Diario Uno > China Watch > Productos

Las ventajas de la marca geográfica

Las etiquetas garantizan la calidad y seguridad de los alimentos

El incremento de las etiquetas de indicación geográfica en la provincia de Hunan está impulsando la calidad y las ventas de productos agrícolas locales y ayudando a aumentar los ingresos de los trabajadores en varios sectores, según afirman funcionarios, expertos de la industria y agricultores.

Te puede interesar...

Una indicación geográfica (IG) es una etiqueta presente en los productos para mostrar que tienen un lugar de origen específico y que contienen cualidades o una reputación determinada por los factores ambientales o culturales predominantes en esa ubicación. Como tales, las indicaciones geográficas son una forma de derecho de propiedad intelectual y se utilizan mucho para evitar la falsificación de los productos.

Gu Wei, funcionario de la Administración Nacional de Propiedad Intelectual de China, explicó que para que los productos califiquen para una etiqueta de IG, se deben pasar varios pasos, uno de los más difíciles es que el producto debe ser producido, procesado y evaluado según una serie de normas unificadas. Una vez que se otorga una etiqueta de IG, puede tener un papel importante en el impulso del desarrollo de un sector específico y la economía local, señaló Gu, quien actualmente se desempeña como subdirector del condado de Sangzhi, Hunan, para ayudar en los esfuerzos de alivio de la pobreza.

Con eso en mente, Gu y sus colegas están trabajando para ayudar a que más productos del condado, incluidos los cerdos negros y las hojas de junco que se usan como envoltorio para zongzi, un tipo de bola de arroz glutinoso, obtengan el estatus de IG.

Hunan ya tiene varios ejemplos exitosos de productos con IG, como cangrejos de río de Junshan del distrito del mismo nombre, ciudad de Yueyang. Después de que se le asignó el estatus de IG en marzo, el cangrejo de río, antes poco conocido, ahora tiene su propia tarjeta de identificación que ha ayudado a ganar un mayor reconocimiento por parte de los clientes, aumentando el precio en un 5 %, sostuvo Zhou Yongjun, director de la Administración de Regulación del Mercado de Junshan. “Para lograr una etiqueta de IG, la industria de cangrejos de río de Junshan tuvo mucho trabajo, incluida la unificación de estándares de producción y envasado, para mejorar la calidad general del producto”, indicó. “Después de obtener una etiqueta IG, la fama creciente y la mayor calidad del producto lo hacen más popular entre los consumidores y ayudan a que su precio suba”.

La historia es similar para los duraznos amarillos de Yanling, cultivados en el condado de Yanling, ciudad de Zhuzhou, a los que se les otorgó una etiqueta de IG nacional en 2016. Tan Zhongcheng, secretario general de la Asociación de la Industria de Duraznos Amarillos de Yanling, señaló que la etiqueta significa que dicha fruta solo puede etiquetarse como “durazno amarillo de Yanling” si se cumplen ciertos requisitos, como cultivarse entre 300 y 1000 metros sobre el nivel del mar en Yanling y conforme a estándares de calidad específicos.

La asociación garantiza que los duraznos se cultiven, cosechen y envasen de acuerdo con una serie de tecnologías y estándares unificados. Así, los duraznos amarillos de Yanling están expuestos a menos fertilizantes químicos que otras frutas similares cultivadas por agricultores individuales sin estándares unificados. También se recogen en un momento que les permite madurar por completo cuando llegan a las tiendas para que tengan un sabor dulce y se envuelven en mejores envases, sostuvo Tan. “Eso significa que tienen buena aceptación en el mercado, con 200 toneladas que se exportan a países como Singapur y Vietnam cada año”.

El aumento en las ventas de duraznos y cangrejos de río como consecuencia del registro exitoso como productos nacionales con IG ayudó a sacar a la población local de la pobreza. Tan afirmó que 8.256 familias participan en la industria del durazno amarillo de Yanling, que produce 51.000 toneladas de esta fruta cada año. La industria ha sacado de la pobreza a más de 4.700 familias y cada una gana un promedio de 8.800 yuanes (u$s 1.300) al año.