Se espera que los elefantes de Asia, una especie en peligro, reciban una mejor protección a través de la creación de un nuevo centro de investigación y la expansión de un centro de rescate y cría, sumado a la creación de otro en la provincia de Yunnan.

Este centro estará ubicado en la prefectura autónoma Dai de Xishuangbanna, el principal hábitat de elefantes salvajes de la provincia, según informaron las autoridades locales el mes pasado, y estará supervisado por el departamento provincial de forestación.

El centro fomentará estudios e investigaciones transfronterizas, incluyendo la ecología donde viven los elefantes, su comportamiento, genética y relación con la comunidad local. Se brindará asesoramiento para ayudar a salvar a las especies de la extinción y aliviar la tensión entre los elefantes y los residentes.

En Yunnan, que tiene el único hábitat de elefantes de Asia salvajes en China, la población de elefantes ha aumentado de 170 en los años 70 a 300 en la actualidad, gracias a los esfuerzos de protección, según el Departamento Provincial de Forestación y Pastizales.

Sin embargo, la necesidad de los elefantes de comida y un hábitat también se ha expandido rápidamente, generando conflictos con los residentes. Aproximadamente el 85 % de las 153.000 confrontaciones entre humanos y animales salvajes en la prefectura entre 1991 y 2010 involucró elefantes de Asia y tuvo como resultado la muerte de 33 personas y 165 heridos, según informaron los funcionarios.

La sequía y el clima caluroso redujeron las provisiones de agua y comida a principios de este año, causando que algunos elefantes invadieran las comunidades humanas. “Los elefantes salvajes y los humanos deberían coexistir en armonía, lo que requiere que el gobierno elabore nuevos planes de protección con desarrollo sostenible a largo plazo”, señaló Ren Zhizhong, director del departamento provincial de forestación.

Un centro de rescate y cría de elefantes asiáticos en Xishuangbanna se está ampliando, sostuvo Ren, y otro centro se instalará en Puer para ayudar a aumentar la población de la especie y alentar el regreso a la jungla de los elefantes criados en cautiverio. Al centro de Xishuangbanna, construido en 2009, le está resultando difícil alimentar una gran cantidad de elefantes en un área limitada, señaló Chen Mingyong, profesor de ciencias biológicas de la Universidad de Yunnan, que ha estado estudiando a los animales por décadas. Asimismo, afirma que el centro cuida aproximadamente 60 elefantes rescatados de la jungla o criados en cautiverio. Pero tiene menos de 3 km2 de espacio. “Vivir en un área limitada por mucho tiempo les hará daño, física y psicológicamente”, señaló. Los elefantes de Asia salvajes pueden desplazarse hasta 40 km por día, lo que hace que un área ideal para ellos sea de entre 20 y 30 km2.

Temas relacionados: