Embed      

Oriana Nadalini (20) es una emprendedora nata. Desde hace ya unos años trabaja, haciendo pastas, especialmente sorrentinos, y tiene una larga lista de clientes en Lavalle. Además hace tartas dulces, da clases de Jumping en un gimnasio y, antes, trabajaba en comercio. Le sobra energía. Quizás por eso, después que durante tres años le insistieran para que se presentara como candidata, este año aceptó y fue coronada reina de la Fiesta de la Vendimia de Lavalle.

“Es algo que yo no había pensado, no fue mi sueño, pero cuando acepté me tomé el tiempo para prepararme”, dice Oriana luego de caer que será la representante de Lavalle en la Fiesta de la Vendimia.

 Embed      
Foto: Martín Orozco

Foto: Martín Orozco
 Embed      
Foto: Martín Orozco

Foto: Martín Orozco
 Embed      
Foto: Martín Orozco

Foto: Martín Orozco

Es la menor de tres hermanos, su padre es mecánico y “tenemos un taller de instalación de GNC”, promociona la muchacha, y su madre es docente.

Estudia la tecnicatura superior en radiología e imágenes para el diagnóstico y viaja en colectivo tres veces por semana a Godoy Cruz para cursar la carrera, de la que le falta solo un año para completarla.

 Embed      

Habla con entusiasmo de su departamento y también define sus características y sus urgencias. “Yo participe en las marchas en defensa del agua. Lavalle es un lugar en donde vivimos en emergencia hídrica desde hace tiempo”, dice.

“Hablé mucho con la gente del secano. Ahora, en estos días, ha llovido pero a esos pobladores los animales se les estaban muriendo y la gente de la finca no pudo sembrar este año ni la mitad de lo que había sembrado el año pasado y apenas el agua alcanza para regar menos del 40%”, cuenta la soberana.

 Embed      
Foto: Martín Orozco

Foto: Martín Orozco
 Embed      
Foto: Martín Orozco

Foto: Martín Orozco
 Embed      
Foto: Martín Orozco

Foto: Martín Orozco

“Mi postura es que, como mendocinos y lavallinos, tenemos que cuidar el agua porque, como dicen las consignas, sin agua no hay vida”, sostiene.

En su relato Oriana hace, casi sin quererlo, una definición tremenda: “La gente dice ´vamos a ver las Lagunas del Rosario´ y cuando llegan ahí se encuentran que no hay nada. Ya no llegan ahí ni el agua del Río Mendoza ni la del Río San Juan”.

 Embed      
Foto: Martín Orozco

Foto: Martín Orozco
 Embed      
Foto: Martín Orozco

Foto: Martín Orozco

Cuenta que, aún así y en la carencia, los productores de Lavalle cultivan los tradicionales melones y sandías, sostienen sus viñedos y crían su ganado caprino. “Yo defiendo el agua y también quiero que la gente tome consciencia sobre su cuidado”, dice la reina.

En su experiencia de la sesión fotográfica para Reinas como reinas, Oriana dice “nos divertimos un montón. Además el trabajo es excelente porque se centra en la mujer y el paisaje y es perfecto”, y agrega que “me parece un proyecto muy bueno e innovador. Nos muestra tal cual somos. El estilo fotográfico que utiliza Martín hace que sean piezas únicas en las cuales se destacan los rasgos de cada una de nosotras”.

Texto: Enrique Pfaab