Relaciones internacionales

La visita de Xi a Europa augura una nueva era de relaciones

La importancia de los viajes a Francia, Serbia y Hungría va más allá del nivel bilateral

Por UNO

El viaje de seis días del presidente chino, Xi Jinping, a Europa ha abierto nuevos capítulos en las relaciones con los socios clave de China, y la visita augura una nueva era de vínculos con Europa a través de una mayor solidaridad y confianza mutua, según altos diplomáticos y analistas.

La gira recientemente concluida de Xi por Francia, Serbia y Hungría, que incluyó más de 30 compromisos diplomáticos con líderes de los tres países entre el 5 y el 10 de mayo, fue un éxito rotundo, con implicaciones y significado mucho más allá del nivel bilateral, afirmaron.

En Francia, la visita del presidente sentó las bases para reafirmar una asociación de larga data. Beijing y París firmaron 18 documentos de cooperación bilateral en áreas como desarrollo verde, aviación, agroalimentación, comercio e intercambios entre pueblos.

En una entrevista con periodistas después de concluir la visita, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, señaló que Xi y el presidente francés, Emmanuel Macron, habían alcanzado una serie de consensos clave sobre el desarrollo de las relaciones bilaterales, al tiempo que acordaron consolidar la estabilidad estratégica de las relaciones bilaterales y aprovechar el amplio potencial de cooperación mutuamente beneficiosa.

Las interacciones entre los dos jefes de Estado en Tourmalet, un paso en las montañas de los Pirineos muy querido por el presidente Macron porque disfrutaba visitar allí a su abuela cuando era niño, marcaron un punto destacado del viaje de Xi a Francia.

Wang indicó que las conversaciones ampliadas en los Pirineos añadieron otro capítulo memorable a los intercambios entre los líderes de China y Francia.

El viaje del presidente chino a Belgrado, la capital de Serbia, y a Budapest, la capital de Hungría, consolidó la elevación de los vínculos con dos de los principales socios europeos de China. Esto se vio respaldado por una serie de acuerdos bilaterales para fortalecer los intercambios económicos, comerciales y entre pueblos.

En Belgrado, Xi y el presidente serbio, Aleksandar Vucic, firmaron una declaración conjunta sobre la construcción de una comunidad China-Serbia con un futuro compartido en la nueva era, mientras que China dio a conocer seis medidas importantes para apoyar la iniciativa, incluyendo un acuerdo de libre comercio y la apertura de más vuelos directos.

Un momento histórico del viaje fue la reunión de unas 20.000 personas frente al Palacio de Serbia para saludar al presidente chino, mientras la multitud ondeaba las banderas de las dos naciones y vitoreaba a China. El momento “evocó un profundo sentimiento sobre la genuina relación del pueblo serbio con el pueblo chino y su profundo respeto por el presidente Xi”, dijo Wang.

En Budapest, la amistad tradicional se aprovechó cuando las dos naciones se comprometieron a construir una asociación estratégica integral para todo tiempo en la nueva era.

El ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, describió la visita como “un hito en las relaciones bilaterales” y dijo que la elevación de los vínculos bilaterales reflejaba lo correcto de la política de la nación hacia China.

“Estamos muy contentos con las inversiones chinas en Hungría. Alentamos a que vengan más porque son inversiones modernas y de última generación que crean muchos empleos. Esto es bueno para nuestra economía nacional, bueno para nuestra gente y nuestras familias”, afirmó.

Szijjártó dijo que Hungría, que ocupará la presidencia rotatoria de la Unión Europea a partir del 1 de julio, rechaza el enfoque de “eliminar riesgos” o desacoplar.

“No consideramos a China como una amenaza. No queremos que el mundo vuelva a dividirse en dos bloques. Queremos que llegue la conectividad”, sostuvo, añadiendo que su país abogará por basar las relaciones UE-China en el respeto mutuo.

Wang y los analistas también han subrayado la importancia del viaje para las relaciones China-UE, ya que Xi ha instado a la UE a realizar esfuerzos colectivos para promover el diálogo y la cooperación, fortalecer la comunicación estratégica y aumentar la confianza mutua. También rechazó la retórica sobre la “sobrecapacidad productiva” de China, utilizando hechos y cifras.

Feng Zhongping, director del Instituto de Estudios Europeos de la Academia de Ciencias Sociales de China, comentó que el viaje de Xi a Europa ha fortalecido las expectativas sobre la estabilidad de las relaciones China-UE.

“La mejora de la cooperación pragmática entre China y los tres países mostró el potencial para vínculos comerciales y económicos más fuertes con otras naciones europeas”, agregó.

Jack Midgley, director de la consultora global Midgley & Company, dijo que los acuerdos sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta y los vehículos eléctricos, incluida la indicación de que Francia daría la bienvenida al gigante chino de vehículos eléctricos BYD, estaban entre los resultados más importantes del viaje de Xi.

Midgley, que también es profesor asociado adjunto de la Universidad de Georgetown en Washington, añadió que todos estos resultados se lograron “de manera bilateral” y no a través de la burocracia de la UE. “Esta es la manera de establecer relaciones constructivas”, afirmó. “Se hacen bilateralmente, sobre la base de intereses compartidos”.

Temas relacionados: