Diario Uno > China Watch > Calentamiento global

Viajar bien al sur para tomar conciencia del calentamiento global

Un aventurero chino realiza un arduo viaje para concientizar al público sobre el calentamiento global

Cuando el cielo se vuelve blanco lechoso en el Polo Sur, un fenómeno propio de las regiones polares, el horizonte desaparece. Con una visibilidad de menos de un metro y sin ningún objeto de referencia a la vista, Wen Xu, que arrastraba su trineo de 185 kilogramos, tenía que consultar regularmente su brújula para asegurarse de no desviarse de su camino ni perderse en la extensión blanca aparentemente interminable.

En el segundo día de su aventura, para protegerse del frío cortante y los fuertes vientos, intentó ponerse otra chaqueta de plumas, pero para ello tuvo que quitarse los guantes cortavientos. De repente, una ráfaga atrapó los guantes, que desaparecieron en el vacío de alabastro. Peor aún, mientras intentaba recuperarlos, su segunda capa cálida, la campera que estaba tratando de ponerse, fue arrastrada por el viento; un giro de los acontecimientos potencialmente peligroso.

Wen se encontraba en su viaje de travesía solo, sin apoyo y tirando de un trineo a través de la Antártida después de partir de la costa norte de la isla Berkner.

En la primera oportunidad, Wen se puso en contacto con su esposa, Hu Jiaojiao, que estaba coordinando su expedición y que inmediatamente contactó al soporte logístico polar y su equipo de consultoría en Noruega. Con la pérdida de dos elementos cruciales del equipamiento para un clima frío, el equipo de Wen tuvo que reevaluar el plan.

Continuó su viaje. Después de destrozarse los sesos y de días de planificación minuciosa, a Wen se le ocurrió una forma de resolver el problema: tenía un saco de dormir de respaldo que convirtió en una chaqueta de plumas, usando hilo dental para coserlo.

El 10 de enero del año pasado, después de esquiar y arrastrar el trineo por 1.400 kilómetros durante 58 días, Wen finalmente llegó al Polo Sur, convirtiéndose en el primer chino en llegar al punto de referencia, sin ayuda física.

Anteriormente había planeado cruzar la Antártida, pero Wen, de 33 años, tuvo que tomar la difícil decisión de abandonar el tramo final debido a las condiciones climáticas y las limitaciones de tiempo. A pesar de la decepción, Wen, quien estudió geología en la Universidad de Geociencias de China, sostuvo que su principal objetivo era crear conciencia, especialmente entre los jóvenes chinos, sobre el calentamiento global a través de su visita. También quería recolectar muestras para la investigación, señaló. “Vencí las dificultades en el viaje por mi cuenta al Polo Sur”, comentó. “Espero que atraiga más atención pública sobre el tema del calentamiento global”.

Un verano, cuando tenía 15 años, Wen vio el thriller de supervivencia de Hollywood Límite Vertical y se enamoró del montañismo y la aventura. En 2002, cuando todavía estaba en la escuela secundaria, comenzó a hacer entrenamiento físico, que incluía correr, montar a caballo, nadar y hacer caminatas. Insistió en usar solo sus pantuflas durante los duros inviernos en su ciudad natal de Tianjin, contó, en un esfuerzo por entrenar su cuerpo para soportar el frío.

Años más tarde, en mayo de 2017, en lo alto de la meseta tibetana, Wen, para entonces un escalador y aventurero experto, cayó a través del hielo glacial y terminó sumergido en agua helada. El glaciar se había derretido bajo la superficie helada debido al aumento de la temperatura circundante. La experiencia le hizo ver los peligros del calentamiento global y lo impulsó a crear conciencia pública. “Si no hubiera sido por mi hábito de nadar en invierno, junto con el entrenamiento de auto-rescate, estaría muerto después de caer al agua helada”, señaló Wen.

China Watch - Aventura (2).jpg
China Watch - Aventura (3).jpg
China Watch - Aventura (4).jpg

Entre 2004 y 2018, en el transcurso de 11 ascensos del Muztagata de 7.546 metros, una montaña en la Región Autónoma Uygur de Xinjiang, tuvo que cambiar sus enormes esquís por crampones para lidiar con la línea de nieve ascendente, comentó.

En 2018, Wen y Hu fundaron un grupo sin fines de lucro llamado Polar Hub, que tiene como objetivo crear conciencia pública sobre el impacto del cambio climático. Combinan aventura y espíritu científico, y Wen escribe en las redes sociales sobre áreas como glaciares y casquetes de hielo donde el cambio climático es más visible.

Inspirándose en el Acuerdo de París de 2015 que estipula que el mundo debe comprometerse a limitar el aumento de la temperatura global por debajo de 2°C, iniciaron el Proyecto <2°C en 2018, con el fin de intentar un “desafío de tres polos”: alcanzar los polos norte y sur y escalar el monte Qomolangma (también llamado Everest). La montaña se conoce como el tercer polo. Ese mes de mayo, Wen llegó a la cima del monte Qomolangma y, en agosto, realizó un viaje de 30 días por el Ártico vía Polo Norte. Ambos se encuentran en preparación para su viaje al Polo Sur.

Seguir leyendo