paz. El encuentro se dio en el ámbito privado y salió a la luz cuando ambos protagonistas subieron una foto juntos a Twitter. "Acá estamos. Tudo bem @AnamaFerreira", escribió él. Y ella, junto a la foto de ambos abrazados, aseguró: "Nada mejor que hablar, mirar a los ojos, es profundamente sanador, tudo bem".