Centros de datos

La potencia informática hacia el oeste

Los centros de procesamiento de datos generan unos U$S62.900 millones en inversión por año

China está dando pasos para encauzar más medios informáticos desde sus regiones orientales hacia las occidentales, menos desarrolladas pero ricas en recursos. Además de ayudar al país a alcanzar sus objetivos respecto al pico de emisiones de carbono y su neutralidad de CO2, se espera que la medida inyecte un nuevo impulso a la economía digital y estimule un desarrollo sostenible de calidad, según funcionarios y expertos del sector.

También coincide con la aceleración de la construcción de un sistema nacional integrado de macrodatos, que es de gran importancia para impulsar el libre flujo de información, optimizar la eficiencia energética de los centros de datos, agilizar la transformación digital y mejorar la industria, agregaron.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC, por sus siglas en inglés) y otros tres departamentos del Gobierno central chino han aprobado hace poco de manera conjunta la construcción de ocho nodos nacionales de computación y un plan que contempla diez clústeres nacionales de datos.

Estos proyectos culminan el diseño general del sistema nacional integrado de grandes centros de datos y, según afirmó la NDRC, el principal planificador económico del país, mejorarán el potencial informático y la eficiencia de sus recursos.

“La potencia informática se ha convertido en una infraestructura importante para el desarrollo de la economía nacional”, informó la NDRC en su sitio web. El organismo espera que la demanda aumente más de un 20 % anual en los próximos años.

Si bien la mayoría de los centros de datos que hay en China se encuentran en las regiones de la zona este, la escasez de tierra y de recursos energéticos en esas áreas amenaza su sostenibilidad. Sin embargo, las regiones del oeste, sobre todo ricas en energías renovables, no tienen estos problemas, lo que las hace idóneas para albergar este tipo de tecnología.

De acuerdo con la NDRC, todos estos proyectos contribuirán a mejorar la capacidad informática del país en términos generales, así como a promover el desarrollo ecológico, impulsar las inversiones en la cadena industrial de centros de datos y facilitar la coordinación del desarrollo entre las diferentes regiones.

La construcción de una red de capacidad de procesamiento a escala nacional permitirá que las regiones menos desarrolladas del país manejen y almacenen los datos transmitidos desde las zonas económicamente avanzadas, optimicen la asignación de recursos y mejoren el uso eficiente de los mismos. Eso, a su vez, evitará las sobrecargas repentinas de datos y los desequilibrios de capacidad informática entre regiones, señalaron los expertos.

“Se espera que la construcción de plataformas de potencia informática y áreas de centros de datos genere una inversión de 400.000 millones de yuanes (u$s 62.900 millones) al año”, sostuvo Xu Bin, subdirector del Centro de Desarrollo Impulsado por la Innovación, afiliado a la NDRC.

“También se espera que los proyectos atraigan industrias de tecnología informática relacionadas, como la anotación y el procesamiento de flujo de datos, a las regiones occidentales, y ayuden a lograr los objetivos de emisiones de carbono”, señaló. La anotación modifica datos sin procesar para que las máquinas puedan leerlos y actuar en consecuencia.

Un gran número de centros de datos está preparado para ubicarse en la zona oeste del país, lo que aumentará en gran medida el uso de energía verde, como la fotovoltaica y la eólica, sostuvo Xu, y agregó que las tecnologías de vanguardia, como la inteligencia artificial y los macrodatos respaldados por los centros de datos, contribuirán a la reducción de las emisiones de carbono.

“Con la rápida evolución y aplicación comercial de 5G, internet de las cosas, inteligencia artificial e internet industrial, la demanda de procesamiento de datos va en aumento, lo que ha impulsado la construcción de centros de datos en todo el país”, expresó Xiang Ligang, director general de la Alianza de Consumo de Información, una asociación de la industria de las telecomunicaciones.

“Los proyectos pueden aprovechar de manera efectiva la energía abundante y las bajas temperaturas promedio anuales en el oeste de China para reducir el consumo general de energía”, sostuvo Charlie Dai, analista principal de Forrester, una consultora en economía y estrategia comercial. “También abordará el crecimiento desigual de las zonas este y oeste de China en términos de infraestructura, economía y sociedad, a través de la promoción de la economía digital mediante las tecnologías como la computación en nube, los macrodatos y la inteligencia artificial”, concluyó Dai.

Temas relacionados: