Rao Si es la única maestra en un jardín de infantes para 18 niños en un pueblo montañoso de Tongren, provincia de Guizhou. Para esta joven de 31 años, su trabajo es muy gratificante, porque todos los días se maravilla con sus alumnos: a veces con una flor recogida al borde de la carretera, y otras, con un dibujo creativo.

“La mayoría de los estudiantes de mi clase son niños ‘abandonados’, que están a cargo de sus abuelos”, expresó Rao. “Son como mi familia. Nos preocupamos el uno por el otro y crecemos juntos”.

La educación preescolar era algo inaudito para la mayoría de las personas en Tongren, un área asolada por la pobreza en las montañas de Wuling, cuando Rao nació allí en 1991.

Tongren tiene un terreno diverso con montañas que representan el 67,8 % de su superficie total. Antes de que Rao ingresara a la escuela primaria, pasaba sus días corriendo por los campos junto a sus padres o abuelos mientras cultivaban la tierra.

“Las cosas han cambiado mucho en los últimos 10 años; cada aldea tiene un jardín de infantes”, señaló.

El jardín del pueblo de Tangbian se encuentra entre los 100 jardines rurales de un proyecto lanzado conjuntamente por el Ministerio de Educación y UNICEF en 2016 para mejorar la calidad de la educación preescolar en las zonas montañosas de Guizhou. La iniciativa tiene el propósito de beneficiar a casi 10.000 niños, de 3 a 6 años, en Guiyang, Zunyi y Tongren, así como en la prefectura autónoma de las etnias miao y dong de Qiandongnan.

En el marco del proyecto, Rao y otros maestros recibieron capacitación y visitaron jardines de infantes en las ciudades para observar las clases y compartir experiencias de enseñanza dos días al mes. “Aunque no contamos con todos los materiales como en las escuelas urbanas, tenemos nuestra propia ventaja”, sostuvo Rao. “Nos encontramos cerca de la naturaleza, que es la mejor maestra.”

Al salir del jardín de infantes, se pueden ver terrazas de cultivo en las nubes. Dentro de la escuela, hay un pequeño jardín con varias plantas, lo que mejora la capacidad de los alumnos para observar y pensar y les ayuda a comprender los sistemas naturales a través de la experiencia directa, comentó Rao. Sin embargo, las clases de arte enfrentan algunos obstáculos. Faltan instrumentos musicales y materiales de pintura, pero Rao logró encontrar ayuda en Internet.

“Siempre siento que no soy su maestra, sino alguien que crece con sus alumnos y el jardín de infantes”, expresó.

Lu Xiaoqin, maestra en el jardín de la aldea de Huaihuaping, comparte la opinión de que la calidad de la educación preescolar ha mejorado en los últimos años. “Nuestro plan de estudios es variado, lo que hace que el aprendizaje sea interesante para los niños”, señaló Lu, de 36 años, y agregó que en su clase prefiere dejar que los alumnos decidan a qué quieren jugar, con quién y cómo.

Las obras de arte de los niños se exhiben en las paredes. Hay un rincón de lectura y un espacio para la creación artística y la artesanía.

Incluidos los jardines de infantes de las aldeas de Tangbian y Huaihuaping, Tongren cuenta con 1.822 jardines construidos o renovados, en los que están inscritos unos 143.300 chicos. El año pasado, la tasa de matriculación para la educación preescolar de tres años en la ciudad aumentó más del 96 % desde aproximadamente el 45 % en 2010, sostuvo la comisión de educación local.

Detrás de los números, se encuentra el arduo esfuerzo realizado por los legisladores y educadores locales. En 2014, el gobierno de Tongren inició un programa preescolar de dos años, en el que se invirtieron casi 150 millones de yuanes (u$s 22,34 millones) para la construcción de jardines de infantes, logrando que la educación preescolar fuera accesible para todos los niños de las aldeas y empoderándolos con conocimientos a través del aprendizaje lúdico.

Las medidas de Tongren pueden atribuirse a que las autoridades centrales otorgaron mayor importancia al desarrollo de la educación preescolar en los últimos 10 años. En 2020, el Gobierno invirtió 253.200 millones de yuanes en educación preescolar, cinco veces más que en 2010.

China tenía 295.000 jardines de infantes el año pasado, en comparación con 128.000 en 2011, informó el Ministerio de Educación. Entre los nuevos jardines, el 60 % se encuentra en las regiones rurales.

Dong Xianwu colaboró con esta nota.

Temas relacionados: