Diario Uno > China Watch > Ruinas

Un vistazo detrás de las máscaras

Los tesoros recién desenterrados de un famoso sitio arqueológico ayudarán a responder preguntas sobre una misteriosa cultura antigua

Los arqueólogos sueñan con tener la oportunidad de excavar algo como esto, así que para Lei Yu este es el máximo premio.

Lei, arqueólogo en jefe a cargo del sitio de ruinas de Sanxingdui en Guanghan, provincia de Sichuan, que se remonta a más de 3.200 años, pensaba que el sitio ya había ofrecido todos sus objetos más impresionantes. El descubrimiento accidental en 1986 de dos “fosas de sacrificio”, al menos consideradas como tales por la mayoría de los expertos debido a los objetos rotos y quemados que se encontraron allí, fue increíble.

En ese entonces, se recuperaron más de 1.000 objetos de las fosas Nro. 1 y Nro. 2 de Sanxingdui, incluidos numerosos elementos de bronce con marcas exóticas, así como estatuillas, máscaras humanas con pupilas protuberantes y un espléndido “árbol divino” de 3,95 metros de altura, que se cree que fue adorado como una escalera al cielo.

Sanxingdui se descubrió en 1929 y la primera excavación científica se llevó a cabo en 1934. Fue dirigida por David Crockett Graham, un académico de Estados Unidos, que también fue director de un museo en Chengdu. Pero las décadas de agitación que siguieron interrumpieron el trabajo en el sitio y su importancia no fue reconocida hasta el descubrimiento en la década de 1980. “Nuestras investigaciones arqueológicas en Sanxingdui nunca se detuvieron”, señaló Lei, investigador del Instituto Provincial de Investigación de Arqueología y Reliquias Culturales de Sichuan. “Pero nadie creía realmente que pudiera haber más fosas de sacrificio”.

Las ruinas de las murallas de la ciudad, los cimientos y las tumbas se han desenterrado continuamente dentro del área de 12 kilómetros cuadrados del sitio de Sanxingdui, las ruinas de la ciudad prehistórica más grande en los tramos superiores del río Yangtsé, lo que provocó que los arqueólogos cambiaran su enfoque para buscar un mausoleo de alto nivel.

Sanxingdui, sin embargo, tenía más que ofrecer. De 2019 a 2020, se encontraron seis fosas más (Nro. 3 al Nro. 8) cerca del par inicial, que van desde 3,5 a 19 metros cuadrados y, desde octubre, se han desenterrado aproximadamente 500 objetos en una minuciosa excavación. Tan pronto como el equipo de Lei anunció el descubrimiento en Chengdu, la capital de Sichuan, el 20 de marzo, las redes sociales de China se llenaron de entusiasmo público.

El equipo de Lei descubrió una larga lista de posibles tesoros nacionales y, si bien la mayor parte de los hallazgos recientes provienen principalmente de las fosas 3, 4 y 5, las puntas de algunos objetos han comenzado a asomarse a través de la tierra en las otras tres.

Una máscara de oro desenterrada de la fosa Nro. 5, que luce características exóticas similares a las de las máscaras faciales de bronce desenterradas anteriormente, es una de las mayores atracciones entre los elementos recién excavados. Siguen apareciendo máscaras de bronce y árboles divinos, junto con más de 100 colmillos de marfil. Las esculturas carbonizadas y el jade pueden aportar más pruebas a la especulación de los arqueólogos sobre el carácter sacrificial de las fosas. “La calidad de los elementos de bronce podría ser incluso mejor que la de los artículos encontrados en 1986”, sostuvo Lei.

Pero los tipos de elementos de bronce recién descubiertos plantean más preguntas. Según Lei, aún se requieren más estudios para explicar, por ejemplo, una decoración animal con cabeza de buey y cuerpo de dragón. Por su parte, un artefacto de 1,3 metros de altura, una figura humana arrodillada que lleva un recipiente sobre su cabeza, también es un rompecabezas. “Estas mezclas reflejan la brillante imaginación de los antiguos habitantes de Sanxingdui”, señaló Lei.

Cuando los elementos exóticos y misteriosos se descubrieron por primera vez en 1986, innumerables teorías capturaron la imaginación del público, ninguna tan convincente como la que afirma la existencia de una influencia extraterrestre en la cultura de Sanxingdui. “Los nuevos hallazgos arqueológicos podrían guiar al público de regreso a un enfoque científico para descubrir los orígenes de la cultura Sanxingdui”, indicó Zhao Congcang, profesor de la Universidad del Noroeste en Xi’an, provincia de Shaanxi. “Las culturas son creadas por la gente. Si podemos responder algunas preguntas sobre la gente de Sanxingdui, las partes misteriosas de su cultura se pueden descifrar con mayor facilidad”.

Entonces, ¿quiénes eran estas personas? Para los investigadores, la respuesta más cercana puede ser el antiguo estado de Shu, que duró más de un milenio hasta que cayó ante el poderoso estado de Qin durante el Período de los Reinos Combatientes (475-221 a. C.). El estado de Shu dejó muchas leyendas, pero los registros históricos no son suficientes.

Se emprendió un proyecto académico para obtener una comprensión mejor y más completa del antiguo estado de Shu (Sichuan todavía a veces se llama coloquialmente Shu en la actualidad). Si no fuera por ese proyecto, la abundancia de artefactos en las noticias de hoy probablemente seguiría siendo desconocida.

En las fosas recién encontradas, se descubrieron capas de objetos similares a las dos que se excavaron en 1986. En la parte inferior se encontraron pequeños elementos de bronce, con artículos de bronce más grandes arriba, y las superficies superiores estaban pavimentadas con marfil. Además, recientemente, también se encontraron cimientos cerca, comentó Lei. “Eso nos ayuda a tener una comprensión básica del diseño de la zona de sacrificio. Nuestro próximo paso es revelar su sistema de rituales”.

Sun Hua, profesor de la Facultad de Arqueología y Museología de la Universidad de Pekín, sostuvo que es posible que un estudio más profundo de las fosas, su estilo de construcción y cimientos ofrezca una visión del interior de un santuario prehistórico. “Los rituales religiosos representan con frecuencia las ceremonias del más alto nivel. Hemos visto restos de construcción de santuarios contemporáneos en el resto del mundo, pero ahora están vacíos. Si podemos recuperar todo un conjunto de elementos ceremoniales utilizados en sacrificios que se remontan a más de 3.000 años, como los hallados en Sanxingdui, será una referencia excepcional para comprender la religión del pueblo Shu y su visión del universo”.

Seguir leyendo